294. Cada hombre

Poema #294.

Cada hombre.

 

Cada hombre

tiene una manera de traicionar

la revolución

Ésta es la mía

 

Leonard Cohen.

Poeta, novelista y cantante canadiense, nacido en Montreal en el año 1934. Es miembro de la Orden de Canadá y de la Orden Nacional de Quebec. En el año 2011 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Es conocido especialmente por su faceta de cantautor, con temas como el amor y la religión, generalmente con un tono pesimista.

Traicionar la revolución con palabras, sólo palabras, versos inofensivos. La revolución es un oficio inextinguible; siempre existe, sí, y siempre está moviendo al mundo. Todos tenemos nuestra manera de traicionarla y de seguir moviéndonos, seguir cantando cuando ésta se vuelve obsoleta. Hay que saber que llega el momento en el que hay que abandonar a la revolución, traicionarla, reaccionar…

Anuncios

195. La casa

Poema #195

La casa

La casa que abrigó tu corazón

será una ruina. Furtivos

en la noche

la habéis abandonado.

Oscura en el jardín la tierra removida.

Quise

decir traición

y dije llanto.

Ada Salas

Poeta española. Nacida en Cáceres en 1965. Es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Extremadura. Impartió clases durante dos años en Francia. Su obra ha recibido la atención de la crítica y es probablemente una de las voces más valoradas en la poesía española contemporánea. Entre sus obras se encuentran: “Arte y memoria del inocente”, “La sed”, “Esto no es silencio”, entre otras.

Se va la palabra, abandona los cuidados de la casa. La palabra impulsada por el sentimiento. Lo que queda guardado es el desbarajuste, las ruinas que dejó la palabra en el ser. Ese montón de trozos regados, esa tierra removida, todo el esfuerzo por seguir, por escapar. La palabra deja rastros de todo lo que agitó y estremeció al abandonarnos. Oculta, ella huye, solo nos queda la ausencia y el llanto.

@LauraAlessR

192. Alta traición

Poema #192.

Alta traición.

 

No amo mi patria.

Su fulgor abstracto

es inasible.

Pero (aunque suene mal)

daría la vida

por diez lugares suyos,

cierta gente,

puertos, bosques de pinos,

fortalezas,

una ciudad deshecha,

gris, monstruosa,

varias figuras de su historia,

montañas

y tres o cuatro ríos.

 

José Emilio Pacheco.

Poeta, ensayista, traductor, cuentista y novelista mexicano, perteneciente a la llamada “Generación de los años cincuenta”. Nació en el año 1939 y ha recibido una extensa serie de premios y galardones, entre los que resaltan el Premio Nacional de Poesía, en su país; el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, en el año 2004; y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en el año 2009; así como el Premio Cervantes, en el mismo año.

El tema del poema da para extensas disertaciones, así como el concepto del que habla: patria. Es una alta traición, ciertamente, decir que no se ama a la patria, a ese lugar que debería ser motivo de amor y orgullo incondicionales, según dicen, y entre otras tantas cosas. Pero es cierto lo que dice: el fulgor abstracto de la patria es inasible, y en vez de llenarnos la boca hablando de ideologías y conceptos que son inasibles, resulta más honesto, más real, decir lo que dice el poeta: daría la vida por diez lugares suyos, por una mirada en la que me sumerjo, por una montaña, cierta gente, algunas calles, una ciudad deshecha. Estos detalles conforman nuestra patria íntima, lugares que podemos considerar realmente nuestros, y a los que nos sentimos ligados, y que también conforman un todo. ¿Es esto una alta traición o es nuestra más sincera muestra de fidelidad?

@SaetasdeLuis