566. Romance de la luna, luna

Poema #566.

Romance de la luna, luna.

 

La luna vino a la fragua

con su polisón de nardos.

El niño la mira mira.

El niño la está mirando.

En el aire conmovido

mueve la luna sus brazos

y enseña, lúbrica y pura,

sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.

Si vinieran los gitanos,

harían con tu corazón

collares y anillos blancos.

 

Niño, déjame que baile.

Cuando vengan los gitanos,

te encontrarán sobre el yunque

con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,

que ya siento sus caballos.

Niño, déjame, no pises

mi blancor almidonado.

 

El jinete se acercaba

tocando el tambor del llano.

Dentro de la fragua el niño,

tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,

bronce y sueño, los gitanos.

Las cabezas levantadas

y los ojos entornados.

 

Cómo canta la zumaya,

¡ay cómo canta el árbol!

Por el cielo va la luna

con un niño de la mano.

 

Dentro de la fragua lloran,

dando gritos, los gitanos.

El aire la vela, vela.

El aire la está velando.

 

Federico García Lorca.

mportante miembro de la Generación del 27. Poeta, prosista y dramaturgo español, nacido en Granada en 1898 y ejecutado en 1936 tras la sublevación militar de la guerra civil española, por su afinidad con el Frente Popular y por ser abiertamente homosexual. Con este poema abre su “Romancero gitano”, libro de amplio reconocimiento y que contiene algunos de sus más populares poemas.

Lo sabemos: la luna nos ha hipnotizado desde el origen de los tiempos, sus cambios nos hablan de nosotros mismos, ella nos refleja y nos altera, nos define. La luna parece aquí, en este romance, arrullar al niño, arrancarle lentamente la vida, que queda fuera del alcance de sus gitanos, incapaces de alcanzarlo antes de que cierre los ojos. La historia, muchas veces contada y muchas veces vivida, se vierte en una nueva forma, en las palabras de García Lorca.

@SaetasdeLuis

Romancero Gitano

Romancero gitano de Federico García Lorca, en Trazos de la memoria

Anuncios

354. Kyrie

Poema #354.

Kyrie.

 

A veces, mi vida abría los ojos en la oscuridad.

Una sensación como de multitudes ciegas e inquietas,

que pasan por las calles camino de un milagro,

mientras yo, invisible, permanecía inmóvil.

 

Como el niño que se duerme con miedo

escuchando los pasos pesados del corazón.

Largo tiempo, hasta que la mañana pone sus rayos en la

cerradura

y se abren las puertas de la oscuridad.

 

Tomas Tranströmer.

Psicólogo, traductor y escritor sueco nacido en Estocolmo en 1931. En el año 2011 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura “porque a través de sus imágenes condensadas y translúcidas nos permite el acceso a la realidad”. Su obra ha sido traducida a más de 50 lenguas. Este poema pertenece a su segundo poemario, “Secretos en el camino”, de 1958.

Oscuridad y luz: pueden ser tanto grandes e inasibles conceptos, como realidades cercanas y que todos conocemos bien. Nos definimos y nos situamos entre sus extremos, que nos resultan inevitables, y nos inclinamos hacia alguno en particular. La oscuridad suele hacerse eterna cuando somos niños, cuando su enigma y su imposibilidad nos aterran y no podemos dejar ni una luz encendida. Nos encontramos, entonces, con la quietud, nuestros latidos, y todos los sonidos que la componen, hasta que vuelve la mañana. De adultos, puede que nos pase esto también con la luz, en la que también es posible perderse.

Los invito a indagar sobre el título del poema.

@SaetasdeLuis