511. Poesía y revolución

Poema #511

Poesía y revolución

Nada como tu falda.

Tu falda: mi única bandera.

Alberto Barrera Tyszka

Poeta y narrador venezolano. Nació en Caracas en 1960. Licenciado en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Fue parte de los grupos Guaire y Tráfico. Ha sido guionista de televisión para varios países de Latinoamérica. Obtuvo el premio Herralde 2006, por su novela “La enfermedad”. Es autor de los poemarios: “Coyote de ventanas” y “Tal vez el frío”.

Toda verdadera revolución nace por una mujer, lleva nombre de mujer y concluye en las palabras de una mujer.

@LauraAlessR

Anuncios

422. Verano 1966

Poema #422.

Verano 1966.

 

Cuando me extiendo junto al mar,

existe el agua y su palpitación

y un cielo azul cuya profundidad

es demasiado grande para mí.

 

Sentir el mar, su lentitud viviente,

es la magnificencia y el olvido,

pero sentir la vida de los camaradas

en ser el camarada de uno mismo.

 

El cielo inmóvil tiene su razón, lo sé,

pero la razón que hay en nosotros

existirá aún cuando este cielo

hay sido borrado por el viento y el frío.

 

Antonio Gamoneda.

 

Poeta español nacido en Oviedo, en 1931. Es Doctor Honoris Causa por la Universidad de León, ciudad donde reside desde hace más de tres años. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía en 1988; el Premio Europa 1993; y el Premio Cervantes, en 2006. Formó parte de la resistencia intelectual al franquismo. Su obra ha sido reconocida tardíamente como una de las voces importantes de la poesía española actual.

Soberbia es pensar que las razones contenidas en nosotros perdurarán luego de que el cielo se borre. Ese cielo, sin embargo, el de ese verano del ’66, se borra pronto, con el cambio de las estaciones; y continúa la razón de los camaradas, la lucha ante injusticias y durezas. Las estaciones cambian con vertiginosa velocidad, y uno aprende con ellas a escuchar sus ritmos, a seguirlos, a adaptarse a ellos. Todo aquel que ha escuchado hablar a Gamoneda por un rato, sabe ya que él insiste en decir que un poema es, para él, lo que ocurre entre una inexistencia y otra inexistencia. El poema “abre” allí un espacio, y se instaura, nada más que un instante, un trazo de la memoria.

@SaetasdeLuis

326. Definición

Poema #326.

Definición.

 

Podríamos tener una discusión sobre el amor.

Yo te diría que amo la curiosa manera

en que tu cuerpo y mi cuerpo se conocen,

exploradores que renuevan

el más antiguo acto del conocimiento.

 

Diría que amo tu piel y que mi piel te ama,

que amo la escondida torre

que de repente se alza desafiante

y tiembla dentro de mí

buscando la mujer que anida

en lo más profundo de mi interior de hembra.

 

Diría también que amo tus ojos

que son limpios y que también me penetran

con vaho de ternura o de preguntas.

 

Diría que amo tu voz

sobre todo cuando decís poemas,

pero también cuando sonás serio,

tan preocupado por entender

este mundo tan ancho y tan ajeno.

 

Diría que amo encontrarte

y sentir dentro de mí

una mariposa presa

aleteándome en el estómago

y muchas ganas de reírme

de la pura alegría de que existía y estás,

de saber que te gustan las nubes

y el aire frío de los bosques de Matagalpa.

Podríamos discutir si es serio

esto que te digo.

Si es una quemadura leve, de segundo,

tercer o primer grado.

Si hay o no que ponerle nombre a las cosas.

Yo sólo una simple frase afirmo

Te amo

 

Gioconda Belli.

Poeta y novelista nicaragüense. Nació en Managua en 1948. Se opuso a la dictadura de Somoza, por lo que fue condenada a prisión, lo que la llevó a refugiarse políticamente, primero en México y luego en Costa Rica. Perteneció desde 1970, año en el que dice que comenzó a escribir poemas, al Frente Sandinista de Liberación Nacional. Toda su obra poética está cargada de un fuerte erotismo y de un marcado tono femenino.

Di, mujer. Redefine este mundo, tan ancho y tan ajeno…

@SaetasdeLuis

305. Ah, mi país

Poema #305

Ah, mi país

Ah, mi país, qué pródigo con tus muertos
y qué rencor con quienes viven
Ah, mi país, cómo regalas coronas fúnebres
a los hundidos en las sombra
y en cambio tantas estrellas mezquinas
a quienes respiran todavía sobre tierra
Si tienes un lirio y un clavel
ponlos frente a los ojos
de quienes ven la luz mostrar su fuente
y pueden sorbo a sorbo probar el agua
de la gracia del mundo y sus germinaciones.
Ah, mi país, con nosotros abstente
de graves elegías por el amor que regalamos
sin causa de gloria y sin fin ni esperanzas
de vana inmortalidad
Guárdate tus halagos y danos una señas
de que los latidos que nos animan
no son piedras de estatua.

Víctor Valera Mora

Poeta y sociólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela. Nació en Valera en el año 1935 y murió en Caracas en 1984. Fue miembro fundador de la Pandilla de Lautréamont. En su obra poética hay textos políticos, amorosos, en su mayoría contestatarios, revolucionarios. Fue preso político del gobierno de Marcos Pérez Jiménez entre los años 1953 y 1958. En el año 1980 ganó el Premio CONAC de poesía.

Perspectivas. Todo depende del modo de mirar, del lugar que situamos nuestra razón y convicción. Mi país, ese que recuerda, acostumbrado a rendir homenaje y a vivir del pasado. Hoy, los ánimos se despiertan y todo es una movilización. Ya no más elegías para los que aún seguimos de pie, necesitamos demostrar(nos) “que los latidos que nos animan no son piedras de estatua.”

@LauraAlessR

298. [Me contaron que estabas enamorada de otro]

Poema #298.

 

Me contaron que estabas enamorada de otro

y entonces me fui a mi cuarto

y escribí ese artículo contra el gobierno

por el que estoy preso.

 

Ernesto Cardenal.

Los epigramas, como la picada de una abeja, son precisos y agudos. Éste es otro de los más famosos del poeta, sacerdote y político nicaragüense que nació en 1925. Licenciado en Filosofía y Letras por la UNAM, tiene una vasta trayectoria cultural como escultor y antólogo, también. Además de sus constantes luchas en contra de la dictadura de Somoza, que le valieron el nombramiento como Ministro de Cultura durante el régimen Sandinista.

El amor, sin duda, está en todo y es motor de todo. ¿Cuántas guerras, cuántas revoluciones, cuántos grandes sucesos de la humanidad no han comenzado, transcurrido y finalizado por unos ojos hermosos o un corazón desbocado? La vida se mantiene en movimiento gracias al amor, en todas su formas posibles, de todas sus maneras.

@SaetasdeLuis

270. El perdedor

Poema #270.

El perdedor.

 

…Y el siguiente recuerdo es que estoy sobre una mesa,

todos se han marchado: el más valiente

bajo los focos, amenazante, tumbándome a golpes…

Y después un tipo asqueroso, de pie, fumando un puro:

 

«Chico, tú no sabes pelear», me dijo.

Y yo me levanté y le lancé de un golpe por encima

de una silla.

 

Fue como una escena de película y

allí quedó sobre su enorme culo diciendo

sin cesar «Dios mío, dios mío, pero ¿qué es lo que

te ocurre?», y yo me levanté y me vestí,

las manos aún vendadas, y al llegar a casa

me arranqué las vendas de las manos y

escribí mi primer poema,

y no he dejado de pelear

desde entonces.

 

Charles Bukowski.

Escritor norteamericano. Nace en Alemania en 1920 y dos años después es trasladado a Los Ángeles, Estados Unidos, donde fallecerá en 1994. Escribió más de cincuenta libros -entre novelas, cuentos, poemas y otras cosas- y es considerado un exponente del realismo sucio y la literatura independiente. Su escritura transmite una manera de vivir que es, en muchas ocasiones, autobiográfica, y muestra la difícil vida de escritor independiente a la que se entregó Bukowski, cuyos escritos continúan recibiendo críticas variopintas.

En ocasiones, escribir es una pelea, como si se boxeara consigo mismo, con las sombras y los demonios personales, que saben bien cómo noquearnos. Pero a veces, después de un noqueo viene una gran revelación, un arranque de fuerza, una escena de película y la necesidad de expresar algo, de escribir poesía y seguir peleando con la palabra y con la vida. Al menos ésta es, sin duda, una manera de hacerlo que le ha servido a varios pesos pesados de la literatura.

@SaetasdeLuis

153. La guerra

Poema #153

La guerra

La guerra entre tu pantalón de fique y mi falda de aire

La guerra entre tu trago de ron y mis señales de tránsito

La guerra entre tus dedos presurosos y mi piel enciclopédica

La guerra entre tus gemidos guturales y mi silencio

La guerra entre tu necesidad y mi quimera

La guerra

entre los dos

sin pólvora ………. sin coalición ni daños colaterales

La guerra …………. Victoria

por tratar de entendernos

Natasha Tiniacos

Poeta venezolana, nacida en Maracaibo en 1981. Licenciada en Letras. Este poema pertenece a su poemario “Mujer a fuego lento”  con el cual gana el I Premio Nacional Universitario de Literatura 2004, mención poesía. Actualmente cursa estudios de posgrado en la Universidad de Carolina del Sur. Ya publicados otros dos poemas de esta poeta aquí.

Complementos. Complementos en guerra. El amor, la vida misma en eterno contraste, debatiéndose el punto medio en una gran balanza.  La balanza del mundo, la balanza que creemos nos mantiene, sostiene, sin perder la posibilidad de inclinarla con voluntad, con deseo, con intentos… Líneas que caminan en un Tai Chi, dos cuerpos que se reconocen en la diferencia, dos cuerpos en lucha por el mismo objetivo. Ellos por tratar de entenderse… nosotros en pugna por la diferencia que nos une.

@LauraAlessR