435. En el sueño la imagen

Poema #435

En el sueño la imagen

En el sueño la imagen se advierte en blanco y negro;
es un espacio incierto, igual que las palabras.
Los ojos adivinan de aquel cuerpo el contorno,
las sombras, los oídos. Los odios dan aromas.
El que sueña no sabe por qué tanto alboroto:
quién penetra, perturba, perpetra, parapeta;
quién, intruso, introduce el uso del temor;
quién atisba y observa lo que el sueño desarma.
Todos tienen derechos para entrar a tu sueño,
pero el sueño, cuidado, es solamente un sueño.
Habrás de despertar y negarte. Negarte
a que haya cancerberos cuidando lo que sueñas.
Pero todo era un sueño, sudoroso recuerdas
que ayer te recostaste en esta misma cama,
que eres tú y es tu misma habitación. Por eso
estás contento. Miras a tu mujer dormida,
apacible y desnuda como el volcán cercano
que descansa al oriente, detrás de tu ventana.
Y repentinamente no sabes si ella es otra
o la tuya. Miraste otras espaldas, nunca
creíste que dudabas, confundías o mezclabas
la memoria y el sueño. No despiertes entonces.

Eduardo Langagne

Poeta mexicano. Nace en Ciudad de México el 21 de diciembre de 1952. Licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas, Profesor de portugués y traductor. Cofundador de El Ciervo Herido, El Oso Hormiguero y Práctica de Vuelo. Obtuvo en 1980 el Premio Casa de las Américas de Cuba, y en 1994 el Premio de Poesía Aguascalientes.

Y el laberinto es el regreso. En cada final la realidad y el sueño. En uno se cree y en otro se descompone. Algunos recuperan en el medio tono, en el borde de la luz, un pedacito de trascendencia. He allí la reconquista de la imagen.

@LauraAlessR

Anuncios

375. Reminiscencia

Poema #375

No podía dejar de amarla porque el olvido no existe
y la memoria es modificación, de manera que sin querer
amaba las distintas formas bajo las cuales ella aparecía
en sucesivas transformaciones y tenía nostalgia de todos los lugares en los cuales jamás habíamos estado, y la deseaba en los parques donde nunca la deseé y moría de reminiscencias por las cosas que ya no conoceríamos y eran tan violentas e inolvidables como las pocas cosas que habíamos conocido.

Cristina Peri Rossi

Poeta uruguaya. Nació en Montevideo el 12 de noviembre de 1941. Además de poeta es narradora, traductora y ensayista uruguaya. Estudió literatura comparada. Ha efectuado traducciones principalmente de Clarice Lispector. Ha publicado varios libros, entre ellos: “Evohé” 1971, “Diáspora” 1976, “Lingüística general” 1979, “Babel bárbara” 1991, “Aquella noche” 1996, entre otros.

Donde esté en ocasiones es ella, como recuerdo, como necesidad. Dónde estás, en ocasiones soy yo.

@LauraAlessR

371. Un pensamiento

Poema #371

Un pensamiento

Un pensamiento fijo
tu rostro modela
y tu vida concentra en torno a él
como la piedra
el agua, toda intacta, de la fuente.

Tu vida no es más que pensamiento
que lentamente se va haciendo fuerte

Tus ojos, deslumbrados ante la belleza,
presienten una forma no encontrada,
y tus manos revelan
algo del pensamiento.

Toda tú te vas haciendo de ti misma,
como la lluvia hace sobre el naranjo con el sol una tela
y como la noche con la sombra
una rosa en torno de la estrella.

Te adelgazas junto a tu pensamiento,
como en la fría plata del candelabro la llama inquieta,
con un afán perpetuo de esconderte a ti misma…

Pero en todo te revelas.

Fernando Paz Castillo

Poeta, crítico literario y diplomático venezolano. Nació en Caracas el 11 de abril de 1893. Cofundador de la revista “Cultura” y miembro fundador del Círculo de Bellas Artes. A partir de 1936 inició una larga carrera diplomática por numerosos países de Europa y América. El 28 de octubre de 1965 ingresó como Miembro de Número en la Academia Venezolana de la Lengua, y en 1967 recibe el Premio Nacional de Literatura. Algunas de sus obras más conocidas son: “La voz de los cuatros vientos”, “Reflexiones de atardecer”, “Signo”, “Entre pintores y escritores”, entre otras. Fallece el 30 de julio de 1981.

Un pensamiento. Trazos para un lienzo, esbozo de la memoria. Conjunción armónica de líneas que forman un encuentro.

@LauraAlessR

168. Somari

Poema #168.

Somari.

No entiendo por qué escribo estos versos

si sé muy bien que otros los escribieron por mí

Pero ellos

¿en qué pensaban cuando los escribían?

Gustavo Pereira.

Hemos publicado varios poemas de este poeta y ensayista venezolano nacido en 1940 en Margarita. Ha obtenido numerosos premios como el Nacional de Literatura (2000), el Ramos Sucre (1997) y el Víctor Valera Mora (2011). Es autor de una extensa obra poética y literaria, con más de una treintena de libros publicados.

Gustavo Pereira dijo en una entrevista que le hizo Ramón Ordaz: “con esa palabra [somari] quise nominar un tipo de poema caracterizado por su brevedad y al mismo tiempo por su frescura, su espontaneidad. Me pareció pretencioso decirle poema a aquello. No podía decirle tampoco hai-ku ni tanka, porque estas formas tradicionales de la poesía japonesa responden a métrica y formas específicas. He podido decir también kipo o talu. Mi propósito era identificar un pequeño instrumento apto para ser leído con la prontitud que esta complicada sociedad exige, pero que al mismo tiempo no fuese tan… vamos a decir, inofensivo.”

Escribimos palabras que ya otros han escrito, temas que otros ya han realizado a lo largo de la historia, pero aún así lo volvemos a hacer, ¿por qué? Por saber, quizás, lo que ellos pensaban, lo que ellos sentían, en esos momentos. Porque la historia humana no es siempre acumulativa, sino que cada hombre ha de vivirla y aprenderla por sí mismo y a su manera. Quizás aunque parecidas, siempre son diferentes.

@SaetasdeLuis

163. Los escritos vuelan

Poema #163

Los escritos vuelan

El satén de las páginas que se hojean en los libros modela
…………..una mujer tan hermosa
Que cuando no se lee se contempla a esa mujer con tristeza
Sin atreverse a hablarle sin atreverse a decirle que es tan hermosa
Que lo que se va a saber no tiene precio
Esta mujer pasa imperceptiblemente entre un rumor de flores
A veces se vuelve en medio de las estaciones impresas
Para preguntar la hora o mejor aún simula contemplar unas
…………… joyas bien de frente
Como no hacen las criaturas reales
Y el mundo se muere una ruptura se produce en los anillos de aire
Un desgarro en el lugar del corazón
Los diarios de la mañana traen cantantes cuya voz tiene el color de la
arena en las riberas tiernas y peligrosas
Y a veces los de la tarde dan paso a muchachas que conducen
…………… animales encadenados
Pero lo más bello está en el intervalo de ciertas letras
Donde unas manos más blancas que el cuerno de las estrellas a mediodía
Saquean un nido de blancas golondrinas
Para que llueva siempre
Tan bajo tan bajo que las alas no puedan ya mezclarse
Unas manos por donde se sube hasta unos brazos tan leves
…………….que el vapor de los prados en sus graciosas volutas por
…………….encima de los estanques es su imperfecto espejo
Unos brazos que no se articulan más que con el peligro excepcional de un
……………………………………………………………………………  cuerpo hecho para el amor
Cuyo vientre llama a los suspiros desprendidos de los                       matorrales llenos de velos
Y que sólo tienen de terrestre la inmensa verdad helada de los trineos de
…………………………………………………………..miradas sobre la extensión toda blanca
De lo que no volveré a ver más
A causa de una venda maravillosa
Que es la mía en el juego de la gallina ciega de las heridas

André Breton

Poeta francés. Nacido el 19 de febrero de 1896. Escritor, ensayista y teórico francés. Fundador y principal referente del movimiento artístico denominado surrealismo.  Autor de dos manifiestos surrealistas además de diversas obras sobre el automatismo. Desde muy joven trabó amistad con importantes figuras intelectuales de Francia convirtiéndose en el gran impulsor del surrealismo y el dadaísmo.

Surrealismo. Asociación sin pasar por la razón. Estas páginas sueltas son enlaces de imágenes donde una mujer, quizás las mujeres, las criaturas, las flores, las manos y las letras habitan. Allí o aquí, habitan. A tiempo, sin tiempo, en un mundo que no se vuelve a ver. Mundo que se dibuja y desdibuja, que es todo y nada. Pureza del pensamiento, ¿Quizás libertad?

Hoy cumpleaños de Salvador Dalí, pintor representante del surrealismo. Una de sus obras acompaña al poema.

@LauraAlessR

143. El agua ensimismada

Poema #143

El agua ensimismada

                                                    Para Edison Simons

El agua ensimismada
¿piensa o sueña?
El árbol que se inclina buscando sus raíces,
el horizonte,
ese fuego intocado,
¿se piensan o se sueñan?
El mármol fue ave alguna vez;
el oro, llama;
el cristal, aire o lágrima.
¿Lloran su perdido aliento?
¿Acaso son memoria de sí mismos
y detenidos se contemplan ya para siempre?
Si tú te miras, ¿qué queda?

María Zambrano

Filosofa, ensayista y poeta española nacida el 22 de abril de 1904. Realizó sus primeros estudios en Segovia. En Madrid estudió Filosofía y Letras con  García Morente y Ortega y Gasset. Finalizada la Guerra Civil, salió de España, exiliándose inicialmente en París, allí conoció a Albert Camus y René Char. Luego vivió en México, La Habana y Roma, escribiendo algunas de sus obras más importantes: “Los sueños y el tiempo”, “Persona y democracia”, “El hombre y lo divino”,  “Pensamiento y Poesía”, entre otros. En 1988 fue reconocida su obra con  el Premio Príncipe de Asturias y el Premio Cervantes. Falleció en Madrid, el 6 de febrero de 1991.

Reflexionar… Lo elemental se considera detenidamente a sí mismo. ¿Puede la materia pura volver hacia sí misma? Cuando ella cambia, se transforma, entonces reflexiona. ¿Se piensa o se sueña? Se piensa porque reconoce su origen o se sueña porque algún mensaje originario ha quedado en su materia, un mensaje que no sucumbe ante el cambio. ¿Al contemplarse se reconoce? Quedará en nosotros algo de memoria elemental, ¿nos reconocemos?

@LauraAlessR

103. Voces (fragmento)

Poema #103

Voces (fragmento)

Silencio:
una hoja se hunde
en el agua clara.

­­­___

La noche es larga;
el sonido del agua
dice lo que pienso.

___

Escuchamos los insectos
y las voces humanas
con distintos oídos.

Issa Kobayashi

Seudónimos del poeta japonés Kobayashi Nobuyuki.  Nació el 15 de junio de 1763.  Es famoso como autor de haiku. Su familia se dedicaba a la agricultura. Tuvo una infancia infeliz, ya que fue maltratado por su madrasta. En Tokio conoce el haiku y escribe bajo diferentes seudónimos. No tuvo una vida feliz, ya a los cincuenta años vio morir a sus cuatro hijos y a su esposa. Muere en la absoluta pobreza el 5 de enero de 1827.

Entre la sencillez y la naturaleza se escriben estos haikus. Parecen pensamientos que se lanzan al aire cargados de la mirada de un instante. Despiertan el oído a aquello que musita siempre debajo del mundo, del día a día, allá afuera, aquí dentro…

@LauraAlessR