547. Poesía vertical 24

Poema #547

Poesía vertical 24

Darlo todo por perdido.
Allí comienza lo abierto.

Entonces cualquier paso
puede ser el primero.
O cualquier gesto logra
sumar todos los gestos.

Darlo todo por perdido
Dejar que se abran solas
las puertas que faltan.

O mejor:
dejar que no se abran.

Roberto Juarroz

Fue un ensayista, traductor y crítico literario argentino. Nació el 5 de octubre de 1925. Fue miembro de número de la Academia Argentina de Letras y catedrático universitario por más de treinta años. Recibió varios premios entre los cuales destaca el Gran premio de honor de poesía de la Fundación Argentina de Buenos Aires. Fallece el 31 de marzo de 1995.

Dejar simplemente que la vida siga su ritmo. Sumarse al ritmo, a la marea. Viajar con la ola, morir una y otra vez en la arena. Entonces, cada momento es el primero y el último, cada palabra, origen y final.

@LauraAlessR

 

Anuncios

519. Detener la palabra…

Poema #519

Detener la palabra…

Detener la palabra
un segundo antes del labio,
un segundo antes de la voracidad compartida,
un segundo antes del corazón del otro,
para que haya por lo menos un pájaro
que puede prescindir de todo nido.

El destino es de aire.
Las brújulas señalan uno solo de sus hilos,
pero la ausencia necesita otros
para que las cosas sean
su destino de aire.

La palabra es el único pájaro
que puede ser igual a su ausencia.

Roberto Juarroz

Fue un ensayista, traductor y crítico literario argentino. Nació el 5 de octubre de 1925. Fue miembro de número de la Academia Argentina de Letras y catedrático universitario por más de treinta años. La parte más importante de su obra está reunida en un volumen numerado bajo el título de Poesía vertical. Fallece el 31 de marzo de 1995. Publicado anteriormente en Trazos de la memoria.

Detener la palabra un segundo antes para que nazca lo imposible. Entre la evocación y el silencio habita el instante de creación, el refugio de la imagen. Esperar para que palabra y su expresión sean realmente sustancia de la imaginación.

@LauraAlessR

225. El amor empieza cuando…

Poema #225

El amor empieza cuando…

El amor empieza cuando se rompen
los dedos
y se dan vuelta las solapas del traje,
cuando ya no hace falta pero tampoco
sobra
la vejez de mirarse,
cuando la torre de los recuerdos, baja o
alta,
se agacha hasta la sangre.

El amor empieza cuando Dios termina
y cuando el hombre cae,
mientras las cosas, demasiado eternas,
comienzan a gastarse,
y los signos, las bocas y los signos,
se muerden mutuamente en cualquier
parte.

El amor empieza
cuando la luz se agrieta como un
muerto disfrazado
sobre la soledad irremediable.

Porque el amor es simplemente eso:
la forma del comienzo
tercamente escondida
detrás de los finales.

Roberto Juarroz

Fue un ensayista, traductor y crítico literario argentino. Nació el 5 de octubre de 1925. Fue miembro de número de la Academia Argentina de Letras y catedrático universitario por más de treinta años. La parte más importante de su obra está reunida en un volumen numerado bajo el título de Poesía vertical. Fallece el 31 de marzo de 1995.  Publicado anteriormente en Trazos de la memoria.

a-Entonces es cierto,  el amor termina.

b-Hay cosas demasiado eternas que comienzan a gastarse.

a- Pura desesperanza, el tiempo acaba con todo.

b- Solo un momento, en el que no sobra ni falta la vejez de mirarse.

a- Ya ni se miran. Dicen que avisa, que es como un presentimiento.

b- Es algo que llega hasta la sangre.

a- ¿Cómo una herida? Entonces, el cuerpo lo siente.

b- En cualquier parte.

a-Pero se cura. El tiempo pasa.

b- Es la luz que se agrieta sobre la soledad irremediable.

a-El amor es así, ¿simplemente eso?

b- Sí, simplemente eso,  la forma del comienzo tercamente escondida detrás de los finales.

@LauraAlessR

212. [El silencio que queda entre dos palabras]

Poema #212.

 

El silencio que queda entre dos palabras

no es el mismo silencio que envuelve una cabeza cuando cae,

ni tampoco el que estampa la presencia del árbol

cuando se apaga el incendio vespertino del viento.

 

Así como cada voz tiene un timbre y una altura,

cada silencio tiene un registro y una profundidad.

El silencio de un hombre es distinto del silencio de otro

y no es lo mismo callar un nombre que callar otro nombre.

 

Existe un alfabeto del silencio,

pero no nos han enseñado a deletrearlo.

Sin embargo, la lectura del silencio es la única durable,

tal vez más que el lector.

 

Roberto Juarroz.

Poeta, ensayista, traductor y crítico literario argentino. Nació en 1925 y falleció en el año 1995. Se graduó en Bibliotecología y Ciencias de la información por la Universidad Nacional de Buenos Aires, y se especializó en La Sorbona. La parte más importante de su obra está reunida en un volumen numerado bajo el título de Poesía vertical. Fue miembro de número de la Academia Argentina de las Letras y catedrático universitario por más de treinta años.

Cuando las palabras cumplen su propósito, generan un silencio más hondo que el que existía antes de ellas. Alcanzan su objetivo y no es necesario decir más. Las palabras abren, a mi parecer, un espacio en el silencio al que son arrojadas. Y como los esquimales, que pueden reconocer distintos tonos de blanco en la nieve, existe la posibilidad de que aquellos asiduos al silencio reconozcan más registros del mismo. No es el mismo silencio, como dice el poema, cuando está entre dos palabras, o cuando calla el viento, o cuando una cabeza cae. ¿Existirá, realmente, un alfabeto del silencio? Al menos estamos seguros de que, tarde o temprano, es lo que quedará.

@SaetasdeLuis

167. 1

Poema #167

1

Todo salto vuelve a apoyarse.
pero en algún lugar es posible
un salto como un incendio,
un salto que consuma el espacio
donde debería terminar.

He llegado a mis inseguridades definitivas.
Aquí comienza el territorio
donde es posible quemar todos los finales
y crear el propio abismo,
para desaparecer hacia adentro.

 Roberto Juarroz

Fue un ensayista, traductor y crítico literario argentino. Nació el 5 de octubre de 1925. Fue miembro de número de la Academia Argentina de Letras y catedrático universitario por más de treinta años. Recibió varios premios entre los cuales destaca el Gran premio de honor de poesía de la Fundación Argentina de Buenos Aires. Fallece el 31 de marzo de 1995. Publicado anteriormente aquí “Poesía vertical 22”.

Empezar a crear el propio abismo. Un salto definitivo porque la incertidumbre tiene ahora un rostro invariable. Incendiar el final, consumir un espacio, combustión propia. Arder hacia dentro y desaparecer. Final que es principio, fuego que desfigura la superficie abriendo paso hacia el interior, dando vida adentro. Inicio de nuevo, nuevo territorio. Ingreso a lo interno, hacia las profundidades. Últimas limitaciones de un borde.

@LauraAlessR

37. Poesía vertical 22

Poema #37

:::::

Poesía vertical  22

Inventar el regreso del mundo

después de su desaparición.

E inventar un regreso a ese mundo

desde nuestra desaparición.

Y reunir las dos memorias,

para juntar todos los detalles.

:::::::

Hay que ponerle pruebas al infinito,

para ver si resiste.

::::::

Roberto Juarroz

::::

Fue un ensayista, traductor y crítico literario argentino. Nació el 5 de octubre de 1925. Sus poemas se encuentran agrupados en una gran colección llamada “Poesía vertical”, publicada en tres volúmenes. Fuera de esta colección se encuentra únicamente “Seis poemas sueltos” de 1960.  Fue miembro de número de la Academia Argentina de Letras y catedrático universitario por más de treinta años. Recibió varios premios entre los cuales destaca el Gran premio de honor de poesía de la Fundación Argentina de Buenos Aires. Fallece el 31 de marzo de 1995.

Es enero del 2012 y los comentarios, noticias, programas sobre el fin del mundo son recurrentes. Este poema me dibujó una sonrisa al recordar ese panorama mundial. Las particularidades del tiempo y esa habilidad con la que siempre logra sorprender. Vamos a inventar, vamos a imaginar y a juntar detalles para vivir la continuidad del infinito.

El mundo sigue, aún, aquí y nosotros en él. Al parecer aún hay tiempo llenando el eterno vacío, entonces vamos a crear, a imaginar. A rehacernos a nosotros una y otra vez, quizás un día de estos improvisamos un nuevo comienzo, un nuevo infinito.

@LauraAlessR