519. Detener la palabra…

Poema #519

Detener la palabra…

Detener la palabra
un segundo antes del labio,
un segundo antes de la voracidad compartida,
un segundo antes del corazón del otro,
para que haya por lo menos un pájaro
que puede prescindir de todo nido.

El destino es de aire.
Las brújulas señalan uno solo de sus hilos,
pero la ausencia necesita otros
para que las cosas sean
su destino de aire.

La palabra es el único pájaro
que puede ser igual a su ausencia.

Roberto Juarroz

Fue un ensayista, traductor y crítico literario argentino. Nació el 5 de octubre de 1925. Fue miembro de número de la Academia Argentina de Letras y catedrático universitario por más de treinta años. La parte más importante de su obra está reunida en un volumen numerado bajo el título de Poesía vertical. Fallece el 31 de marzo de 1995. Publicado anteriormente en Trazos de la memoria.

Detener la palabra un segundo antes para que nazca lo imposible. Entre la evocación y el silencio habita el instante de creación, el refugio de la imagen. Esperar para que palabra y su expresión sean realmente sustancia de la imaginación.

@LauraAlessR

Anuncios

340. Nieve

Poema #340.

Nieve.

 

Retrocede, combate

hacia atrás, corazón mío.

Cíñete al amor, queda

activo en cuerpos, en

materiales amantes.

Olvida la nieve, vive

con los tuyos, desciende

a la ternura. Este

es tu país.

¡Oh la sed, oh la sed!

¿Por qué este mismo fuego

me empuja hacia la nieve?

Subir, subir al agua

eterna donde viven

la claridad y el frío.

Un sueño: cumbre inmóvil.

Nada y luz. Nadie, nadie.

Oh Dios, si sólo un pájaro

me visitase en esta

región de libertad.

Atrás, puros espacios,

belleza inhabitable.

vuelva la sed a su

origen en el fuego.

 

Antonio Gamoneda.

Poeta español nacido en Oviedo en 1931. Ha vivido desde los 3 años en la ciudad de León. Fue parte de la resistencia intelectual al Franquismo. Ha publicado una considerable obra ensayística y poética que le ha valido varios premios, entre ellos el Cervantes, en el año 2006, y el Premio Nacional de Poesía en 1988.
Podríamos trazar una línea entre los elementos opuestos. El origen de la sed que nos acompaña: el fuego, externo e interno. Nos invita a olvidar la nieve, a ceñirnos al amor, a buscar el agua eterna. La nada luminosa de la libertad en la nieve, la sed que da el fuego y que la transforma en agua, que busca el encuentro, aunque fuese de sólo un pájaro. ¿Qué región es más inhóspita, inhabitable, para nosotros? La palabra, como la nieve, cae, se condensa, y nuestra sed la vuelve agua que nos sacia.

@SaetasdeLuis

264. Pájaro

Poema #264.

Pájaro.

 

Un pájaro elegante,

patas delgadas, cola interminable,

viene

cerca de mí, a saber qué animal soy.

 

Sucede en Primavera,

en Condé-sur-Iton, en Normandía.

Tiene una estrella o gota

de cuarzo, harina o nieve

en la frente minúscula

y dos rayas azules lo recorren

desde el cuello a la cola,

dos líneas estelares de turquesa.

 

Da minúsculos saltos

mirándome rodeado

de pasto verde y cielo

y son dos signos interrogativos

esos nerviosos ojos acechantes

como dos alfileres,

dos puntas negras, rayos diminutos

que me atraviesan para preguntarme

si vuelo y hacia dónde.

Intrépido, vestido

como una flor por sus ardientes plumas,

directo, decidido

frente a la hostilidad de mi estatura,

de pronto encuentra un grano o un gusano

y a saltos de delgados pies de alambre

abandona el enigma

de este gigante que se queda solo,

sin su pequeña vida pasajera.

 

Pablo Neruda.

Este poeta nació en Chile en el año 1904 y murió en 1973. Es considerado uno de los artistas más influyentes del siglo XX; publicó una extensa obra poética y fue un activista político, senador, miembro del Comité Central del Partido Comunista, precandidato a la presidencia de su país y embajador en Francia. Este poema pertenece a “Jardín de invierno”, textos que fueron escritos en los años 1971-1973 durante los que fue embajador plenipotenciario en Francia, representando al gobierno izquierdista de Salvador Allende. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura de Chile en 1945 y recibió el Premio Nobel de Literatura en 1971.

Una pequeña vida pasajera, un instante, un pájaro que se nos acerca preguntándonos qué somos -una respuesta que no solemos conocer-; el ave salta, se acerca, nos permite detallarla mientras nos detalla. Perdemos importancia y pasa a algo más –a un grano o un gusano– y la vida continúa, y seguimos sin saber bien qué animal somos, pero admirados por la elegancia de un pequeño e intrépito pájaro.

@SaetasdeLuis

139. Cara a cara

Poema #139

Cara a cara

En febrero lo vivo estaba inmóvil.

Los pájaros preferían no volar y el alma

roía en el paisaje como un barco

roza en el muelle al cual está amarrado.

Los árboles nos daban la espalda.

La altura de la nieve se medía con juncos.

Envejecían las huellas de pasos sobre el hielo.

Se derretía el lenguaje bajo un toldo.

 …

Un día algo llegó hasta la ventana.

Se detuvo el trabajo, yo levanté la vista.

Los colores ardían. Todo se dio vuelta.

El mundo y yo dimos un salto el uno hacia el otro.

Tomas Tranströmer

Poeta sueco nacido en Estocolmo, el 15 de abril de 1931. Es psicólogo, poeta y traductor. Su obra ha sido traducida en más de 50 lenguas. Entre sus poemarios podemos nombrar: El cielo a medio hacer (1962), La barrera de la verdad (1978), La plaza salvaje (1983), entre otros. Ha sido galardonado con numerosos premios, entre los cuales destaca el Premio Nobel de Literatura 2011. Se dice que su poesía toma como temas importantes la cotidianidad y lo natural. Ya publicados aquí dos poemas de él: “De marzo del ’79″ y “Garabatos de fuego”.

Poesía que entra por la ventana. Allá fuera de pronto brilla el mundo, entonces que entren los colores a casa y que se renueve el lenguaje. Hablar, ser, sentir al compás de la naturaleza. Materia cambiante que nos enseña cómo vivir el tiempo. Cambiar con ella, morir y renacer con ella.

Bien es cierto que hay tiempos en que pareciera detenerse el mundo, lo vivo queda inmóvil y el lenguaje se derrite, aún en esos momentos el sentimiento habla acompasado a la naturaleza, tiene algo que decir tanta quietud. Sin embargo, se deviene el cambio y uno de repente levanta la mirada, la pausa es ahora salto, “algo llegó hasta la ventana”.

@LauraAlessR

97. Salvación

Poema #97

Salvación

Se fuga la isla.

Y la muchacha vuelve a escalar el viento

y a descubrir la muerte del pájaro profeta.

Ahora

es el fuego sometido.

Ahora

es la carne

…la hoja

…la piedra

perdidas en la fuente del tormento

como el navegante en el horror de la civilización

que purifica la caída de la noche.

Ahora

la muchacha halla la máscara del infinito

y rompe el muro de la poesía.

Alejandra Pizarnik

Poeta argentina nacida en Buenos Aires el 29 de abril de 1936.  Es representante del surrealismo poético.   Titulada por la Universidad de Buenos Aires en Filosofía y Letras. Fallece el 25 de septiembre de 1972 debido a una intensa depresión. Anteriormente aquí sus poemas: “L’obscurité des eaux” y “Naufragio inconcluso“.

Intemperie que vuelve, en carne, en hoja y en piedra. Vuelve para purificar la noche, en fuga y en fuego sometido. Entonces es claro, para salvarse es necesario encontrar “la máscara del infinito / y romper el muro de la poesía”, sin suelo, sin nombre.

@LauraAlessR