355. Quisiera ser un número y no una palabra…

Poema #355

Quisiera ser un número
y no una palabra
descifrar el infinito en un teorema
sin hacerlo leitmotiv de algún verso vagabundo
haber llegado al mundo en autostop
para no tener que imaginar
que tal o cual estrella me ha parido
atravesar la calle para tomar el bus
sin pensar qué tanto besan mis pies al pavimento
perder el sueño
por culpa del canal porno
no por andar buscándole razones a la soledad
al hambre a la muerte
a veces me gustaría
insultar al sacerdote que me cobra ..  sus minutos . . de silencio
a lo mejor es para el pan .. padrenuestro
y desnudar con la mirada a mi amante
adiós a la camisa . . no . . que me la quite él . . pienso
definitivamente
quisiera ser robot y no misterio
quisiera ser fórmula exacta  . color primario  disolvente  . chip
cambio los ojos por tarjeta de vídeo
quisiera ser pentium y no mujer

Natasha Tiniacos

Poeta Venezolana. Ya publicados varios poemas de ella en Trazos de la memoria. Licenciada en Letras. Este poema pertenece a su poemario “Mujer a fuego lento” con el cual gana el I Premio Nacional Universitario de Literatura 2004, mención poesía. Actualmente cursa estudios de posgrado en la Universidad de Carolina del Sur.

A veces pienso… (He allí la continuidad del misterio). A veces quisiera… (He aquí la búsqueda del cambio). En el deseo y en la palabra, encuentra (si puedes) la definición de mujer.

@LauraAlessR

153. La guerra

Poema #153

La guerra

La guerra entre tu pantalón de fique y mi falda de aire

La guerra entre tu trago de ron y mis señales de tránsito

La guerra entre tus dedos presurosos y mi piel enciclopédica

La guerra entre tus gemidos guturales y mi silencio

La guerra entre tu necesidad y mi quimera

La guerra

entre los dos

sin pólvora ………. sin coalición ni daños colaterales

La guerra …………. Victoria

por tratar de entendernos

Natasha Tiniacos

Poeta venezolana, nacida en Maracaibo en 1981. Licenciada en Letras. Este poema pertenece a su poemario “Mujer a fuego lento”  con el cual gana el I Premio Nacional Universitario de Literatura 2004, mención poesía. Actualmente cursa estudios de posgrado en la Universidad de Carolina del Sur. Ya publicados otros dos poemas de esta poeta aquí.

Complementos. Complementos en guerra. El amor, la vida misma en eterno contraste, debatiéndose el punto medio en una gran balanza.  La balanza del mundo, la balanza que creemos nos mantiene, sostiene, sin perder la posibilidad de inclinarla con voluntad, con deseo, con intentos… Líneas que caminan en un Tai Chi, dos cuerpos que se reconocen en la diferencia, dos cuerpos en lucha por el mismo objetivo. Ellos por tratar de entenderse… nosotros en pugna por la diferencia que nos une.

@LauraAlessR

87. Yo soy una mujer…

Poema #87

Yo soy una mujer ….. lo he dicho mil veces

Yo soy una mujer de palabras rotas …. de eclipses hormonales

de chillidos en lo adentro

observa mi pecho tembloroso …. palpitante

es mi corazón a pleno andar

galopando descalzo a lo largo de lo indecible

Yo soy una mujer ………… lo repito

el calor descose el final de mi bluejean recién comprado

el último vocablo empaña mi parabrisas

el aire me duele

es tu maldita costumbre

y hechizo larvario de regresar a mi memoria

Yo soy una mujer …… suficiente

me quedo con la silueta poco definida del que empieza a vivir

me quedo fugitiva

secretamente rendida a mis pechos diminutos

Y soy una

mujer a fuego lento

Natasha Tiniacos

Poeta Venezolana. Publicado anteriormente su poema: “Poder federal“. Licenciada en Letras. Este poema pertenece a su poemario “Mujer a fuego lento”  con el cual gana el I Premio Nacional Universitario de Literatura 2004, mención poesía. Actualmente cursa estudios de posgrado en la Universidad de Carolina del Sur.

“Y soy una / mujer a fuego lento”. Este poema me recorre y susurra constantemente. Lo vulnerable y perennne del fuego, ese elemento que engendra, que arde, que mata. El elemento maestro en la huella, la marca. Esto que es y que está, que arde en mi escencia. Es que el fuego lento se instala en el cuerpo, en la mente… de huella dimunuta pero imperecedera. Allí donde me quedo fugitiva y eterna. Este fuego especialista en las contradicciones de mi pecho palpitante. Este fuego abrasador que excita y sacia. El fuego que narran esas cenizas.

@LauraAlessR

39. Poder federal

Poema #39

Poder federal

En un lugar oscuro con plagas de otros    olores de otros

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: /música de otros

declaro los pliegues de mi falda y pido exilio a tu silencio

:::::::::::::::::::::::::::::

Todo un ejército armado me arrincona    me registra

me advierte que eres un país impenetrable

 ::::::::::::::::::::::::::::::::

Confieso que sólo tengo pasaporte para el Ritz

notas de jazz en la escopeta  y un Bloody Mary que se desangra

:::::::::::::::::::::::::::::::

La baranda de la escalera me conduce hacia ti

y es ahora cuando conozco el trecho de lo infinito

Natasha Tiniacos

:::::::::::::::::::

Poeta venezolana, nacida en Maracaibo en 1981. Licenciada en Letras. Este poema pertenece a su poemario “Mujer a fuego lento”  con el cual gana el I Premio Nacional Universitario de Literatura 2004, mención poesía. Actualmente cursa estudios de posgrado en la Universidad de Carolina del Sur.

Hacia ti… Entre todo y ante todos, por el camino andado, los permisos pedidos (exigidos) y lo que soy (lo que aún me queda) voy hacia ti.

¿Quién pone las distancia entre dos? ¿Cómo se mide? Uno es el buscador y el otro el encontrado (a veces). El primero pide, ruega o recama un pase (un espacio en ti) pero el segundo no sabe realmente cuándo da acceso, en qué momento ese otro se instala.

Y llegas, y la distancia se vuelve tiempo, donde ese infinito ante el otro apenas se abre. Es entonces, una apuesta o una renuncia. Y te preguntas: ¿Aún queda algo por perder? yo recuerdo una y otras vez: “notas de jazz en la escopeta y un Bloody Mary que se desangra”.

 @LauraAlessR