232. Al silencio

Poema #232.

Al silencio.

 

Oh voz, única voz: todo el hueco del mar,

todo el hueco del mar no bastaría,

todo el hueco del cielo,

toda la cavidad de la hermosura

no bastaría para contenerte,

y aunque el hombre callara y este mundo se hundiera,

oh majestad, tú nunca,

tú nunca cesarías de estar en todas partes,

porque te sobra el tiempo y el ser, única voz,

porque estás y no estás, y casi eres mi Dios,

y casi eres mi padre cuando estoy más oscuro.

 

Gonzalo Rojas.

Profesor y poeta chileno (1917-2011), estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Fue profesor en varias universidades chilenas y extranjeras. Estuvo un tiempo por Venezuela y dio clases en la Universidad Simón Bolívar. Recibió premios internacionales como el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1992). Perteneció a la llamada “Generación de 1938”.

Este poema es una oración, un canto a lo incantable: el silencio. Nos muestra, también, otro matiz del silencio, uno casi religioso, de adoración por esa única voz que lo puedo cubrir todo y que es incontenible. El silencio está ahí, pero cesa durante el canto que busca exaltarlo, las palabras lo quiebran (o abren un espacio en el que se ausenta, deja de estar), aunque busquen alcanzarlo, pero permanece la certeza de que siempre, al final, estará ahí otra vez, impoluto.

@SaetasdeLuis

Anuncios

201. Construyo

Poema #201

Construyo

Ando sobre un vidrio

sobre un espejo

que se rompe

.

piso el cráneo

de Yorick

ando sobre este quebradizo

mundo

.

y construyo una casa

un castillo en el aire

dentro todo está listo

para un cerco

.

sólo yo

permanezco sorprendido

fuera de las murallas

Tadeusz Rózewicz

Poeta y escritor polaco. Nació el 09 de octubre 1921 en Radomsko. Sus poemas de juventud se publicaron en 1938. Durante la Segunda Guerra Mundial  fue un soldado del Ejército Nacional resistencia polaca. Para el momento de su debut literario en 1960, Tadeusz Rózewicz  ya era autor de doce volúmenes aclamados de la poesía. Ha escrito también más de quince obras de teatro.

 La duda. Todo es débil, bajo los pies primero el reflejo y luego el quiebre. ¿Qué se fragmenta realmente? Existe un yo que agrieta eso que llama mundo y entonces la realidad se vuelve un juego para armar. En ese espacio donde gravita el yo se  construye ¿un castillo o un calabozo?  Hay veces que lo que se construye se parece tan poco a su creador.  Sorprendido él se sigue repitiendo: “Ser o no ser, esa es la pregunta”.

@LauraAlessR