542. Escritos en la piedra

Poema #542.

Escritos en la piedra.

 

En el valle que rodean montañas de la infancia

encontramos escritos en la piedra,

serpientes cinceladas, astros,

en un verano de negras termiteras.

En el silencio del tiempo vuelan los gavilanes,

cantan cigarras de tristeza

como en una apartada tarde de domingo.

Con el verano se desnudan los árboles,

se seca la tierra con sus calabazas.

Pero volverán las lluvias

y de nuevo nacerán las hojas

y los pequeños grillos de las praderas

bajo el soplo de una misteriosa nostalgia del mundo.

 

Y así para siempre

en torno a estos escritos en la piedra,

que recuerdan una raza antigua

y tal vez hablan de Dios.

 

Vicente Gerbasi.

Escritor, poeta y diplomático venezolano, nacido en Canoabo, Carabobo, en 1913 y fallecido en Caracas en 1992. Especialmente conocido por su extenso poema “Mi padre, el inmigrante” (1945). Publicó una considerable cantidad de poemarios durante su vida, siempre buscando “descifrar los misterios de su tierra” como dice Francisco Pérez Perdomo. Fue miembro del Grupo Viernes.

El paisaje hecho palabra, escrito que se preserva en el tiempo y nos recuerda las otras épocas de una raza que parece repetirse en círculos, ¿de qué hablan los escritos en la piedra, las montañas, el paisaje? Un paraiso que no queremos dejar perder, un valle que preservamos en la memoria, cargado de nostalgia.

@SaetasdeLuis

Anuncios

305. Ah, mi país

Poema #305

Ah, mi país

Ah, mi país, qué pródigo con tus muertos
y qué rencor con quienes viven
Ah, mi país, cómo regalas coronas fúnebres
a los hundidos en las sombra
y en cambio tantas estrellas mezquinas
a quienes respiran todavía sobre tierra
Si tienes un lirio y un clavel
ponlos frente a los ojos
de quienes ven la luz mostrar su fuente
y pueden sorbo a sorbo probar el agua
de la gracia del mundo y sus germinaciones.
Ah, mi país, con nosotros abstente
de graves elegías por el amor que regalamos
sin causa de gloria y sin fin ni esperanzas
de vana inmortalidad
Guárdate tus halagos y danos una señas
de que los latidos que nos animan
no son piedras de estatua.

Víctor Valera Mora

Poeta y sociólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela. Nació en Valera en el año 1935 y murió en Caracas en 1984. Fue miembro fundador de la Pandilla de Lautréamont. En su obra poética hay textos políticos, amorosos, en su mayoría contestatarios, revolucionarios. Fue preso político del gobierno de Marcos Pérez Jiménez entre los años 1953 y 1958. En el año 1980 ganó el Premio CONAC de poesía.

Perspectivas. Todo depende del modo de mirar, del lugar que situamos nuestra razón y convicción. Mi país, ese que recuerda, acostumbrado a rendir homenaje y a vivir del pasado. Hoy, los ánimos se despiertan y todo es una movilización. Ya no más elegías para los que aún seguimos de pie, necesitamos demostrar(nos) “que los latidos que nos animan no son piedras de estatua.”

@LauraAlessR

97. Salvación

Poema #97

Salvación

Se fuga la isla.

Y la muchacha vuelve a escalar el viento

y a descubrir la muerte del pájaro profeta.

Ahora

es el fuego sometido.

Ahora

es la carne

…la hoja

…la piedra

perdidas en la fuente del tormento

como el navegante en el horror de la civilización

que purifica la caída de la noche.

Ahora

la muchacha halla la máscara del infinito

y rompe el muro de la poesía.

Alejandra Pizarnik

Poeta argentina nacida en Buenos Aires el 29 de abril de 1936.  Es representante del surrealismo poético.   Titulada por la Universidad de Buenos Aires en Filosofía y Letras. Fallece el 25 de septiembre de 1972 debido a una intensa depresión. Anteriormente aquí sus poemas: “L’obscurité des eaux” y “Naufragio inconcluso“.

Intemperie que vuelve, en carne, en hoja y en piedra. Vuelve para purificar la noche, en fuga y en fuego sometido. Entonces es claro, para salvarse es necesario encontrar “la máscara del infinito / y romper el muro de la poesía”, sin suelo, sin nombre.

@LauraAlessR

62. Herederos de Sísifo

Poema #62.

Herederos de Sísifo.

 

Entre el suelo y el techo de un ascensor

cada rostro es territorio incierto para la mirada,

las lenguas se anudan,

las manos buscan el aire en los bolsillos.

 

En esta pequeña Babilonia

no hay un solo hombre,

siquiera uno de ellos,

que no lleve una pequeña piedra entre sus manos.

Las llaves, el reloj, algún espejo,

todo aquí es atentado contra la gravedad.

 

Vaya forma de pagar una terrible condena:

haber nacido desprovistos de alas

-a ras de suelo-

con tan torpe afición a las alturas.

 

Arturo Gutiérrez Plaza.

Poeta, ensayista y profesor universitario nacido en Caracas, 1962. Ha publicado los libros de poesía: “Al margen de las hojas” (1991), “Principios de Contabilidad” (2000) y “Pasado en limpio” (2006). Fue Director General del CELARG y ha obtenido varios premios entre los que resalta el Premio Hispanoamericano de Poesía Sor Juana Inés de la Cruz en 1999.

Me resulta interesante la comparación del momento cotidiano en el elevador con el mito de Sísifo, el hecho de conectar un instante actual con toda una tradición y una historia humana. Todos hemos estado alguna vez en un ascensor lleno de desconocidos, la incomodidad de estar todos tal como describe Gutiérrez Plaza. El descubrimiento está en la certera relación con Sísifo: la condena a la rutina, a esa piedra que debemos empujar hacia la cima sin lograr nunca alcanzarla, como el elevador que sube y baja sin llegar a ningún sitio. Hay algo que es lo que tenemos que empujar, llevar con nosotros, que nos sume en la rutina como una “terrible condena”; sea la llave de la casa o del carro, el tiempo que transcurre o algo en nosotros mismos. Nos convertimos en esclavos de ese “algo” que empujamos siempre, con la esperanza de algo más, con “tan torpe afición a las alturas”, estando “a ras del suelo”.

Realmente la rutina puede convertirnos en herederos de Sísifo, pagando la terrible condena de tener que luchar contra la gravedad día tras día en una pequeña Babilonia llena de desconocidos que también empujan su piedra. Qué espantoso castigo el de no poder alcanzar jamás las alturas a las que somos tan aficionados por eso que nos mantiene a ras del suelo y que nunca dejamos de empujar.

@SaetasdeLuis