398. Si en vez de dormir

Poema #398.

Si en vez de dormir.

 

Si en vez de dormir

bailara tango

con sus ministros

y sus jefes de amor,

nosotros podríamos

oir

de noche en noche

su taconeo

de archiduque

o duquesa.

Podríamos reír

sólo de verle,

ridículo como es,

esperar los aplausos

de toda la gendarmería

frenética.

Claro que uno está cansado

y quiere un poco de diversión

monstruosa,

como ésta

de verle

con la lira en el cuello

colgada,

como un romano

o como una romana

ciega de absurdas creencias geniales.

Si en vez de prometer

el descubrimiento de la piedra

filosofal

que ha de producir pan

y billetes de veinte

se dedicara

por lo soberbio que es,

a vender patatas podridas

o maíz rancio,

los indios de esta nación

le llamarían

Cacique Ojo de Perla

 

Si en vez de llorar

te murieses un día de estos,

como una puerca elegante con sus grasas

importadas del Norte,

nosotros,

que estamos cansados

de tanta estúpida confesión,

pondríamos a bailar las piedras

y los árboles darían frutos manufacturados.

Con tu vieja y putrefacta osamenta,

alimento de ratas,

llenaremos un solo lugar de esta tierra

y la llamaremos

la Cueva Maldita

y será proscrita de ver

y de acercarse a ella

por temor a despertar tus histéricas

ternuras.

 

Te llaman

José el de los sueños,

el de las vacas sagradas,

el dueño de las vacas más flacas

y

Presidente de la “Sociedad Condal del Sueño”.

Tus amigos te llaman

Barbitúrico.

¿Hasta cuándo duerme usted, señor Presidente?

 

Si adora la vaca,

¡duerme!

Si al becerro adora,

¡duerme!

Y si el General le da su almuerzo,

duerme como una lirona

o le da una pataleta de sueño.

 

Cara de Barro,

Ojo para ver las Serpientes

y llamarlas,

Ojo para hacer compañía

y quemarte

con el humilde Kerosene,

Ojo para tenerse a mi servicio

como mozo de alcoba

barato.

 

¿Duerme usted, señor Presidente?

Le pregunto por ser joven apuesto

y no como usted, señor de la siesta.

 

Ojo de barro y Water de Urgencia.

 

Caupolicán Ovalles.

Poeta venezolano, miembro fundador del grupo literario “El techo de la ballena”, que funcionó principalmente entre 1961 y 1969. Nació en 1936 y falleció en el año 2001. Fue director de la Asociación de Escritores de Venezuela y obtuvo, en 1973, el Premio Nacional de Literatura. Este texto pertenece a su poemario ¿Duerme usted, señor Presidente?, escrito en respuesta al gobierno de Rómulo Betancourt.

Uno de los más fuertes y concisos poemarios políticos y poéticos que he leído, sigue vigente como una manifestación del descontento ante gobiernos injustos que se repiten (de una forma u otra) incesantemente a través de la historia. La figura del Presidente, que olvida con demasiada frecuencia que es el primer funcionario público de su país, recibe toda la culpa por su gobierno ineficaz, por su gabinete corrupto y por todo el mal que le hace a su país. Hemos de preguntarnos, entre otras cosas: ¿Hasta cuándo duermen los Presidentes? ¿Hasta cuándo duerme usted, señor Presidente?

@SaetasdeLuis

Anuncios

332. Ruiseñores de nuevo

Poema #332.

Ruiseñores de nuevo.

 

en el gran cielo de la poesía / mejor dicho /

en la tierra o mundo de la poesía que incluye cielos / astros / dioses / mortales /

está cantando el ruiseñor de keats / siempre /

pasa rimbaud empuñando sus 17 años como la llama de amor viva de san juan /

a la teresa se le dobla el dolor y su caballo triza

el polvo enamorado de francisco de quevedo y villegas /

el dulce garcilaso arde en los infiernos de john donne /

de césar vallejo caen caminos para que los pies de la poesía caminen /
pies que pisan callados como un burrito andino /

baudelaire baja un albatros de su reino celeste /

con el frac del albatros mallarmé va a la fiesta de la nada posible /

suena el violín de verlaine en la fiesta de la nada posible / recuerda

 

que la sangre es posible en medio de la nada /

que girondo liublimará perrinunca lamora / y

girarán los barquitos de tuñón

contra el metal de espanto que obusó a apollinaire /

 

oh lou que desamaste la eternidad de viaje /

el palacio de exceso donde entró la sabiduría de blake /

el paco urondo que forraba en lamé la felicidad

para evitarle fríos de la época /

 

roque dalton que trepaba por el palo mayor de su alma y gritaba “Revolución”

y veía la Revolución y la Revolución era la sola tierra firme que veía /

y javier heraud que fue a parar tiernísimo a la selva /

y abrió la selva de la boca con su torrente claro /

 

y el padre darío que a los yanquis dijo no /

como sandino dijo no /

y el frente amplio de la poesía y de la guerra les volvió a decir no /

y nicaragua brilla en su ejercicio de amar /

 

martí yendo viniendo por el aire con los muertos queridos

que vio volar como una rosa blanca /

¿no ves a mis compañeros volar por el aire ochenta años después? /

¿estás despierto para que sigamos diciendo no? /

 

¿los muertos se ponen pálidos como magdalena cuando amasaba

sus panes con más lágrimas que harina? / ¿hasta que venga el día? /

¿día en que toda américa latina subirá lentamente? /

¿amorosamente? / ¿navegando como hacen mis planetas del sur? /

 

ahora canta el ruiseñor del griego al fondo de los siglos /

pasa walt whitman con el ruiseñor al hombro cantando en paumanok /

pasa el comandante guevara a hombros del ruiseñor /

pasa el ruiseñor que se alejó de la vida callado como un burrito andino

 

en representación de los que caen por la vida /

pasa la luna de rosados dedos /

pasa safo abrigando al ruiseñor

que canta / canta / canta /

 

Juan Gelman.

Poeta y periodista argentino. Nació en Buenos Aires en 1930 y ha ganado múltiples premios literarios como el Cervantes, en el año 2007 y el Premio Juan Rulfo en el año 2000. Su obra poética es extensa y variada, pero siempre conectada con su vida política y social; desde sus orígenes con el grupo “El pan duro”, que profesaba la idea de que la poesía debía ser un bien de primera necesidad y debía estar vinculada con la actividad política, pasando por una escritura con humor y mucha libertad en el lenguaje, textos sobre el exilio y la dictadura, hasta su poemario del 2011, “Mundar”, en el que continúa con la esperanza de un futuro distinto, política, social y culturalmente.

En el poema plasma una serie de filiaciones, textos clásicos e importantes de conocer para quienes se adentran en la poesía. Algunas de esas referencias ya se pueden encontrar en el blog (como la llama de amor viva o el polvo enamorado, entre otros), y otras seguramente irán apareciendo (aprovecho para invitarlos a colaborar, si lo desean). Además de reconocer algunos de los textos literarios significativos para él, se conecta con aquello que también es importante en su obra: lo político, a través de Roque Dalton. Su uso de las mayúsculas -sólo en la palabra revolución- también nos da una clave sobre lo que quiere resaltar y nos quiere transmitir, sobre lo que cree y es importante para él. Su enumeración habla, pues, de esos poemas que van dejando huella y que se conectan en (y con) nuestra voz de manera sutil -o marcada-, esa influencia que nos enlaza y nos vincula.

@SaetasdeLuis

320. Meditatio

Poema #220.

Meditatio.

 

Cuando considero cuidadosamente los curiosos hábitos de los perros

Estoy obligado a concluir

Que el hombre es un animal superior.

Cuando considero los curiosos hábitos del hombre,

Le confieso, mi amigo, que me sorprendo.

 

Ezra Pound.

 

Nace en Idaho, Estados Unidos, en el año 1885 y muere en Venecia, Italia, en 1972. Poeta, ensayista, músico y crítico estadounidense perteneciente a la llamada “Generación perdida” que predicó el rescate de la poesía antigua para ponerla al servicio de una concepción moderna. Vivió un tiempo en París y, luego, en Italia, donde se volvió admirador de Benito Mussolini y del fascismo; lo antes mencionado hizo que se le juzgara por traición tras la guerra, en Estados Unidos. Por intervención de figuras del mundo cultural se le declaró “loco”, salvándolo así de una posible pena de muerte. Luego de doce años internado en el hospital de St. Elizabeth volvió a Italia, donde permaneció hasta su muerte.

Un interesante tema sobre el cual meditar. El ser humano gusta considerarse superior a todos los demás animales y criaturas. Se compara con ellos y considera -sin opción a duda- que sus hábitos son superiores a los de cualquiera, que ha logrado dominar el mundo e imponerse a cualquier otra criatura del mismo. Hay que considerar, también, los curiosos hábitos del hombre, aprender a ver de otra manera, y quedar sorprendidos –puzzled– ante tantos hábitos que difícilmente deberían considerarse como superiores. Les confieso que me sorprendo, también, por nuestra insistencia en sentirnos superiores.

@SaetasdeLuis

312. Maravilloso país en movimiento

Poema #312.

Maravilloso país en movimiento.

 

Maravilloso país en movimiento

donde todo avanza o retrocede,

donde el ayer es un impulso o una despedida.

 

Quien no te conozca

dirá que eres una imposible querella.

 

Tantas veces escarnecido

y siempre de pie con esa alegría.

 

Libre serás.

 

Si los condenados

no arriban a tus playas

hacia ellos irás como otros días.

 

Comienzo y creo en ti

maravilloso país en movimiento.

 

Víctor Valera Mora.

Fue un poeta y sociólogo venezolano que nació en Valera en el año 1935 y murió en Caracas en 1984, mucho antes siquiera de ver el fallido golpe de estado que realizó el actual presidente en 1992. Este poemario pertenece a “Canción del soldado justo” (1961) y la postura de su escritor fue siempre de lucha, de transformación social, de apoyo a la izquierda. Militó en el Partido Comunista, lo que le valió 5 años de prisión durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez.

No puedo evitar preguntarme qué hubiese pensado el Chino Valera Mora si hubiese vivido hasta el golpe de estado de 1992, y también si hubiese vivido después, cuando la victoria de Hugo Chávez; también me pregunto qué pensaría hoy, después de unos 14 años de gobierno, qué escribiría, por quién votaría. No hay respuesta para estas preguntas, pero quiero creer que como poeta y sociólogo hubiese sido lo suficientemente abierto de mente y de perspectiva para darse cuenta de que este gobierno que se llama de izquierda no actúa de esa manera, de que su equipo ha devastado al país por más de una década, de que ese camino ha demostrado estar errado y de que hay un camino nuevo que tomar, que hay que buscar una alternativa. Sus versos hablan de cambio -por no usar una palabra que ha sido mal empleada incontables veces- ante gobiernos injustos y creo que el hecho de que sigan siendo válidos demuestra que el gobierno actual no ha obrado bien.

Venezuela es un maravilloso país que hoy, 7 de octubre, está en movimiento. Es un día ideal para comenzar y creer en el país, para creer en un cambio posible, en la reconciliación. Espero que el ayer sea un impulso y una despedida de este régimen político, y que todo comience a avanzar por cuenta de cada uno de nosotros. Tantas veces escarnecido y siempre de pie con esa alegría, este país no puede ser sino libre (queremos creer). Que mis palabras de hoy no sean erradas y que así sea, que mañana el país se despierte con la alternativa de un nuevo presidente dispuesto a unir a los venezolanos, con unos venezolanos dispuestos a unirse y trabajar todos juntos en pos de un país mejor, con un país buscando la paz y el bienestar de sus habitantes.

Algunos de estos poemas políticos también son poemas de amor, de amor por ese país que, quienes lo conocemos, lo sabemos, puede ser mejor; sé que lo será, porque hoy lo veo y quiero creer que seguirá moviéndose, porque el camino apenas comienza con el derecho que se ejerce hoy.

Comienzo y creo en ti, maravilloso país en movimiento.

@SaetasdeLuis

298. [Me contaron que estabas enamorada de otro]

Poema #298.

 

Me contaron que estabas enamorada de otro

y entonces me fui a mi cuarto

y escribí ese artículo contra el gobierno

por el que estoy preso.

 

Ernesto Cardenal.

Los epigramas, como la picada de una abeja, son precisos y agudos. Éste es otro de los más famosos del poeta, sacerdote y político nicaragüense que nació en 1925. Licenciado en Filosofía y Letras por la UNAM, tiene una vasta trayectoria cultural como escultor y antólogo, también. Además de sus constantes luchas en contra de la dictadura de Somoza, que le valieron el nombramiento como Ministro de Cultura durante el régimen Sandinista.

El amor, sin duda, está en todo y es motor de todo. ¿Cuántas guerras, cuántas revoluciones, cuántos grandes sucesos de la humanidad no han comenzado, transcurrido y finalizado por unos ojos hermosos o un corazón desbocado? La vida se mantiene en movimiento gracias al amor, en todas su formas posibles, de todas sus maneras.

@SaetasdeLuis

285. Nuestro oficio

Poema #285.

Nuestro oficio.

Por este empecinamiento del corazón

en hacerse horizonte por completo:

nosotros, que hemos participado

en los grandes acontecimientos históricos,

que hemos ayudado en lo construido

aún con un poco de tristeza,

digamos, casi mucha.

Guardamos toda nuestra radiante alegría

para lo que construiremos

cuando el pueblo llegue.

Podemos caer abatidos

por las balas más crueles

y siempre tenemos sucesor:

el niño que estremece las hambres consteladas

agitando feroz su primer verso.

O el otro, el de la disyuntiva,

que no sabe si hacerse flechero de nubes

o escudero del viento.

Jamás la canción tuvo punto final.

Siempre deja una brecha, una rendija,

algo así, como un hilito que sale,

donde el poeta venidero pueda

ir halando, ir halando, ir halando

halando hasta el mañana.

Nosotros los poetas del pueblo,

cantamos por mil años y más…

Víctor Valera Mora.

Poeta y sociólogo venezolano (Valera, 1935-Caracas, 1984), egresado de la Universidad Central de Venezuela. Fue miembro fundador de la Pandilla de Lautréamont. Milita en el Partido Comunista de Venezuela, por lo que pasa cinco años preso durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Obtiene el Premio CONAC de Poesía en 1980. Su obra es bastante política, llena de rebeldía y pasión. Se le ha acusado de llegar, en ocasiones, a escribir poesía panfletaria. Este texto pertenece a su “Canción del soldado justo” de 1961.

No es, quizás, el oficio más puro, pero es nuestro oficio: un empecinamiento, una necesidad de escribir y de participar, de no quedarnos callados ni de lado, de estar ahí, siempre, haciendo contraste. Más que una voz individual, más que un hombre en una torre de marfíl, un conjunto de voces que se van hilvanando,  escribiendo en la historia, que se continúan unas a otras -tomando en cuenta los cambios del mundo- y que siguen halando y cantando. Siempre habrá más poesía y más poetas.

@SaetasdeLuis

240. Los perros románticos

Poema #240.

Los perros románticos.

 

En aquel tiempo yo tenía 20 años

y estaba loco.

Había perdido un país

pero había ganado un sueño.

Y si tenía ese sueño

lo demás no importaba.

Ni trabajar, ni rezar,

ni estudiar en la madrugada

junto a los perros románticos.

Y el sueño vivía en el vacío de mi espíritu.

Una habitación de madera,

en penumbras,

en uno de los pulmones del trópico.

Y a veces me volvía dentro de mí

y visitaba el sueño: estatua eternizada

en pensamientos líquidos,

un gusano blanco retorciéndose

en el amor.

Un amor desbocado.

Un sueño dentro de otro sueño.

Y la pesadilla me decía: crecerás.

Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto

y olvidarás.

Pero en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.

Estoy aquí, dije, con los perros románticos

y aquí me voy a quedar.

 

Roberto Bolaño.

 

Roberto Bolaño, novelista y poeta, nació en Chile en 1953, emigró a Mexico con su familia en 1968 y volvió a Chile en 1973 para apoyar el régimen de Salvador Allende, siendo arrestado luego del golpe de estado de Augusto Pinochet. Además de Chile y México, vivió en El Salvador, Francia y Barcelona, donde murió en 2003. Autor de “Los perros románticos” (poesía) y de las novelas “Los detectives salvajes” y “2666”, esta última publicada luego de su muerte. Es considerado uno de los escritores contemporáneos más importantes de Latinoamérica.

Temas recurrentes en la obra de Bolaño son la situación política de Chile en 1973 y, uno más personal: los sueños, el impresionante mundo de los sueños; ambos encontrados en este poema. Bolaño hurga en su mente para plasmar en estas líneas recuerdos, añoranzas, sueños y pesadillas. Ahogados en una sensación de perdición y locura recorremos el mundo tratando de ver algo valioso en él, muchas veces sin tener éxito, pero en el fondo sabemos que vale la pena quedarse y esperar, esperar junto a los perros románticos el gran momento que está por llegar.

@jorgejromero_

(contribución)