496. Casida VIII. De la muchacha dorada

Poema #496.

De la muchacha dorada.

 

La muchacha dorada

se bañaba en el agua

y el agua se doraba.

 

Las algas y las ramas

en sombra la asombraban

y el ruiseñor cantaba

por la muchacha blanca.

 

Vino la noche clara

turbia de plata mala

con peladas montañas

bajo la brisa parda.

 

La muchacha mojada

era blanca en el agua

y el agua, llamarada.

 

Vino el alba sin mancha,

con cien caras de vaca,

yerta y amortajada

con heladas guirnaldas.

 

La muchacha de lágrimas

se bañaba entre llamas

y el ruiseñor lloraba

con las alas quemadas.

 

La muchacha dorada

era una blanca garza

y el agua la doraba.

 

Federico García Lorca.

Poeta, dramaturgo y prosista granadino, parte de la Generación del 27. Nace en 1898 y muere ejecutado tras la sublevación militar de la guerra civil española, en el año 1936. Una “casida”, según explica Emilio García Gómez, “es el nombre que se le da en árabe a todo poema de cierta longitud, con determinada arquitectura interna (…) y en versos monorrimos, medidos con arreglo a normas escrupulosamente estereotipadas”. Pertenece a su libro “Diván del Tamarit”, que está dividio en dos secciones: gacelas y casidas.

Como la muchacha, todo cambia, transforma, se transforma. Ritmo, cadencia, imágenes. La muchacha dorada se transforma en agua y en fuego, y en agua dorada otra vez de vuelta, blanca garza y silueta, y movimiento cíclico que nos lleva y nos trae. Encontrarse esta imagen, y su paso que define su propio tiempo, que abre una brecha en la realidad, es una revelación.

@SaetasdeLuis

Anuncios

487. Al despertar…

Poema #487

Al despertar…

Al despertar
uno se vuelve
al que era
al que tiene
el nombre con que nos llaman,
al despertar
uno se vuelve
seguro,
sin pérdida,
al uno mismo
al uno solo
recordando
lo que olvidan
el tigre
la paloma
en su dulce despertar.

Fina García Marruz

Poeta cubana nacida en 1923. Publicó sus primeros poemas en los años cuarenta, como parte del grupo “Orígenes”, en el que también estuvo su esposo, Cintio Vitier. Obtuvo el doctorado en Ciencias Sociales en 1961, dedicándose entonces a la investigación literaria. Ha recibido numerosas distinciones entre las que destacan el Premio Nacional de Literatura de su país, en 1990, el Iberoamericano de Poesía “Pablo Neruda”, en el 2007 y el XX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en el 2011.

En el sueño abandonamos la protección de la lógica, abandonamos los límites de la condición humana. Al despertar somos uno, uno mismo y solo. En el ensueño podemos viajar entre ambos mundos, ser unos o ninguno, allí aguarda el germen de un universo imaginado. Allí, ella nos espera.

 @LauraAlessR

468. [Necesidad]

Poema #468.

 

Necesidad

de tenerte a mi lado

en la penumbra

de una habitación

intacta

 

Uno en el otro

uno soñándose

en el otro

mientras sigue

la noche

 

Ana María del Re.

Poeta, traductora y profesora venezolana. Licenciada en Letras y en Francés Superior por la Universidad Central de Venezuela. Realizó una maestría en Literatura hispanoamericana en la Universidad Simón Bolívar, donde fue docente desde 1975 hasta el 2000. Realizó un doctorado en Literatura por la Universidad de La Sorbona (París). Ha traducido poetas italianos como Ungaretti, Saba, Montale y Mussapi. También tradujo al poeta francés Eugène Guillevic.

Un sueño dentro de un sueño dentro de un sueño. Una necesidad dentro de una necesidad dentro de una necesidad. Sigue la noche. Seguimos, nosotros, repitiéndonos en el ensueño.

@SaetasdeLuis

463. Los trabajos y las noches

Poema #463

Los trabajos y las noches

Para reconocer en la sed mi emblema
para significar el único sueño
para no sustentarme nunca de nuevo en el amor
he sido toda ofrenda
un puro errar
de loba en el bosque
en la noche de los cuerpos
para decir la palabra inocente

Alejandra Pizarnik

Poeta argentina nacida en Buenos Aires el 29 de abril de 1936. Es representante del surrealismo poético. Titulada por la Universidad de Buenos Aires en Filosofía y Letras. Fallece el 25 de septiembre de 1972 debido a una intensa depresión. Podrás encontrar varios poemas de ella, ya publicados en Trazos de la memoria.

He sido toda ofrenda para poder decir la palabra inocente.

@LauraAlessR

449. Viniste a visitarme…

Poema #449

Viniste a visitarme…

Viniste a visitarme
en sueños

pero el vacío
que dejaste cuando
te fuiste

fue realidad

Ernesto Cardenal

Poeta nicaragüense nacido en Granada en 1925. Terminó el bachillerato con los Jesuitas y se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad Nacional Autónoma de México. Desarrolló una vasta actividad cultural como poeta, escultor y antólogo, participando además en la lucha contra la dictadura. Una vez derrocado Somoza, fue nombrado Ministro de Cultura por el Régimen Sandinista. Obtuvo el Premio Pablo Neruda en 2009.

Un sentimiento descansa cómodamente en estos versos. Recostado en una silla, nos mira y sonríe con frialdad. Él comenzó el juego que nosotros perdimos.

@LauraAlessR

434. [Era una vieja costumbre]

Poema #434.

 

Era una vieja costumbre.

Casi todas las noches

me ponía a oír mis propios pensamientos.

Me iba ausentando de mí mismo

hacia otros lugares.

Veía entre las aguas del río

aquel cuerpo de ondina

que con sus movimientos mi vida atormentaba.

Oculto entre los matorrales

mis ojos se agigantaban

y un temblor descalabraba mis piernas.

Exhalaba palabras apagadas

tendido en el follaje.

Un escalofrío bajaba por mi columna vertebral.

Cerraba los ojos.

Los abría de nuevo y veía aquel cuerpo

alejándose cada vez más de mí

y perdiéndose en lo lejos

en las curvas de mundo.

Allí sólo lloraba.

Pero hoy la hora del destino

sin remisión ha llegado.

El azar acerca hasta mis manos

aquel cuerpo improbable

y deslumbrante de entonces,

dolorosamente me arranca del pasado

y me sobresalta ahora y en otras circunstancias

con su más temible realidad.

 

Francisco Pérez Perdomo.

Poeta y crítico literario nacido en Boconó, Venezuela, en el año 1930. Formó parte de los grupos Sardio y El techo de la ballena. Recibió, en 1980, el Premio Nacional de Literatura. Este poema pertenece a “Los ritos secretos”, libro de su madurez publicado en 1981 en el que se entrelazan hechos y ensueños, realidad y fantasía ensimismada.

Es mejor pensar en algunas situaciones como improbables más que como imposibles. Improbable es que un poema de 1981 tenga parecido con un antiguo poema de amor fulbe, que las situaciones se parezcan, que el tema lo podamos sentir igual de cotidiano y cercano. Es improbable que el azar acerque ciertas cosas hasta nuestras manos. Es improbable que un Papa renuncie, que un dictador ceda el poder o que ciertos ensueños se hagan realidad. Improbable, sí, mas no imposible.

@SaetadeLuis

412. Gacela VII. Del recuerdo de amor

Poema #412.

Gacela VII. Del recuerdo de amor.

 

No te lleves tu recuerdo.

Déjalo solo en mi pecho,

 

temblor de blanco cerezo

en el martirio de enero.

 

Me separa de los muertos

un muro de malos sueños.

 

Doy pena de lirio fresco

para un corazón de yeso.

 

Toda la noche, en el huerto

mis ojos, como dos perros.

 

Toda la noche, comiendo

los membrillos de veneno.

 

Algunas veces el viento

es un tulipán de miedo,

 

es un tulipán enfermo,

la madrugada de invierno.

 

Un muro de malos sueños

me separa de los muertos.

 

La niebla cubre en silencio

el valle gris de tu cuerpo.

 

Por el arco del encuentro

la cicuta está creciendo.

 

Pero deja tu recuerdo,

déjalo solo en mi pecho.

 

Federico García Lorca.

Escritor granadino considerado parte de la Generación del 27. Nace en 1898, y en 1936 es ejecutado tras la sublevación militar de la guerra civil española. Este poema pertenece a su libro Diván del Tamarit, escrito entre 1931 y 1934.

Si te vas, deja tu recuerdo, déjalo solo en mi pecho, que con eso me encargaré de mantenerte con vida, de tenerte presente (como la llama de una vela), porque hay lazos más fuertes de lo que podemos comprender, lazos que atan mientras así lo queramos, a pesar del dolor, del miedo y de los malos sueños, única diferencia entre este amante que recuerda, y los muertos.

@SaetasdeLuis

Trazos de la memoria

Viñeta de Quino sobre el recuerdo y el amor.