506. No es

Poema #506.

No es.

 

No es indiferente el lugar donde estamos.

Algunas estrellas se acercan entre sí peligrosamente.

También aquí abajo hay separaciones violentas de amantes

sólo para que el tiempo se acelere

con el latido de su corazón.

 

Las gentes sencillas son las únicas que no buscan la felicidad…

 

Vladimir Holan.

Poeta checo, nacido en Praga (1905-1980). Vivió sus primeros años en el campo, y a partir de los 15 en la capital, donde estudió Leyes y desempeñó varios oficios. La escritura de Mallarmé y, posteriormente, la ocupación Nazi, el pacto de Munich y la guerra influyeron fuertemente en sus versos.

Nada es indiferente. Nuestra mirada, nuestros movimientos, lo que pensamos y hacemos. Todo se entrelaza y, como quien espera a una estrella, escuchamos los latidos del corazón acelerando el tiempo. ¿Buscas la felicidad?

@SaetasdeLuis

Anuncios

390. Lo no dicho

Poema #390.

Lo no dicho.

 

ahora empezamos la conversación

las palabras ocultan

lo que ha pasado

antes

más allá de nosotros

sin salida

 

todavía no lo sabes

 

extiendes los brazos

piensas que estoy

en el mismo lugar

en que me dejaste

 

miras alrededor

te alejas

por un callejón sin salida

 

estás ahí

inmóvil poco clara

la verdad llega despacio

a tu corazón

 

nuestras palabras se quedan sin techo

 

Tadeusz Rózewicz.

 

Nace en Polonia en el año 1921, poeta y escritor perteneciente a la primera generación que nació y creció después de la independencia de su país en 1918. Ha escrito una extensa obra, incursionando en múltiples géneros literarios, y ha recibido una considerable cantidad de premios y menciones significativos a lo largo de su carrera. Este poema pertenece a Siempre fragmento, poemario publicado en 1996.

Las palabras no dichas nos aplastan de intemperie, de vastedad inexorable. Podemos intentar comenzar de nuevo la conversación, pero la inexistencia nos abruma. Caemos en cuenta de que ya no hay salida, no hay palabras, no estamos en ningún lugar.

@SaetasdeLuis

311. Unos van por un sendero recto…

Poema #311

Unos van por un sendero recto…

Unos van por un sendero recto,
otros caminan en círculo,
añoran el regreso a la casa paterna
y esperan a la amiga de otros tiempos.
Mi camino, en cambio, no es ni recto, ni curvo,
llevo conmigo el infortunio,
voy hacia nunca, hacia ninguna parte,
como un tren sobre el abismo.

Anna Ajmátova

Poeta rusa (1889-1966). Comienza a escribir poesía a los 11 años. Formó parte del acmeísmo. Esta corriente formaba parte del renacimiento intelectual en Rusia a principios del siglo XX. Su vida fue trágica ya que sufrió los embates de la revolución rusa de 1917. Dos de sus esposos fallecen en conflictos soviéticos. Su único hijo fue encarcelado dos veces. La obra de Ajmátova es censurada en varias ocasiones. A pesar de ello fue nominada al Premio Nobel de Literatura y obtuvo el Premio Internacional de Poesía en Italia. Su obra es publicada por completa en 1990.

“Como un tren sobre el abismo”, pero voy. A tiempos, a escalas, retratando el camino de otros y esbozando el propio. ¿Pero todos vamos? Seguir, andar y recorrer: en el camino,  a muchos, un día nos abandona el infortunio.

@LauraAlessR

157. Primavera (Fragmento)

Poema #157

Primavera (Fragmento)

¡Despierta, despierta,
Mariposa dormida,
Y seamos compañeros!

Con cada ráfaga de viento,
La mariposa cambia de lugar
En el sauce.

La camelia del árbol
Cayó,
Vertiendo su agua.

Matsuo Bashō

Poeta japonés. Nacido en Ueno, 1644. El poeta más famoso del período Edo de Japón. Durante su vida, Bashō fue reconocido por sus trabajos en el Haikai no renga. Es considerado uno de los cuatro grandes maestros del haikú junto a Yosa Buson, Issa Kobayashi y Masaoka Shiki. Bashō cultivó y consolidó el haikú con un estilo sencillo y con un componente espiritual. Su poesía ha conseguido renombre internacional, y en Japón muchos de sus poemas se reproducen en monumentos y lugares tradicionales.. Fallecido en Osaka, 1694.Ya publicado anteriormente en Trazos de la memoria.

El haikú y su sencillez. La capacidad de un breve escrito que encierra el poder de múltiples interpretaciones. Algunos, considero, son como una excelente fotografía que captan, deteniendo un instante, la belleza cotidiana de la naturaleza. Un breve escrito que retrata el cambio de las estaciones, los movimientos de los animales o la vida casi imperceptible de los árboles y plantas.

Nací aquí en plena ciudad, entre autos y edificios, sin embargo, a veces añoro la quietud cambiante de esa naturaleza retratada. Miro mi entorno, y agradezco que allí, un poco lejos nos mire esa montaña imponente. Como si quisiera recordarnos que todo cambia, hasta ella. Ella que lleva toda nuestra historia mirándonos, ella que lleva sintiendo nuestros cambios desde siempre.

@LauraAlessR