549. Uno vuelve a subir las escaleras…

Poema #549

Uno vuelve a subir las escaleras
de su casa perdida (ya no llevan
a ningún sitio), alguien nos llama
con una voz querida, familiar.
Pero ya no hace falta contestarle.
La voz sola nos llama, suficiente,
cual si nada pudiera hacerle daño,
en el pasillo inmenso. Una lluvia
que no puede mojarnos, no se cansa
de rodear un día preferido.
Uno toca la puerta de la casa
que le fue deparada a nuestras manos
mortales, como un tímido consuelo.

Fina García Marruz

Poeta cubana nacida en 1923. Publicó sus primeros poemas en los años cuarenta, como parte del grupo “Orígenes”, en el que también estuvo su esposo, Cintio Vitier. Obtuvo el doctorado en Ciencias Sociales en 1961, dedicándose entonces a la investigación literaria. Ha recibido numerosas distinciones entre las que destacan el Premio Nacional de Literatura de su país, en 1990, el Iberoamericano de Poesía “Pablo Neruda”, en el 2007 y el XX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en el 2011.

Uno vuelve a visitar los escasos escombros de la infancia. Como un pozo sin fondo, donde nunca entro ni salió una pequeña corriente de agua. Se recuerda el llanto y el calor del horno. Se recuerda la casa, el espacio y el tiempo, detenidos cada uno en las marcas de las manos. Allí, donde confluyen el pasado y el futuro.

@LauraAlessR

Anuncios

507. En la vida del más allá

Poema #507

En la vida del más allá

Ella estuvo conmigo por años, ¿o fue un momento? No puedo recordar. Tal vez la amé, tal vez no. Hubo una casa, después no hubo casa. Hubo árboles, pero ninguno permanece. Cuando nadie recuerda, ¿qué resta? Tú, cuyos momentos se han ido, que vagas como humo en la vida del más allá, dime algo, dime cualquier cosa…

Mark Strand

Nace en Canadá, aunque de nacionalidad estadounidense (1934). Es considerado una de las voces esenciales de la poesía contemporánea en lengua inglesa. Ha escrito diez libros de poesía, varios volúmenes de narrativa, ensayo, monografías, crítica de arte y cuentos infantiles, también ha realizado múltiples traducciones. Fue designado Poeta Laureado de Estados Unidos por la Biblioteca del Congreso en 1990 y, entre otros premios, recibió el Premio Pulitzer por su libro “Blizzard of one”. Actualmente da clases en Columbia University.

Recuerdos, piezas de historias, imágenes que hacen único a cada elemento. Entonces, ¿qué resta? Si aquello que los define desaparece han dejado de ser. Es así como ya no habrá árboles, ni casas, ni amor. Al no existir quién los recuerde, quien que los dibuje o los narre, no habrá quien los sueñe.

@LauraAlessR

431. Italia

Poema #431

Italia

En Roma,
la Madona.

En Florencia,
la Doncella.

La Pasión,
en Venecia.

Amica mea.

Fina García Marruz

Poeta cubana nacida en 1923. Publicó sus primeros poemas en los años cuarenta, como parte del grupo “Orígenes”, en el que también estuvo su esposo, Cintio Vitier. Obtuvo el doctorado en Ciencias Sociales en 1961, dedicándose entonces a la investigación literaria. Ha recibido numerosas distinciones entre las que destacan el Premio Nacional de Literatura de su país, en 1990, el Iberoamericano de Poesía “Pablo Neruda”, en el 2007 y el XX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en el 2011.

Rutas, lugares y recuerdos. Simple como la vida, como la pasión.

@LauraAlessR

384. Vísperas de viaje

Poema #384.

Vísperas de viaje.

 

De nuevo un viaje moviendo de raíz

mi cuerpo como un barco,

de nuevo el grito de otro ignoto horizonte.

Tensos llevo los nervios como jarcias;

las valijas que por años invernaron

puntuales a esta hora se despiertan.

A babor y estribor crece el azoramiento

de pasarelas y silbatos,

aprestos de partida, cosas que se nos quedan.

Difícil escribir a bordo una palabra,

el corazón, sobresaltado, miente.

Mis libros otra vez con sus ojos de perro

me acompañan hasta la puerta.

Quisiera decir adiós con una sola sílaba,

la menos dolorosa,

la más breve.

 

Eugenio Montejo.

Escritor venezolano, poeta y ensayista nacido en Caracas en 1938. Murió en Valencia en el año 2008, después de una considerable obra y de fundar proyectos importantes para las letras venezolanas como lo son las publicaciones “Zona Tórrida” y “Poesía”, con la Universidad de Carabobo. En 1998 obtuvo el Premio Nacional de Literatura, entre otras distinciones. Este poema pertenece a su libro “Adiós al siglo XX”, que vio la luz en Lisboa en 1992, en versión reducida, siendo publicada la primera versión íntegra en Sevilla, en el año 1997.

El adiós se reduce y se hace casi innecesario para este siglo al que ya llevamos unos cuantos años dándole la bienvenida. El movimiento se acentúa, las fronteras se reducen. Pero, siempre, las vísperas de un viaje producen las mismas mareas internas, las mismas sensaciones encontradas -ya con más fuerza, ya con menos-, la misma incertidumbre que da un viaje inesperado. No hay opción, es mucho lo que dejamos tras nosotros, es mucho a lo que hay que decirle adiós.

@SaetasdeLuis

240. Los perros románticos

Poema #240.

Los perros románticos.

 

En aquel tiempo yo tenía 20 años

y estaba loco.

Había perdido un país

pero había ganado un sueño.

Y si tenía ese sueño

lo demás no importaba.

Ni trabajar, ni rezar,

ni estudiar en la madrugada

junto a los perros románticos.

Y el sueño vivía en el vacío de mi espíritu.

Una habitación de madera,

en penumbras,

en uno de los pulmones del trópico.

Y a veces me volvía dentro de mí

y visitaba el sueño: estatua eternizada

en pensamientos líquidos,

un gusano blanco retorciéndose

en el amor.

Un amor desbocado.

Un sueño dentro de otro sueño.

Y la pesadilla me decía: crecerás.

Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto

y olvidarás.

Pero en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.

Estoy aquí, dije, con los perros románticos

y aquí me voy a quedar.

 

Roberto Bolaño.

 

Roberto Bolaño, novelista y poeta, nació en Chile en 1953, emigró a Mexico con su familia en 1968 y volvió a Chile en 1973 para apoyar el régimen de Salvador Allende, siendo arrestado luego del golpe de estado de Augusto Pinochet. Además de Chile y México, vivió en El Salvador, Francia y Barcelona, donde murió en 2003. Autor de “Los perros románticos” (poesía) y de las novelas “Los detectives salvajes” y “2666”, esta última publicada luego de su muerte. Es considerado uno de los escritores contemporáneos más importantes de Latinoamérica.

Temas recurrentes en la obra de Bolaño son la situación política de Chile en 1973 y, uno más personal: los sueños, el impresionante mundo de los sueños; ambos encontrados en este poema. Bolaño hurga en su mente para plasmar en estas líneas recuerdos, añoranzas, sueños y pesadillas. Ahogados en una sensación de perdición y locura recorremos el mundo tratando de ver algo valioso en él, muchas veces sin tener éxito, pero en el fondo sabemos que vale la pena quedarse y esperar, esperar junto a los perros románticos el gran momento que está por llegar.

@jorgejromero_

(contribución)

216. Mediterráneo

Poema #216.

Mediterráneo.

 

Antiguo, estoy embriagado por la voz

que brota de tus bocas cuando se abren

como verdes campanas y se repelen

hacia atrás, disolviéndose.

La casa de mis veranos juveniles

-lo sabes- estaba a tu lado

allá en la tierra donde el sol calcina

y oscurecen el aire los mosquitos.

Hoy como entonces ante ti permanezco

inmóvil, mar, mas no me creo

digno ya de la solemne admonición

de tu aliento. Me dijiste primero

que el pequeño fermento

de mi corazón no era sino un instante

del tuyo, que en el fondo de mí

estaba tu arriesgada ley: ser enorme y diverso

y fijo al mismo tiempo,

para librarme así de toda suciedad,

como tú cuando arrojas a tus playas

entre estrellas de mar, corchos y algas

las inútiles sobras de tu abismo.

 

Eugenio Montale.

 

Poeta, periodista y crítico musical italiano. Nació en Génova en el año 1896 y falleció en Milán en 1981. Interrumpió los estudios secundarios para estudiar canto y posteriormente sirvió como oficial de infantería en la I Guerra Mundial. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1975, y se señaló que su obra reflejaba la visión de la crisis del hombre contemporáneo, cercado en su soledad y su pesimismo. Montale dijo en una entrevista imaginaria que “la poesía es una forma de conocimiento de un mundo oscuro que sentimos en torno de nosotros pero que en realidad tiene sus raíces en nosotros mismos“.

No es el mismo mar nuestro Caribe, al que estamos acostumbrados los venezolanos, que el Mediterráneo. No es el mismo mar en muchos aspectos, aunque podamos compartir algunas perspectivas y algunos arquetipos, como el del hombre que se sienta a ver el horizonte, anhelando su tierra. Sus antigüedades son distintas, sus tonos, su voz. Sin embargo, leo el poema de Montale y pienso en el Antiguo sobre cuyas playas tantas veces he estado, en la casa de mis veranos juveniles y todo lo que involucra. Recuerdo las veces que me he detenido en sus fronteras a conversar, y a escuchar su voz, recuerdo lo que traía y lo que llevaba, así como su fijeza, y su constante movilidad. Son muchas las lecciones que nos da el mar, ese abismo que se pierde en el horizonte.

No somos dignos de todo lo que es el mar, no podemos comprenderlo ni expresarlo, aunque en algunos poemas -como éste- y en pocas palabras, se muestre el mar que todo hombre lleva dentro, reflejado en el mar exterior. Aún así, el Mediterráneo, insisto, tiene otras historias que contar, otras vivencias, que las de nuestro Caribe. Asomarse a cada uno de estos abismos nos da una visión diferente, pero es la misma arriesgada ley: ser enorme y diverso y fijo al mismo tiempo.

@SaetasdeLuis

Trazos de la memoria

“Odiseo y Calipso” de Arnold Böcklin (1883)

145. La palabra

Poema #145

La palabra

Aquel niño vivía serenamente
en su rincón de sombra provinciana. A la orilla
del mar, había aceptado la realidad y, bajo las estrellas,
la noche era solemne, dura y sola.
No recordaba ya sino navíos,
sino cansancio y faros a lo lejos. Tendido,
el mar se confundía con el hombre: bastaba
un soplo,
cerrar los ojos un instante, y perezosamente
todo el paisaje se desmoronaba,
daba lugar a sombras sucediéndose, o mejor,
era la muerte lo que sucedía.

¿Cómo salvarse entonces, vigilante
entre el terror y la serenidad?
¿Qué respuesta entregar a la noche, a lo desvanecido,
sino el relato privado de un proceso, efímero
como la misma infancia insolidaria?

A solas, juez y parte de la historia extinguida,
buscó en sí mismo la noticia exacta
de lo desconocido.
Y nació la palabra. Sólo entonces,
con negación y sin remordimientos,
halló una certidumbre verdadera.

 Carlos Sahagún 

Poeta español.  Nació el 4 de junio de 1938. Cursó estudios de Filosofía y Letras en Madrid. Ejerció la docencia como Catedrático de Lengua y Literatura Españolas en Segovia, Barcelona. Obtuvo los premios: Adonais en 1957, Boscán en 1960, Juan Ramón Jiménez en 1974, Provincia de León en 1978 y Nacional de Literatura en 1980. Su obra poética consta de cuatro poemarios: “Profecías del agua”, “Como si hubiera muerto un niño”, “Estar contigo” y “Primer y último oficio”.

Crear con el idioma, esa maravilla que hacen los escritores. Reinventarse, una y otra vez en la palabra escrita, trascendiendo. Esas historias que aguardan suspendidas por un poeta, por un novelista, cuentista, por un hombre que se da a la tarea de darles espacio, tiempo y trabajo; historias, imágenes que encuentran en la letra de un sujeto su pasaje a la inmortalidad. No perder la fuerza y trabajar diariamente por el lenguaje, por la magia de la palabra y el poder de llegar a otros a través de un libro.

Gracias a todos esos escritores, que enseñan que el mejor de los viajes se inicia entre las páginas de un libro. ¡Feliz día del libro y del idioma!

@LauraAlessR