597. Vaivén

Poema #597

Vaivén

El mar mantiene su vaivén
variable, e invariable.

Miro las aguas espumosas
y luego transparentes,
suben y bajan en la playa,
se estrellan en las rocas.

En apariencia son uniformes
en su movimiento,
pero la diversidad reina
en todos sus gestos.

Francisco Gálvez

Poeta español nacido en Córdoba en 1954. Es fundador y editor de la revista de poesía Antorcha de Paja que se editó entre 1973-1983. En la actualidad es director literario de las colecciones de poesía y crítica de Ediciones Litopress, dirige la revista de literatura La Manzana Poética, El Seminario de Poesía y Traducción Poética, y el Aula de Poesía 2016 del Ayuntamiento de Córdoba. Entre los premios recibidos cuenta con el Premio Anthropos de Poesía en 1993 por “Tránsito” y el Premio de Poesía Ciudad de Córdoba Ricardo Molina en 2005 por “El paseante”.

Definitivamente la mar, ella definición de grandeza femenina, de furor y fuerza de mujer. El vaivén de la mar, movimientos de mujer.

@LauraAlessR

Anuncios

384. Vísperas de viaje

Poema #384.

Vísperas de viaje.

 

De nuevo un viaje moviendo de raíz

mi cuerpo como un barco,

de nuevo el grito de otro ignoto horizonte.

Tensos llevo los nervios como jarcias;

las valijas que por años invernaron

puntuales a esta hora se despiertan.

A babor y estribor crece el azoramiento

de pasarelas y silbatos,

aprestos de partida, cosas que se nos quedan.

Difícil escribir a bordo una palabra,

el corazón, sobresaltado, miente.

Mis libros otra vez con sus ojos de perro

me acompañan hasta la puerta.

Quisiera decir adiós con una sola sílaba,

la menos dolorosa,

la más breve.

 

Eugenio Montejo.

Escritor venezolano, poeta y ensayista nacido en Caracas en 1938. Murió en Valencia en el año 2008, después de una considerable obra y de fundar proyectos importantes para las letras venezolanas como lo son las publicaciones “Zona Tórrida” y “Poesía”, con la Universidad de Carabobo. En 1998 obtuvo el Premio Nacional de Literatura, entre otras distinciones. Este poema pertenece a su libro “Adiós al siglo XX”, que vio la luz en Lisboa en 1992, en versión reducida, siendo publicada la primera versión íntegra en Sevilla, en el año 1997.

El adiós se reduce y se hace casi innecesario para este siglo al que ya llevamos unos cuantos años dándole la bienvenida. El movimiento se acentúa, las fronteras se reducen. Pero, siempre, las vísperas de un viaje producen las mismas mareas internas, las mismas sensaciones encontradas -ya con más fuerza, ya con menos-, la misma incertidumbre que da un viaje inesperado. No hay opción, es mucho lo que dejamos tras nosotros, es mucho a lo que hay que decirle adiós.

@SaetasdeLuis

376. La palma

Poema #376.

La palma.

 

En la siesta cálida

ya ni sus abanicos

mueve la palma…

 

José Juan Tablada.

Diplomático, periodista y escritor mexicano, nació en 1871 y falleció en 1945 en la ciudad de Nueva York. Ocupó puestos diplomático en múltiples ciudades del mundo, entre ellas Japón, donde conoció y aprendió la técnica del haikú, que posteriormente introduce a la lengua castellana. Durante dos años que estuvo en París, entró en contacto con las vanguardias poéticas y compuso textos que llamó “poemas ideográficos”. Este poema pertenece a su libro “Un día… poemas sintéticos”, dedicado a Bashō y con una influencia clara del haikú japonés.

La breve precisión de catorce sílabas, para nuestro idioma fragmentadas en tres versos, que buscan transmitir una imagen del mundo a través de una pequeña rendija, abierta con un alfiler. Es poco lo que vemos en la imagen, pero es mucho lo que nos permite ver, si la miramos con atención y dejamos que las posibilidades se expandan.

@SaetasdeLuis

La palma - trazosdelamemoria

La palma, imagen que acompaña al poema de José Juan Tablada.

312. Maravilloso país en movimiento

Poema #312.

Maravilloso país en movimiento.

 

Maravilloso país en movimiento

donde todo avanza o retrocede,

donde el ayer es un impulso o una despedida.

 

Quien no te conozca

dirá que eres una imposible querella.

 

Tantas veces escarnecido

y siempre de pie con esa alegría.

 

Libre serás.

 

Si los condenados

no arriban a tus playas

hacia ellos irás como otros días.

 

Comienzo y creo en ti

maravilloso país en movimiento.

 

Víctor Valera Mora.

Fue un poeta y sociólogo venezolano que nació en Valera en el año 1935 y murió en Caracas en 1984, mucho antes siquiera de ver el fallido golpe de estado que realizó el actual presidente en 1992. Este poemario pertenece a “Canción del soldado justo” (1961) y la postura de su escritor fue siempre de lucha, de transformación social, de apoyo a la izquierda. Militó en el Partido Comunista, lo que le valió 5 años de prisión durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez.

No puedo evitar preguntarme qué hubiese pensado el Chino Valera Mora si hubiese vivido hasta el golpe de estado de 1992, y también si hubiese vivido después, cuando la victoria de Hugo Chávez; también me pregunto qué pensaría hoy, después de unos 14 años de gobierno, qué escribiría, por quién votaría. No hay respuesta para estas preguntas, pero quiero creer que como poeta y sociólogo hubiese sido lo suficientemente abierto de mente y de perspectiva para darse cuenta de que este gobierno que se llama de izquierda no actúa de esa manera, de que su equipo ha devastado al país por más de una década, de que ese camino ha demostrado estar errado y de que hay un camino nuevo que tomar, que hay que buscar una alternativa. Sus versos hablan de cambio -por no usar una palabra que ha sido mal empleada incontables veces- ante gobiernos injustos y creo que el hecho de que sigan siendo válidos demuestra que el gobierno actual no ha obrado bien.

Venezuela es un maravilloso país que hoy, 7 de octubre, está en movimiento. Es un día ideal para comenzar y creer en el país, para creer en un cambio posible, en la reconciliación. Espero que el ayer sea un impulso y una despedida de este régimen político, y que todo comience a avanzar por cuenta de cada uno de nosotros. Tantas veces escarnecido y siempre de pie con esa alegría, este país no puede ser sino libre (queremos creer). Que mis palabras de hoy no sean erradas y que así sea, que mañana el país se despierte con la alternativa de un nuevo presidente dispuesto a unir a los venezolanos, con unos venezolanos dispuestos a unirse y trabajar todos juntos en pos de un país mejor, con un país buscando la paz y el bienestar de sus habitantes.

Algunos de estos poemas políticos también son poemas de amor, de amor por ese país que, quienes lo conocemos, lo sabemos, puede ser mejor; sé que lo será, porque hoy lo veo y quiero creer que seguirá moviéndose, porque el camino apenas comienza con el derecho que se ejerce hoy.

Comienzo y creo en ti, maravilloso país en movimiento.

@SaetasdeLuis

295. Escritura

Poema #295

Escritura

Alguna vez escribiré con piedras,
midiendo cada una de mis frases
por su peso, volumen, movimiento.
Estoy cansado de palabras.

No más lápiz: andamios, teodolitos,
la desnudez solar del sentimiento
tatuando en lo profundo de las rocas
su música secreta.

Dibujaré con líneas de guijarros
mi nombre, la historia de mi casa
y la memoria de aquel río
que va pasando siempre y se demora
entre mis venas como sabio arquitecto.

Con piedra viva escribiré mi canto
en arcos, puentes, dólmenes, columnas,
frente a la soledad del horizonte,
como un mapa que se abra ante los ojos
de los viajeros que no regresan nunca.

Eugenio Montejo

Poeta y ensayista venezolano, nació en Caracas, el 19 de octubre de 1938. En 1998 le fue concedido el Premio Nacional de Literatura y en  2004 el Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo. Fue fundador de muchos proyectos importantes como las revistas “Poesía” y “Zona Tórrida” de la Universidad de Carabobo. Se han publicado varios de sus poemas anteriormente en Trazos de la memoria. Fallece en Valencia, el 5 de junio de 2008.

Volver, como los viajeros que no regresan nunca. Volveremos a escribir con piedras y haremos jeroglíficos. Así, contaremos la historia de nuestra memoria colectiva, de nuestra casa, como un mapa. No más un lápiz, no más palabras. Será música, será movimiento, será esencia pura, sustancia. Pero no lo de antes, no será el pasado, es un inicio. Pasos para recuperar el río, el horizonte y escribir, dibujar, desde la esencia el ahora.

@LauraAlessR

273. Delta

Poema #273

Delta

Si has creído que este escombro es mi pasado
hurgando en él para vender fragmentos
entérate de que ya hace tiempo me mudé
más hondo al centro de la cuestión

Si crees que puedes agarrarme, piensa otra vez:
mi historia fluye en más de una dirección
un delta que surge del cauce
con sus cinco dedos extendidos

Adrienne Rich

Poeta norteamericana. Nació en Baltimore en 1929. Fue intelectual, crítica y activista lesbiana. Casada con Alfred H. Conrad, participó en movimientos feministas y publicó ”Necessities of Life”, “Selected Poems” en 1967,”Leaflets” en 1969, ”Time’s Power” en 1989,  entre otros. Fallece el 28 de marzo de 2012.

Historias. Personas que son del tamaño de su historia, incontenibles como un río amplío y profundo. Personas que son agua en movimiento, con facilidad para trasladarse, dejando un poco de sí en cada cosa que tocan.  No se pueden vender fragmentos de su vida pasada, cada trozo se derrama y se va, fluye.

@LauraAlessR

200. Viento

Poema #200.

Viento.

 

Cantan las hojas,

bailan las peras en el peral;

gira la rosa,

rosa del viento, no del rosal.

 

Nubes y nubes

flotan dormidas, algas del aire;

todo el espacio

gira con ellas, fuerza de nadie.

 

Todo es espacio;

vibra la vara de la amapola

y una desnuda

vuela en el viento lomo de ola.

 

Nada soy yo,

cuerpo que flota, luz, oleaje;

todo es del viento

y el viento es aire siempre de viaje.

 

Octavio Paz.

Poeta, ensayista y diplomático mexicano (1914-1998). Premio Nobel de Literatura en 1990. Su obra abarcó géneros diversos entre los que destacan sus ensayos, textos poéticos y traducciones. Es considerado uno de los más grandes escritores del siglo XX, y en su extensa obra se aprecia un extenso y constante proceso de experimentación con la palabra.

Con la musicalidad del viento que gira y nos mueve, se construye el ritmo del poema. Es necesario exaltar al elemento que nos rige, darle su espacio, su anchura, permitirle que nos eleve. “Nada soy yo”, nada somos, parte de todo, a la vez, y “todo es del viento”, todo se hilvana gracias a él. Nos mantenemos en movimiento, cambiando, experimentando, flotando a la luz con vaivenes que nos señalan distintos caminos. La rosa de los vientos gira, la ruta cambia, todo gira con ella. Es por eso, quizás, que siempre estamos en movimiento, en constante cambio, porque “el viento es aire siempre de viaje“.

@SaetasdeLuis