514. Única sabiduría

Poema #514.

Única sabiduría.

 

Lo único que sabemos

es lo que nos sorprende:

que todo pasa, como

si no hubiera pasado.

 

Silvina Ocampo.

Poeta argentina (Buenos Aires, 1903-1994). Desde pequeña mostró inclinación por la pintura y la poesía. Estuvo casada con Adolfo Bioy Casares, a quien conoció a través de Jorge Luis Borges, de quien fue gran amiga. Obtuvo numerosos premios en su país, entre los que destacan el Premio Nacional de Poesía, dos veces el Gran Premio Nacional de Literatura y la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores.

Tanto saber, y tanto aprender, para saber que ya sabemos en nosotros la única sabiduría necesaria, para sorprendernos de la sencillez de la vida, de que todo pasa y todo ha pasado, de que vivimos y algo en nosotros ya sabe lo que vivimos, de que en lo esencial está el mundo y todas sus posibilidades.

@SaetasdeLuis

Anuncios

413. La mordida profunda

Poema #413

La mordida profunda

.
Hay una mordida profunda

.                      incisiva

en el centro de mi sexo

por la cual yo me erijo como yo misma

.          y soy,

.          y poseo y dono.

.          Regalo mi cuerpo y mi ansia.

.
Hay una mordida en mí

.              que doblega al otro

.              lo arrodilla, lo inclina.

.
Por esa mordida se abre un vasto mar de vacíos

.               vértigos

.               precipitaciones

.               abismos.

.
Me cruza una pendiente

me traza un precipicio

.                                              en el amor…

.                               y en todas mis secretas junturas

con cuido, con recelo, tú te avienes a mí

.                                              y no me sabes.

Hanni Ossott

Poeta venezolana. Nació el 14 de febrero de 1946. Hija de padres alemanes, se desempeñó como profesora de la Escuela de Letras de la U.C.V. Entre sus poemarios se encuentran: “Hasta que llegue el día y huyan las sombras”, “El reino donde la noche se abre”, “Casa de agua y de sombras”, entre otros. Fue esposa de Manuel Caballero. Galardonada con el Premio Nacional de Poesía José Antonio Ramos Sucre y el Premio Nacional de Poesía. Fallece el 31 de diciembre de 2002. Podrás encontrar otros poemas de ella publicados en Trazos de la memoria.

Saber a una mujer. Cómo saber a una mujer de cartas boca abajo. Largos e intricados son sus caminos. Laberintos, quizás, de violenta seducción como este poema. Ella que se reconoce, que se erige en sí misma. Mujer que advierte la caída que la habita, el eterno final que la define, en el amor. No bastará una noche, porque aún adviniéndote a mí, no me sabes…

@LauraAlessR

251. ¡Tenerme, tenerme toda!

Poema #251

¡Tenerme, tenerme toda!

Tenerme
es algo más que este clima de noches blancas,
flotando en mi alegre vestidura.
Tener mis brazos cargados de leyendas
de cauces misteriosos, de islas
y de niños errantes que me piden el pecho.
Y tener todos mis momentos
los que elevados en gritos
hicieron de mi carne su tejido.
Y esta pincelada de lunas nuevas
que bajo los hombres
tiene el propio sabor de la vida
¡Tenerme, tenerme toda!
Aún para las dulces siegas
mi vientre está elevado…
¡Ay!, que soy solo esto:
tierra pegada a la tierra,
cielo que me circunda, y me huye, y me alumbra.
Escalerilla de niños
casa de azúcar…
ya no te gustaría otra mujer.

María Calcaño

Poeta venezolana nacida en Maracaibo en 1906. El reconocimiento por la crítica literaria le llegó tarde y optó por una temática de marcado erotismo. Se le considera la primera poeta venezolana de la modernidad, la cual se puede ver en la libertad que reconoce y enaltece el goce del cuerpo. Publicó tres libros: “Alas fatales” (1935), “Canciones que oyeron mis últimas muñecas” (1956) y “Entre la luna y los hombres” (1961). Murió en Maracaibo el 23 de diciembre de 1956.

Tener una mujer. Mujeres, mujeres ágiles como el río, buscadoras de nuevas costas como la mar. Mujeres de historias y secretos. Mujeres de fuego, intensas en el amor y la pasión. Esas de alegres vestiduras. Mujeres inasibles como el aire. Ellas de pinceladas de lunas. Mujeres prósperas y abundantes como la tierra. Todas ellas, todas en una. Para tener una mujer, para tenerla toda, preciso es saberla, así como la naturaleza conoce a los elementos.  Al sentirla en ese equilibrio, al tenerla bajo ese cielo que la circunda, le huye y la alumbra, ya no te gustaría otra mujer.

@LauraAlessR

243. Revelación

Poema #243

Revelación

Lo supe de repente:
hay otro.
Y desde entonces duermo solo a medias
y ya casi no como.

No es posible vivir
con ese rostro
que es el mío verdadero
y que aún no conozco.

Rosario Castellanos

Poeta, novelista y promotora cultural mexicana. Nació en la Ciudad de México el 25 de mayo de 1925. Estudió Filosofía y Letras. Dedicó una extensa parte de su obra y de sus energías a la defensa de los derechos de las mujeres, labor por la que es recordada como uno de los símbolos del feminismo latinoamericano. Falleció en Tel Aviv, el 7 de agosto de 1974. Publicada anteriormente en Trazos de la memoria.

Saberse. Personas que son un vasto océano, profundas, diversas e incontables. Su reflejo en el espejo no bastaría para describirlas. A veces esas personas se descubren, un día cualquiera, reconocen las posibilidades infinitas de su ser y temen. Recuerdo las fosas oceánicas, esos lugares misteriosos, donde posiblemente reposen incontables maravillas aún no descubiertas. El mundo, la naturaleza, tiene sus secretos. La naturaleza del hombre, su instinto, su cuerpo, su mente, guarda también lugares profundos.  Podríamos vivir siempre lejos de las fosas oceánicas, pero qué tan lejos se puede vivir de uno mismo.

@LauraAlessR

9. Para leer en forma interrogativa

Poema #9

Para leer en forma interrogativa

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa…
Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amas…
Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga…
Has sabido
con cada poro de la piel, sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,
había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.

Julio Cortázar

Nacido en Ixelle (Bruselas) en 1914 de padres argentinos, Julio Cortázar es una figura reconocida en el mundo de las letras. Destacan entre sus obras: Rayuela, Historias de cronopios y de famas, Final del juego, 62 Modelo para armar, entre otros.  Lo nombran “maestro del relato corto” así como es clasificado dentro del movimiento surrealista. Aunque  es conocido como intelectual argentino, se nacionalizó francés. Fallece en París, Francia, en 1984.

La invitación para hacernos la pregunta…  ¿Cuántas veces nos henos permitido volver a aprender?

Vivimos en un mundo tan acelerado, donde el deber deja de lado completamente el querer y las cosas, las personas, la vida se nos pasan por alto. Será que dentro del trajín que se nos ha vuelto la vida, nos detenemos unos segundos a ver, a verdaderamente ver. Y  tocamos, verdaderamente tocamos las cosas simples del día a día.  Organizamos y planificamos los días, las semanas, hasta los años;  y el instante queda perdido en la agenda… el momento que la vida nos ofrece se cree merecido, se da por hecho, cuando es simplemente una azarosa oportunidad.

Este poema me recuerda a una de las frases de Rafael Cadenas “En la poesía se ha de sentir el sabor de eso que siendo lo más presente, no conocemos.” Y eso está en nosotros, eso somos nosotros, que aún viviéndolo (viviéndonos)  día a día, desconocemos.  Volver a lo sencillo, a lo casual, permitirse ser sorprendido con lo cotidiano, se nos olvida.

Y de saber… ¿Cuántas cosas damos por hechas, por aprendidas? Creo en deshacerse para armarse nuevamente… hay conceptos, sensaciones, nociones… que son necesario soltar, derribar para empezar de nuevo, volver a recordar: “…que uno debe tejer y destejer. Y de nuevo tejer y destejer” (Alecksander Wat).

@LauraAlessR