597. Vaivén

Poema #597

Vaivén

El mar mantiene su vaivén
variable, e invariable.

Miro las aguas espumosas
y luego transparentes,
suben y bajan en la playa,
se estrellan en las rocas.

En apariencia son uniformes
en su movimiento,
pero la diversidad reina
en todos sus gestos.

Francisco Gálvez

Poeta español nacido en Córdoba en 1954. Es fundador y editor de la revista de poesía Antorcha de Paja que se editó entre 1973-1983. En la actualidad es director literario de las colecciones de poesía y crítica de Ediciones Litopress, dirige la revista de literatura La Manzana Poética, El Seminario de Poesía y Traducción Poética, y el Aula de Poesía 2016 del Ayuntamiento de Córdoba. Entre los premios recibidos cuenta con el Premio Anthropos de Poesía en 1993 por “Tránsito” y el Premio de Poesía Ciudad de Córdoba Ricardo Molina en 2005 por “El paseante”.

Definitivamente la mar, ella definición de grandeza femenina, de furor y fuerza de mujer. El vaivén de la mar, movimientos de mujer.

@LauraAlessR

Anuncios

557. Estamos tan intoxicados uno del otro…

Poema #557

Estamos tan intoxicados uno del otro
que de improviso podríamos naufragar,
este paraíso incomparable
podría convertirse en terrible afección.
Todo se ha aproximado al crimen
dios nos ha de perdonar
a pesar de la paciencia infinita
los caminos prohibidos se han cruzado.
Llevamos el paraíso como una cadena bendita
miramos en él, como en un aljibe insondable,
más profundo que los libros admirables
que surgen de pronto y lo contienen todo.

Anna Ajmátova

Poeta rusa (1889-1966). Comienza a escribir poesía a los 11 años. Formó parte del acmeísmo, corriente poética que rompía con el simbolismo (de carácter metafórico) reafirmando el valor semántico de la palabra. Esta corriente formaba parte del renacimiento intelectual en Rusia a principios del siglo XX. Su vida fue trágica ya que sufrió los embates de la revolución rusa de 1917.

Y si la historia estuviera justificada, si Desdémona efectivamente hubiera engañado al moro. Si el crimen estuviera justificado. Si cuando los barcos de cada uno naufragaron, la fuerza del agua apagara sus pasiones para siempre. Entonces, estos enamorados llevan el corazón empozado, apagado. Allí se aproxima el pecado y el crimen. Ella, busca consuelo en otro y así deviene la intoxicación, la perversión. La pasión siempre tiene caminos ocultos: “los libros admirables que surgen de pronto y lo contienen todo.”

@LauraAlessR

556. Inventario

Poema #556.

Inventario.

 

De qué sedas están hechos tus dedos,

de qué marfil tus muslos lisos,

de qué alturas llegó a tu andar

la gracia de gamuza con que pisas.

 

De qué moras maduras se extrajo

el sabor acidulado de tu seno,

de qué Indias el bambú de tu cintura.

el oro de tus ojos, de dónde vino.

 

A qué mecer de ola vas a buscar

la línea serpentina de tus caderas,

de dónde nace la frescura de esa fuente

que sale de tu boca cuando ríes.

 

De qué bosques marinos se soltó

la hoja de coral de tus puertas,

qué perfume te anuncia cuando vienes

a rodearme de deseo las horas muertas.

 

José Saramago.

Poeta, novelista, periodista y dramaturgo portugués. Nació en Portugal en el año 1922 y falleció en Lanzarote, España, en el año 2010. Entre otros premios y doctorados honoris causa, en el año 1998 se le otorgó el premio Nobel de literatura por “volver comprensiva una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía”. Publicó novelas como “Ensayo sobre la ceguera” y “El evangelio según Jesucristo”. Toda su obra invita a plantearse la realidad desde diferentes perspectivas.

Hacer un inventario de la vida, de lo percibido y lo imaginado, de lo perceptible y lo imaginario. La realidad, esa sustancia intangible en la que existimos y navegamos, nos puede cegar o abrir los ojos, nos puede hacer ver cuestiones tan diferentes. ¿De qué está hecha? Las respuestas son un abanico de peces que se difuminan ante cualquier acercamiento.

@SaetasdeLuis

552. Pero cómo

Poema #552.

Pero cómo.

 

Abandonarla, dices, es fácil decirlo,

abandonarla como un piloto de combate

que abandona un avión

sin control o en llamas. ¿Pero cómo se salta

de un avión caído, hecho pedazos y oxidado

o hundido en las profundidades del mar?

 

Amos Oz.

Poeta y novelista israelí. Nació en Jesuralén en el año 1939. Estudió Literatura y Filosofía en la Universidad Hebrea de Jerusalén, especializándose luego en la Universidad de Oxford. Es miembro de la Academía del Idioma Hebreo, de la Academia Europea de Ciencias y Artes y es profesor de literatura en la Universidad Ben-Gurión en Beer Sheba. En 1988 recibió el Premio Israelí de Literatura, en el 2005 el Premio Goethe de Literatura y en el año 2007 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, entre otros.

Existen momentos para todo: para saltar del avión, para escapar ileso de las llamas, para resguardarse del temporal. Pero luego sabemos que ya es tarde, que ya la lluvia nos ha calado hasta los huesos y que no hemos tenido opción, que ya estamos oxidados o hundidos en las profundidades del mar, que ya el fuego dejó su huella.

@SaetasdeLuis

547. Poesía vertical 24

Poema #547

Poesía vertical 24

Darlo todo por perdido.
Allí comienza lo abierto.

Entonces cualquier paso
puede ser el primero.
O cualquier gesto logra
sumar todos los gestos.

Darlo todo por perdido
Dejar que se abran solas
las puertas que faltan.

O mejor:
dejar que no se abran.

Roberto Juarroz

Fue un ensayista, traductor y crítico literario argentino. Nació el 5 de octubre de 1925. Fue miembro de número de la Academia Argentina de Letras y catedrático universitario por más de treinta años. Recibió varios premios entre los cuales destaca el Gran premio de honor de poesía de la Fundación Argentina de Buenos Aires. Fallece el 31 de marzo de 1995.

Dejar simplemente que la vida siga su ritmo. Sumarse al ritmo, a la marea. Viajar con la ola, morir una y otra vez en la arena. Entonces, cada momento es el primero y el último, cada palabra, origen y final.

@LauraAlessR

 

540. El capitán

Poema #540.

El capitán.

 

El viejo capitán sale a cubierta

y dice adiós.

Es la última tormenta.

Se hundirá con su barco.

 

José Emilio Pacheco.

 

Escritor mexicano, perteneciente a la llamada “generación de los años 50″. Nació en 1939 en Ciudad de México. Ha obtenido importantes galardones a lo largo de su vida, entre ellos el Premio Nacional de Poesía, el Premio Nacional de Periodismo Literario y el Premio Octavio Paz. Este poema pertenece a “El silencio de la luna”, poemas entre 1985 y 1996.

El capitán lo sabe: se ha entregado de tal manera a su oficio, que el barco es parte de sí mismo. Han de permanecer juntos, sobre o bajo la superficie. De todas las tormentas, alguna tiene que ser la última.

@SaetasdeLuis

526. Mañana y entrada

Poema #526.

Mañana y entrada.

 

La gaviota marina, el capitán del sol, dirige el curso.

Bajo ella está el mar.

El mundo sigue dormitando como una

piedra multicolor en el agua.

Día no descifrado. ¡Días

como la escritura azteca!

 

La música. Y yo estoy atrapado

en su gobelino, los brazos

al aire, como una figura

del arte rural.

 

Tomas Tranströmer.

Poeta sueco nacido en Estocolmo, el 15 de abril de 1931. Es psicólogo, poeta y traductor. Su obra ha sido traducida en más de 50 lenguas. Entre sus poemarios podemos nombrar: El cielo a medio hacer (1962), La barrera de la verdad (1978), La plaza salvaje (1983), entre otros. Ha sido galardonado con numerosos premios, entre los cuales destaca el Premio Nobel de Literatura 2011.

Hablar de imágenes que están presentes en todas las pupilas, inclusive aquellas que no las han visto. Hablar de ellas trazando una relación no esperada, pero íntima, esencial. Hablar creando algo que ya sentimos dentro y que está no sólo en nosotros sino también en nuestra historia. El camino entre nosotros y los otros no es largo, la distancia que nos diferencia siempre ha sido breve.

@SaetasdeLuis