466. Lo nuestro

Poema #466.

Lo nuestro.

 

Tuyo es el tiempo cuando tu cuerpo pasa

con el temblor del mundo,

el tiempo, no tu cuerpo.

Tu cuerpo estaba aquí, tendido al sol, soñando,

se despertó contigo una mañana

cuando quiso la tierra.

 

Tuyo es el tacto de las manos, no las manos;

la luz llenándote los ojos, no los ojos;

acaso un árbol, un pájaro que mires,

lo demás es ajeno.

Cuanto la tierra presta aquí se queda,

es de la tierra.

 

Sólo trajimos el tiempo de estar vivos

entre el relámpago y el viento;

el tiempo en que tu cuerpo gira con el mundo,

el hoy, el grito delante del milagro;

la llama que arde con la vela, no la vela,

la nada de donde todo se suspende,

-eso es lo nuestro.

 

Eugenio Montejo.

Poeta y ensayista venezolano (1938-2008), profesor universitario, diplomático, gerente literario de la Editorial MonteÁvila. En el año 2004 recibió el Premio Nacional de Literatura. Desarrolló varios heterónimos entre los que destacan Blas Coll y Eduardo Polo. Este poema pertenece a su poemario “Adiós al siglo XX”, cuya primera edición fue publicada en Lisboa en 1992, seguida de una edición en Sevilla cinco años después, y una en Bogotá en el año 2000.

¿Qué es nuestro de la vida que transcurre? ¿Podemos decir, siquiera, que el tiempo que se nos escurre entre las manos segundo a segundo nos pertenece? Quizás la memoria, mientras la tenemos, quizás la imaginación, las ideas, las palabras… cicatrices marcadas en la piel que no es nuestra, ¿qué es lo nuestro, si el tiempo también se nos escapa?

@SaetasdeLuis

Anuncios

454. Noches blancas

Poema #454.

Noches blancas.

 

No hay nadie aquí,

y el cuerpo dice: todo lo dicho

no debe ser dicho. Pero nadie

es un cuerpo igualmente, y lo que el cuerpo dice

nadie lo oye

excepto tú.

 

Nevada y noche. La repetición

de un asesinato

entre los árboles. La pluma

se mueve sobre la tierra: qué ocurrirá

lo ignora, y la mano que la sostiene

ha desaparecido.

 

No obstante, escribe.

Escribe: en el principio,

entre los árboles, un cuerpo vino caminando

desde la noche. Escribe:

la blancura del cuerpo

es del color de la tierra. Es tierra,

y la tierra escribe: todo

es del color del silencio.

 

Yo no estoy aquí. Nunca he dicho

lo que tú dices

que he dicho. Y, cada noche,

desde el silencio de los árboles, sabes

que mi voz

viene caminando hacia ti.

 

Paul Auster.

Poeta y ensayista norteamericano. Nació en 1947 y reside actualmente en Nueva York. Obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en el año 2006. Estudió literatura italiana, francesa e inglesa en la Universidad de Columbia, Nueva York. Ha traducido a múltiples escritores franceses como Mallarmé, Sartre y Joubert.

La blancura del nadie, de la nada, del silencio. Una escritura sobre la noche que camina hacia delante, hacia ti, hacia nosotros. Hagamos caso: no hay nadie aquí, todo lo dicho no debe ser dicho.

@SaetasdeLuis

414. Hoy mismo

Poema #414.

Hoy mismo.

 

Mira las cosas que se van,

recuérdalas,

porque no volverás a verlas nunca.

 

José Emilio Pacheco.

 

Poeta, ensayista, cuentista, novelista y traductor mexicano. Nace en 1939. Coedita las principales revistas literarias de los años sesenta mexicanos, obtiene los Premios Nacionales de Poesía y Periodismo, así como el Octavio Paz, y escribe una extensa obra. En el año 2009 le otorgan el Premio Cervantes. Este poema, breve y con vestigios de otros poetas elementales, pertenece a la cuarta parte de Irás y no volverás.

Nada sucede dos veces, diría Szymborska, y lo que fue no volverá a ser, ni volveremos a verlo nunca. Recuérdalas, nos recomienda el poema, aunque otro poeta nos diría que el recuerdo es una traición de la naturaleza. Nada volverá de la misma manera -ni siquiera tú- así que hoy mismo mira las cosas, vívelas.

@SaetasdeLuis

390. Lo no dicho

Poema #390.

Lo no dicho.

 

ahora empezamos la conversación

las palabras ocultan

lo que ha pasado

antes

más allá de nosotros

sin salida

 

todavía no lo sabes

 

extiendes los brazos

piensas que estoy

en el mismo lugar

en que me dejaste

 

miras alrededor

te alejas

por un callejón sin salida

 

estás ahí

inmóvil poco clara

la verdad llega despacio

a tu corazón

 

nuestras palabras se quedan sin techo

 

Tadeusz Rózewicz.

 

Nace en Polonia en el año 1921, poeta y escritor perteneciente a la primera generación que nació y creció después de la independencia de su país en 1918. Ha escrito una extensa obra, incursionando en múltiples géneros literarios, y ha recibido una considerable cantidad de premios y menciones significativos a lo largo de su carrera. Este poema pertenece a Siempre fragmento, poemario publicado en 1996.

Las palabras no dichas nos aplastan de intemperie, de vastedad inexorable. Podemos intentar comenzar de nuevo la conversación, pero la inexistencia nos abruma. Caemos en cuenta de que ya no hay salida, no hay palabras, no estamos en ningún lugar.

@SaetasdeLuis

262. XIII [Leve, leve, muy leve,]

Poema 262.

XIII.

 

Leve, leve, muy leve,

un viento muy leve pasa,

y se va, siempre muy leve.

Y no sé lo que pienso

ni procuro saberlo.

 

Alberto Caeiro.

 

Heterónimo de Fernando Pessoa. Es considerado el “Maestro” por todos los del “grupo” de heterónimos, incluyendo al mismo Pessoa. Fue un personaje campesino, que recibió sólo la educación primaria, que creía en la naturaleza y en la ausencia de toda filosofía. No escribió prosa porque alegaba que sólo a través de la poesía podía dar cuenta de la realidad.

Dejar de pensar, dejar de saber, sólo dedicarnos a sentir y percibir todos los detalles de la vida, lo que pasa, lo que existe. Nada más.

@SaetasdeLuis

133. El interrogador

Poema #133

El interrogador

No pregunto por las glorias ni las nieves,
quiero saber dónde se van juntando
las golondrinas muertas,
adónde van las cajas de fósforos usadas.
Por grande que sea el mundo
hay los recortes de uñas, las pelusas,
los sobres fatigados, las pestañas que caen.
¿Adonde van las nieblas, la borra del café,
los almanaques de otro tiempo?
Pregunto por la nada que nos mueve;
en esos cementerios conjeturo que crece
poco a poco el miedo,
y que allí empolla el Roc.

Julio Cortázar

Nacido en Ixelle (Bruselas) en 1914, de padres argentinos. Aunque  es conocido como intelectual argentino, se nacionalizó francés. Lo nombran “maestro del relato corto”, escribió cuentos, poemas, letras para tangos, entre otros. Fallece en París el 12 de febrero de 1984. Publicados anteriormente en el blog: “Para leer en forma interrogativa” y “Después de las fiestas”.

Un cementerio donde se acumulan las pequeñas cosas. Como deposito de la imaginación, como un hueco en la nada, donde reposan las insignificancias. Esos detalles que alguien de pronto mira y pueden convertirse en un germen, el principio de un universo imaginado.  El lugar de las sombras, del miedo, del otro. Me pregunto.

@LauraAlessR