554. Octava

Poema #554.

Octava.

 

Nunca pudimos entender

lo que más valía la pena:

ni las canciones que cantaba nuestra madre

ni los susurros lejanos en la noche.

Sólo a ti se te concede, poeta,

como si fuera un legado divino,

este inmenso balbuceo

símbolo de profunda grandeza.

 

Nikolai Gumiliov.

Poeta ruso, nació en Kronshtadt en el año 1886. Fue detenido y fusilado en el año 1921. Escribió sus primeros poemas a los ocho años y publicó su primer libro de poesía a los diecinueve. En 1910 se casó con la poeta Anna Ajmátova, con quien inició el movimiento literario llamado “acmeísmo”. Aunque muy joven militó en el marxismo, se declaró monarquista después de la revolución de 1917.

María Zambrano dijo que el poeta era el mensajero de los dioses, de los antiguos y de los modernos, y a la vez es esclavo de una palabra que escapa de él. No es más que alguien que escucha atenta y pacientemente a ese murmullo que subyace constante en nuestras vidas. Es, ciertamente, la labor del poeta balbucear lo impronunciable, articular de alguna manera aquello que percibe más allá de lo perceptible.

@SaetasdeLuis

Anuncios