451. Amor…

Poema #451

Amor…

Amor,
en este poema
no existe el tiempo:
todo el curso del Universo
se da en él a la vez.

Joan Brossa

Poeta, dramaturgo y artista plástico español, nacido en Barcelona el 19 de enero de 1919. A los diecisiete años, cuando se encontraba en el ejército, inició la producción poética con la obra “Tercera División”. Su obra creativa, además de la poesía, abarcó otras facetas del arte, como el cine, el teatro y la música. Fue uno de los fundadores de la revista “Dau al Set” en 1948 y uno de los principales introductores de la poesía visual en la literatura catalana. Su obra fue reconocida con importantes galardones: “Premio Nacional de Artes Plásticas” en 1992, “Premio Nacional de Teatro” 1998 y la “Medalla Picasso” de la UNESCO. Falleció en Barcelona el 4 de octubre de 1998.

Todo en un instante, todo el tiempo. Todo en un poema en breves trazos. Trazos de luz y de sombra, de nada y de todo, a la vez.

@LauraAlessR

Anuncios

449. Viniste a visitarme…

Poema #449

Viniste a visitarme…

Viniste a visitarme
en sueños

pero el vacío
que dejaste cuando
te fuiste

fue realidad

Ernesto Cardenal

Poeta nicaragüense nacido en Granada en 1925. Terminó el bachillerato con los Jesuitas y se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad Nacional Autónoma de México. Desarrolló una vasta actividad cultural como poeta, escultor y antólogo, participando además en la lucha contra la dictadura. Una vez derrocado Somoza, fue nombrado Ministro de Cultura por el Régimen Sandinista. Obtuvo el Premio Pablo Neruda en 2009.

Un sentimiento descansa cómodamente en estos versos. Recostado en una silla, nos mira y sonríe con frialdad. Él comenzó el juego que nosotros perdimos.

@LauraAlessR

425. Poema 20

Poema #425

Poema 20

Puedo escribir los versos más tristes está noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Pablo Neruda

Poeta chileno, considerado entre los más influyentes del siglo XX, así como destacado activista político y miembro del comité central del Partido Comunista. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura de Chile en 1945 y en 1971 recibió el Premio Nobel de Literatura. Figuras como Harold Bloom y Gabriel García Márquez lo han considerado un gran poeta, sin comparación en el siglo XX.

Escribir desde la ausencia desborda, en infinitas imágenes, los versos del poeta. Uno de los poemas más conocidos de Pablo Neruda. Un poema de amor y de olvido, recitado por tantos amantes. Por ella y sin ella, aprendemos a arder fuera del camino.

@LauraAlessR

355. Quisiera ser un número y no una palabra…

Poema #355

Quisiera ser un número
y no una palabra
descifrar el infinito en un teorema
sin hacerlo leitmotiv de algún verso vagabundo
haber llegado al mundo en autostop
para no tener que imaginar
que tal o cual estrella me ha parido
atravesar la calle para tomar el bus
sin pensar qué tanto besan mis pies al pavimento
perder el sueño
por culpa del canal porno
no por andar buscándole razones a la soledad
al hambre a la muerte
a veces me gustaría
insultar al sacerdote que me cobra ..  sus minutos . . de silencio
a lo mejor es para el pan .. padrenuestro
y desnudar con la mirada a mi amante
adiós a la camisa . . no . . que me la quite él . . pienso
definitivamente
quisiera ser robot y no misterio
quisiera ser fórmula exacta  . color primario  disolvente  . chip
cambio los ojos por tarjeta de vídeo
quisiera ser pentium y no mujer

Natasha Tiniacos

Poeta Venezolana. Ya publicados varios poemas de ella en Trazos de la memoria. Licenciada en Letras. Este poema pertenece a su poemario “Mujer a fuego lento” con el cual gana el I Premio Nacional Universitario de Literatura 2004, mención poesía. Actualmente cursa estudios de posgrado en la Universidad de Carolina del Sur.

A veces pienso… (He allí la continuidad del misterio). A veces quisiera… (He aquí la búsqueda del cambio). En el deseo y en la palabra, encuentra (si puedes) la definición de mujer.

@LauraAlessR

218. XXIII [Por una mirada, un mundo]

Poema #218.

XXIII.

 

Por una mirada, un mundo,

por una sonrisa, un cielo,

por un beso… yo no sé

qué te diera por un beso.

 

Gustavo Adolfo Bécquer.

 

Fue un poeta y narrador adscrito al romanticismo, aunque escribió en la etapa histórica perteneciente al realismo. Nació en Sevilla en 1836 y murió en Madrid apenas en 1870. Su obra adquirió mayor prestigio después de su muerte, cuando muchos de sus textos fueron publicados. Tanto las Rimas como las Leyendas son sus trabajos más conocidos.

Una de las Rimas más conocidas, junto con la XXI, en las que resulta evidente todo el romanticismo del poeta, quien, con unos pocos versos, busca transmitir una sentimiento que se desborda. Los versos ofrecen; lo ofrecen todo, pero también tientan, dejan el misterio y activan la curiosidad, buscan capturar la atención y acercar a la persona a quien van dirigidos para que averigue qué obtendría por un beso. Es todo un juego de seducción sutil, en el que se comienza con la mirada, y que cada gesto tiene importancia hasta llegar al beso y a lo que dice el poeta: “yo no sé/ qué te diera por un beso”. Imaginemos.

@SaetasdeLuis

Trazos de la memoria

Rima XXIII de Gustavo Adolfo Bécquer

168. Somari

Poema #168.

Somari.

No entiendo por qué escribo estos versos

si sé muy bien que otros los escribieron por mí

Pero ellos

¿en qué pensaban cuando los escribían?

Gustavo Pereira.

Hemos publicado varios poemas de este poeta y ensayista venezolano nacido en 1940 en Margarita. Ha obtenido numerosos premios como el Nacional de Literatura (2000), el Ramos Sucre (1997) y el Víctor Valera Mora (2011). Es autor de una extensa obra poética y literaria, con más de una treintena de libros publicados.

Gustavo Pereira dijo en una entrevista que le hizo Ramón Ordaz: “con esa palabra [somari] quise nominar un tipo de poema caracterizado por su brevedad y al mismo tiempo por su frescura, su espontaneidad. Me pareció pretencioso decirle poema a aquello. No podía decirle tampoco hai-ku ni tanka, porque estas formas tradicionales de la poesía japonesa responden a métrica y formas específicas. He podido decir también kipo o talu. Mi propósito era identificar un pequeño instrumento apto para ser leído con la prontitud que esta complicada sociedad exige, pero que al mismo tiempo no fuese tan… vamos a decir, inofensivo.”

Escribimos palabras que ya otros han escrito, temas que otros ya han realizado a lo largo de la historia, pero aún así lo volvemos a hacer, ¿por qué? Por saber, quizás, lo que ellos pensaban, lo que ellos sentían, en esos momentos. Porque la historia humana no es siempre acumulativa, sino que cada hombre ha de vivirla y aprenderla por sí mismo y a su manera. Quizás aunque parecidas, siempre son diferentes.

@SaetasdeLuis