137. Orfeo

Poema #137

Orfeo

Orfeo, lo que de él queda (si queda),
lo que aún puede cantar en la tierra,
¿a qué piedra, a cuál animal enternece?
Orfeo en la noche, en esta noche
(su lira, su grabador, su cassette),
¿para quién mira, ausculta las estrellas?
Orfeo, lo que en él sueña (si sueña),
la palabra de tanto destino,
¿quién la recibe ahora de rodillas?

Solo, con su perfil en mármol, pasa
por entre siglos tronchado y derruido
bajo la estatua rota de una fábula.
Viene a cantar (si canta) a nuestra puerta,
a todas las puertas. Aquí se queda,
aquí planta su casa y paga su condena
porque nosotros somos el Infierno.

Eugenio Montejo

Poeta y ensayista venezolano, nació en Caracas, el 19 de octubre de 1938. En 1998 le fue concedido el Premio Nacional de Literatura y en  2004 el Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo. Fue fundador de muchos proyectos importantes como las revistas “Poesía” y “Zona Tórrida” de la Universidad de Carabobo. Se han publicado varios de sus poemas anteriormente en Trazos de la memoria. Fallece en Valencia, el 5 de junio de 2008.

Si alguno queda, alguno que aún mire las estrellas, uno de esos que pedía deseos. Si queda alguno que escuche, que reciba, la poesía (su música) a pesar del tiempo, a pesar del olvido. ¿De qué sirve su canto? (si es que aún nos canta). Por favor, que alguien lo escuche y le devuelva su amor, porque si esto es el infierno ¿qué estamos haciendo con su poesía?

@LauraAlessR

Anuncios

121. Sueño que soy la muerte de Orfeo

Poema #121

Sueño que soy la muerte de Orfeo

Camino rápidamente a través de las estrías de luz y sombra
que arroja una arcada

Soy una mujer en la plenitud de la vida, con ciertos poderes
y estos poderes limitados severamente
por autoridades a las que pocas veces veo el rostro.
Soy una mujer en la plenitud de la vida
que conduce a su poeta muerto en un Rolls-Royce negro
por un paisaje de crepúsculo y espinas.
Una mujer con una cierta misión
que la dejará intacta si se obedece al pie de la letra.
Una mujer con los nervios de una pantera
una mujer con contactos entre los Ángeles del Infierno
una mujer que siente la grandeza de sus poderes
en el preciso momento en que no debe usarlos
una mujer comprometida con la lucidez
que ve, a través de la confusión, los fuegos humeantes
de estas calles subterráneas
a su poeta muerto aprendiendo a caminar hacia atrás, contra el viento,
por el lado equivocado del espejo.

Adrienne Rich

Poeta norteamericana. Nació en Baltimore en 1929. Fue intelectual, crítica y activista lesbiana. Casada con Alfred H. Conrad, participó en movimientos feministas y publicó “Necessities of Life”, “Selected Poems” en 1967,”Leaflets” en 1969, “Time’s Power” en 1989,  entre otros. Fallece el 28 de marzo de 2012. Gracias poeta.

¿Dónde he de encontrarme con mi poeta muerto? ¿Dónde está la imagen que me diferencia del reflejo? Hay caminos que son para recorrerse en solitario, tal vez con alguna que otra sombra. Es que quizás, viene el reconocimiento de sí mismo en el momento en que se pisa la última línea de la lucidez. ¿Soy yo, entonces, quien apagó su lira?

@LauraAlessR