Revista Borrador

Quiero tomarme unas pocas líneas para agradecerles a todos los que nos siguen leyendo, y aún encuentran en los 600 poemas que hemos subido los maravillosos versos que a nosotros también nos siguen fascinando.

Dejar de actualizar el blog fue una decisión difícil, que venía acompañada de muchos cambios y mudanzas. Hoy, bastante tiempo después, les escribo para comentarles que las ideas y los proyectos continúan y se transforman, en este caso en algo llamado: Revista Borrador. Esta publicación cultural que apenas comenzará su existencia física dentro de dos días ha ido creciendo junto con otros proyectos más pequeños.

Los invito a acercarse a la página (que está apenas en construcción) e indagar en las redes sociales donde estaremos compartiendo más contenido, de nuevas maneras, en relación con la poesía (siempre) y también con otras áreas de la cultura.

Pueden encontrarla en facebook y también en twitter siguiendo a @revistaborrador

@SaetasdeLuis

486. Meditación en el umbral

Poema #486.

Meditación en el umbral.

 

No, no es la solución

tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoi

ni apurar el arsénico de Madame Bovary

ni aguardar en los páramos de Ávila la visita

del ángel con venablo

antes de liarse el manto a la cabeza

y comenzar a actuar.

Ni concluir las leyes geométricas, contando

las vigas de la celda de castigo

como lo hizo Sor Juana. No es la solución

escribir, mientras llegan las visitas,

en la sala de estar de la familia Austen

ni encerrarse en el ático

de alguna residencia de la Nueva Inglaterra

y soñar, con la Biblia de los Dickinson,

debajo de una almohada de soltera.

Debe haber otro modo que no se llame Safo

ni Mesalina ni María Egipciaca

ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.

Otro modo de ser.

 

Rosario Castellanos.

Poeta, novelista y promotora cultural mexicana. Nació en la Ciudad de México el 25 de mayo de 1925. Estudió Filosofía y Letras. Fue galardonada con diversos premios entre los cuales destacan: Premio Xavier Villaurrutia 1961, Sor Juana Inés de la Cruz y  Premio Carlos Trouyet. Se le nombró embajadora de México en Israel de 1971 a 1974. Falleció en Tel Aviv, el 7 de agosto de 1974.

Revelar las lecturas, las filiaciones, en un poema. Poner en evidencia ese amor por ciertos textos, esa predilección, y reconocer también que no son la solución y la manera, que su vida tiene otro modo de ser, otra forma, otra voz. Partiendo de las referencias, de todas esas figuras femeninas que vivieron de una u otra manera, descubrir lo que no es, y acercarse a encontrar ese otro modo de ser humano y libre que sí es, para ella, el suyo.

@SaetasdeLuis

333. Dedicatoria

Poema #333

Dedicatoria

La literatura nos separó: todo lo que supe de ti
lo aprendí en los libros
y a lo que faltaba,
yo le puse palabras.

Cristina Peri Rossi

Poeta uruguaya. Nació en Montevideo el 12 de noviembre de 1941. Además de poeta es narradora, traductora y ensayista uruguaya. Estudió literatura comparada. Ha efectuado traducciones principalmente de Clarice Lispector. Ha publicado varios libros, entre ellos: “Evohé” 1971, “Diáspora” 1976, “Lingüística general” 1979, “Babel bárbara” 1991, “Aquella noche” 1996, entre otros. Su obra ha sido traducida a varios idiomas y galardonada con premios literarios, entre los que se encuentra el Premio Internacional de Poesía Rafael Alberti 2003 y el Premio Loewe 2008.

A lo próximo, lo cercano, le sobra cuerpo y tacto. En la distancia, abunda la palabra y la metáfora.

@LauraAlessR

332. Ruiseñores de nuevo

Poema #332.

Ruiseñores de nuevo.

 

en el gran cielo de la poesía / mejor dicho /

en la tierra o mundo de la poesía que incluye cielos / astros / dioses / mortales /

está cantando el ruiseñor de keats / siempre /

pasa rimbaud empuñando sus 17 años como la llama de amor viva de san juan /

a la teresa se le dobla el dolor y su caballo triza

el polvo enamorado de francisco de quevedo y villegas /

el dulce garcilaso arde en los infiernos de john donne /

de césar vallejo caen caminos para que los pies de la poesía caminen /
pies que pisan callados como un burrito andino /

baudelaire baja un albatros de su reino celeste /

con el frac del albatros mallarmé va a la fiesta de la nada posible /

suena el violín de verlaine en la fiesta de la nada posible / recuerda

 

que la sangre es posible en medio de la nada /

que girondo liublimará perrinunca lamora / y

girarán los barquitos de tuñón

contra el metal de espanto que obusó a apollinaire /

 

oh lou que desamaste la eternidad de viaje /

el palacio de exceso donde entró la sabiduría de blake /

el paco urondo que forraba en lamé la felicidad

para evitarle fríos de la época /

 

roque dalton que trepaba por el palo mayor de su alma y gritaba “Revolución”

y veía la Revolución y la Revolución era la sola tierra firme que veía /

y javier heraud que fue a parar tiernísimo a la selva /

y abrió la selva de la boca con su torrente claro /

 

y el padre darío que a los yanquis dijo no /

como sandino dijo no /

y el frente amplio de la poesía y de la guerra les volvió a decir no /

y nicaragua brilla en su ejercicio de amar /

 

martí yendo viniendo por el aire con los muertos queridos

que vio volar como una rosa blanca /

¿no ves a mis compañeros volar por el aire ochenta años después? /

¿estás despierto para que sigamos diciendo no? /

 

¿los muertos se ponen pálidos como magdalena cuando amasaba

sus panes con más lágrimas que harina? / ¿hasta que venga el día? /

¿día en que toda américa latina subirá lentamente? /

¿amorosamente? / ¿navegando como hacen mis planetas del sur? /

 

ahora canta el ruiseñor del griego al fondo de los siglos /

pasa walt whitman con el ruiseñor al hombro cantando en paumanok /

pasa el comandante guevara a hombros del ruiseñor /

pasa el ruiseñor que se alejó de la vida callado como un burrito andino

 

en representación de los que caen por la vida /

pasa la luna de rosados dedos /

pasa safo abrigando al ruiseñor

que canta / canta / canta /

 

Juan Gelman.

Poeta y periodista argentino. Nació en Buenos Aires en 1930 y ha ganado múltiples premios literarios como el Cervantes, en el año 2007 y el Premio Juan Rulfo en el año 2000. Su obra poética es extensa y variada, pero siempre conectada con su vida política y social; desde sus orígenes con el grupo “El pan duro”, que profesaba la idea de que la poesía debía ser un bien de primera necesidad y debía estar vinculada con la actividad política, pasando por una escritura con humor y mucha libertad en el lenguaje, textos sobre el exilio y la dictadura, hasta su poemario del 2011, “Mundar”, en el que continúa con la esperanza de un futuro distinto, política, social y culturalmente.

En el poema plasma una serie de filiaciones, textos clásicos e importantes de conocer para quienes se adentran en la poesía. Algunas de esas referencias ya se pueden encontrar en el blog (como la llama de amor viva o el polvo enamorado, entre otros), y otras seguramente irán apareciendo (aprovecho para invitarlos a colaborar, si lo desean). Además de reconocer algunos de los textos literarios significativos para él, se conecta con aquello que también es importante en su obra: lo político, a través de Roque Dalton. Su uso de las mayúsculas -sólo en la palabra revolución- también nos da una clave sobre lo que quiere resaltar y nos quiere transmitir, sobre lo que cree y es importante para él. Su enumeración habla, pues, de esos poemas que van dejando huella y que se conectan en (y con) nuestra voz de manera sutil -o marcada-, esa influencia que nos enlaza y nos vincula.

@SaetasdeLuis

249. Codicilo de poeta

Poema #249

Codicilo de poeta

Os lego, amigos, sencillamente,
los tres humildes quehaceres de siempre:
vivir (y comer) con decoro cada día;
si podéis, encauzar codicia y lujuria;
pensar (creer o dudar)
en la certeza y las hipótesis
de la muerte de la carne
y la vida nueva del alma.

No hay nada más que hacer; y ya basta.
El resto es literatura.

Pere Quart

Seudónimo de Joan Oliver, nacido en Sabadell en 1899. Poeta, dramaturgo, narrador, traductor y periodista, perteneciente a una destacada familia de industriales. Es considerado uno de los poetas y dramaturgos más importantes de la literatura catalana. Fue el cuarto de once hermanos, de los que fue el único superviviente. De allí tomó el seudónimo con el que firmó su obra poética: Pere Quart .Inició la carrera poética en 1934. Dueño de un estilo original y sarcástico, rompió con su pasado burgués para defender las ideas republicanas durante la guerra civil. Falleció en Barcelona en el año de 1986.

Legado del poeta, una aceptación que significa destino: hacer (crear) con la vida, el cuerpo y la mente. El resto (todo) es literatura.

@LauraAlessR

246. Los letrados

Poema #246.

Los letrados.

 

Lo prostituyen todo

con su ánimo gastado en circunloquios.

Lo explican todo. Monologan

como máquinas llenas de aceite.

Lo manchan todo con su baba metafísica.

 

Yo los quisiera ver en los mares del sur

una noche de viento real, con la cabeza

vaciada en frío, oliendo

la soledad del mundo,

sin luna,

sin explicación posible,

fumando en el terror del desamparo.

 

Gonzalo Rojas.

 

Poeta chileno (1917-2011), ganador del Premio Nacional de Literatura de Chile y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1992, entre otros. Estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Fue diplomático en China y Cuba, y profesor en universidades chilenas y extranjeras, incluyendo la Universidad Simón Bolívar, en Caracas.

Para adentrarse en círculos literarios, en premios, en menciones, “hay que prostituirse”, me dijo enfáticamente una amiga. No creo que tenga que ser tanto así, aunque creo que, sin lugar a dudas, muchos escritores se prestan a la prostitución literaria, buscando escribir obras que satisfacen el gusto de los críticos: un poema largo hoy, un poema sobre la memoria mañana, un texto sobre el suceso de moda, buscando sin duda, sólo gustar a los críticos.

Quisiera verlos -a los letrados- en los mares del sur, rodeados de horizontes, sin explicación posible y entregados a la intemperie. Quisiera vernos, estar ahí, descubrir el desamparo absoluto que cala hasta el alma y sacude, y nos sacude de toda esa baba metafísica. Como dice Bukowski, “siempre habrá dinero y putas y borrachos hasta que caiga la última bomba”, y también seguirán los letrados y la prostitución literaria.
@SaetasdeLuis

202. XXI [¿Qué es poesía?, dices mientras clavas]

Poema #202.

XXI.

 

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul;

¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía… eres tú.

 

Gustavo Adolfo Bécquer.

 

Poeta español, nace en Sevilla en 1836 y muere en Madrid en 1870. Indudablemente romántico, se adscribe a este movimiento. Sus trabajos más conocidos son sus Rimas y sus Leyendas, que tuvieron una gran influencia en la literatura hispana posterior y aún siguen fascinando a muchas personas.

Una rima muy conocida y una de las más simples y románticas definiciones de la poesía. Es, por supuesto, más un piropo que una teoría literaria, pero también habla de lo que es el romanticismo al que se adscribe Bécquer. También habla de la poesía que está más allá de los versos y del papel, que es la amada misma, sus miradas, su vida. Es poesía en su estado más puro y natural: vida. Después de todo, la literatura -en especial la poesía- es vida cristalizada.

@SaetasdeLuis

Trazos de la memoria

Rima XXi de Gustavo Adolfo Bécquer

124. Cuando se dice la palabra amigo

Poema #124.

Cuando se dice la palabra amigo.

 

Cuando se dice la palabra amigo se dice sólo lo indispensable

Vale decir

Hermano

Compañero

Familia

La vida que soñamos

El mar

Cotidianos sabores

Una cerveza bajo el limpio cielo

El olor a escafandra de cierto muelle

Una calle sola por donde desandamos nuestros huesos

Vale decir también

Agua cálida

El sol (que no es el mismo de otras partes)

Alguien en quien se piensa especialmente

Un hogar un rincón

No se dice Desprecio

Tampoco Humillación

Ni adiós

Ni escupitajo

Cuando se dice amigo se dice Certidumbre

Se dice Ternura

Se dice Costa Blanca y Común

Como Un Pan

Y se tiene una lámpara encendida en los ojos

Y un resplandor adentro

Gustavo Pereira.

Poeta, ensayista y crítico literario venezolano nacido en Margarita en 1940. Doctorado en la Universidad de París y fundador del Departamento de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Oriente. Ha recibido diversos reconocimientos como el Premio de la XII Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (1997) y el Premio Nacional de Literatura (2000). En 2008, el Festival Mundial de Poesía (quinta edición) fue dedicado a él.

Cualquier persona que haya aprendido a apreciar lo que es realmente una amistad puede sentir la misma “lámpara encendida en los ojos” y el “resplandor adentro” al leer este poema. La amistad es una de las formas más puras del contacto social e involucra, como bien enumera el poeta, sólo lo indispensable: un enorme cúmulo de bendiciones y alegrías contenidas en una sencilla palabra. Este poema me recuerda a algunas de las cosas que plantea en Sobre salvajes, cuando afirma la manera diferente que tienen los pueblos indígenas de relacionarse con el mundo y de expresarlo. Resulta como si todas esas palabras que el poeta escribe estuviesen contenidas en la palabra amigo, así como las palabras de los indígenas contienen una metáfora de la realidad, que es su realidad.

Ojalá cuando todos dijesemos la palabra amigo, resonara dentro de ella todo este poema, y la misma se convirtiese en Certidumbre, y en esa afirmación de todo lo que vale decir. Qué diferente sería el mundo si todos apreciaramos más, y de mejor manera, el valor de la amistad. Qué diferente es el mundo cuando se dice la palabra amigo con una lámpara encendida en los ojos. Gracias, amigos; gracias, vida.

@SaetasdeLuis

122. VI [Elena es alga de la tierra]

Poema #122.

VI.

 

Elena es alga de la tierra

Ola del mar.

Existe porque posee la nostalgia

De estos elementos,

Pero Ella lo sabe,

Sueña,

Y confía,

 

De pie sobre la roca y el coral de los abismos.

 

En realidad, Elena

Conoce las cosas simples,

Porque antes de ser doncella

Fue Sirena y Ondina,

Y antes de ser

Sirena y Ondina,

Nadó en el torbellino, en el número, en el fuego.

 

Yo debí caer en la calzada, y rememorar,

Oh huésped delirante;

Allí donde apacigua la tarde y el crepúsculo,

A mí me separaron.

 

Tuve otro amor

Puro como el éxtasis

Frágil como la fantasía,

Absoluto como mi otro amor.

 

Oí una trompeta de bruma en el desierto

Mis halcones salieron del follaje.

 

En todas las estaciones

En el otoño o en la primavera

Elena es alga de la tierra

Ola del mar.

 

Juan Sánchez Peláez.

Poeta venezolano (1922-2003), nacido en Altagracia de Orituco, Guárico. Premio Nacional de Literatura en 1975, doctor honoris causa de la Universidad de Los Andes en el 2001. Este poema pertenece a su segundo libro, Animal de costumbre, aunque hace una referencia a la Elena que titula su primer libro: Elena y los elementos.

Esa mujer recurrente, con forma o sin ella, que traza una historia en nuestros poemas, que continúa apareciendo en las páginas que escribimos, que es, fue y será. Esta Elena de la que habla el poeta sabe de los elementos, de lo primigenio, y lo sabe porque, antes de ser mujer, fue una ninfa acuática, una criatura más cercana a la esencia, y antes de eso fue la misma naturaleza, fue esencia misma. Esos rastros de fuego, torbellino, número, son los que la descubren elemental y delirante, siempre presente. Es por esto que resulta absoluta, Ella y cualquier otro amor, y la figura de la mujer, y la figura de Elena en todas las mujeres, y el encuentro con esa criatura cercana a lo elemental, como dicen los versos de William Carlos Williams: “No todas las mujeres son Helena, eso lo sé, pero Helena habita en sus corazones.”

@SaetasdeLuis

64. Álbum

Poema #64.

Álbum.

No hay nadie en mi familia que haya muerto de amor.

Lo que pasó, pasó, pero nada de mitos.

¿Romeos tuberculosos? ¿Julietas con difteria?

Algunos, por el contrario, llegaron a la decrepitud.

¡Ninguna víctima por falta de respuesta

a una carta salpicada de lágrimas!

Siempre al final llegaba algún vecino

con rosas e impertinentes.

¡Y nadie se asfixió en un elegante armario

al volver de pronto el marido de la amante!

A nadie esos cordeles, mantillas y volantes

le impidieron salir en la fotografía.

¡Nadie con el infernal espíritu del Bosco!

¡Y nadie con su pistola en el jardín!

(Con una bala en el cráneo, pero por otros motivos,

murieron en alguna camilla.)

Incluso aquella del extático moño

y de ojos herrados como después de un baile,

zarpó en una gran hemorragia

no hacia ti, bailarín, y no por melancolía.

Quizá alguien antes del daguerrotipo,

pero de éstos del álbum, nadie que yo sepa.

Pasaban las tristezas, y los días uno tras otro,

y ellos, consolados, desaparecían de gripe.

Wislawa Szymborska.

Ya hemos publicado en dos ocasiones anteriores poemas de la Premio Nobel de Literatura en 1996. Nació el 2 de julio de 1923 y murió ayer, el 1 de febrero del 2012, con 88 años, por un cáncer de pulmón. Con respeto y admiración subo este poema de ella, una dama que fue siempre reconocida por ser amable, decente, irónica y modesta. Su poesía y su difusión la han hecho muy querida por quienes la leen y comparten la intimidad de sus poemas. Se suma a la lista de familiares que no han muerto de amor, puesto que, como dijo su ayudante, “murió tranquilamente mientras dormía”.

Ahora queda en nosotros, sus lectores, el continuar recordando sus versos, compartiéndolos y reviviéndolos con cada lectura. La poeta que no publicó más de 350 poemas y que, con ellos, alcanzó el más alto galardón en la literatura, tiene en ellos un estilo sencillo, íntimo, con una musicalidad extraordinaria y una universalidad que sólo transmite lo cotidiano expresado con una absoluta humildad. En este poema, lleno de referencias a la literatura y al arte, nos cuenta que en su familia nadie murió de amor, sino que todos tuvieron vidas cotidianas. Morir de amor… ¿Será posible tal cosa? ¿Valdrá la pena morir de esa manera?

Y los paréntesis, el uso de los paréntesis en sus poemas que, en mi opinión, resulta magistral. Hay otro poema en el que utiliza muchos y los intercala asombrosamente con el flujo del poema, quizás lo suba pronto. Si en las traducciones se preserva tan bien su musicalidad y su ritmo, sus juegos con el lenguaje, sobre el que la misma escritora dijo “el español es un latín bellamente estropeado”, me he preguntado en muchas oportunidades cómo se escucharán, cómo se sentirán, leídos en su idioma original. Gracias por la poesía, Wislawa Szymborska. Otra gran escritora que acompaña a los que firmaron con las iniciales W.S.

@SaetasdeLuis