486. Meditación en el umbral

Poema #486.

Meditación en el umbral.

 

No, no es la solución

tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoi

ni apurar el arsénico de Madame Bovary

ni aguardar en los páramos de Ávila la visita

del ángel con venablo

antes de liarse el manto a la cabeza

y comenzar a actuar.

Ni concluir las leyes geométricas, contando

las vigas de la celda de castigo

como lo hizo Sor Juana. No es la solución

escribir, mientras llegan las visitas,

en la sala de estar de la familia Austen

ni encerrarse en el ático

de alguna residencia de la Nueva Inglaterra

y soñar, con la Biblia de los Dickinson,

debajo de una almohada de soltera.

Debe haber otro modo que no se llame Safo

ni Mesalina ni María Egipciaca

ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.

Otro modo de ser.

 

Rosario Castellanos.

Poeta, novelista y promotora cultural mexicana. Nació en la Ciudad de México el 25 de mayo de 1925. Estudió Filosofía y Letras. Fue galardonada con diversos premios entre los cuales destacan: Premio Xavier Villaurrutia 1961, Sor Juana Inés de la Cruz y  Premio Carlos Trouyet. Se le nombró embajadora de México en Israel de 1971 a 1974. Falleció en Tel Aviv, el 7 de agosto de 1974.

Revelar las lecturas, las filiaciones, en un poema. Poner en evidencia ese amor por ciertos textos, esa predilección, y reconocer también que no son la solución y la manera, que su vida tiene otro modo de ser, otra forma, otra voz. Partiendo de las referencias, de todas esas figuras femeninas que vivieron de una u otra manera, descubrir lo que no es, y acercarse a encontrar ese otro modo de ser humano y libre que sí es, para ella, el suyo.

@SaetasdeLuis

Anuncios

459. Escribiste…

Poema #459

Escribiste: “Estos muros se hacen transparentes cuando te siento.
Mañana traigo los libros.
Te besa”.
Mi libertad había nacido tras aquellas paredes. El calabozo núm. 3
se extendía como un amanecer. Su día era vasto.
El pobre carcelero se creía libre porque cerraba la reja, pero
a través de ti yo era innumerable.

Rafael Cadenas

Poeta y ensayista venezolano, nace en Barquisimeto, en 1930. Ganó el Premio Nacional de Literatura en 1985. Ha traducido a grandes poetas como: Lawrence, Nijinski, Whitman, Cavafy, entre otros. Entre sus obras se pueden nombrar: “Los cuadernos del destierro” (1960), “Falsas maniobras” (1966), “Intemperie” (1977), “Amante” (1983), “Dichos” (1992), “Gestiones” (1992), entre otros.

Palabras que son un sentimiento, una imagen que cobra vida. De pronto, te encuentras en ese calabozo, recorres las líneas una y otra vez. Recuerdas un libro, una frase. Descubres una luz y te multiplicas.

@LauraAlessR

336. El vino del asesino

Poema #336.

El vino del asesino.

 

¡Ahora que ella ha muerto yo soy libre

y puedo emborracharme cuando quiera!

Cuando volvía a casa sin un céntimo

me destrozaba el alma con sus gritos.

 

Ahora soy dichoso como un rey;

el aire es puro, el cielo es admirable…

Recuerdo que también fue como éste

aquel verano en que la conocí.

 

Esta sed espantosa que me abrasa

para calmarse necesita al menos

de tanto vino como quepa allí,

en su tumba, lo cual no es decir poco:

 

en el fondo de un pozo la he arrojado,

y además he cubierto su cadáver

con piedras que formaban el brocal.

¡Intentaré olvidarla, si es posible!

 

Invocando amorosos juramentos

de los que nada puede desligarnos,

y para hacer las paces y volver

a la embriaguez de aquellos buenos tiempos,

 

le rogué que acudiera a aquella cita,

cita nocturna en un camino oscuro.

¡Y acudió! ¡Qué mujer más insensata!

¡Todos estamos más o menos locos!

 

Vi que era todavía muy hermosa,

aunque ya fatigada. En cuanto a mí,

la amaba demasiado. Y ésta fue

la razón de decirle: ¡Has de morir!

 

Nadie va a comprenderme. Sé que nunca

uno de esos obtusos borrachines

pensó en el desvarío de sus noches

hacer una mortaja con el vino.

 

Ninguno de esos crápulas, tan sólidos

como una de esas máquinas de hierro,

ni durante el invierno ni en verano

ha conocido el verdadero amor,

 

con sus encantamientos de negrura,

su cortejo infernal de mil temores,

sus frascos de veneno, con sus lágrimas,

sus ruidos de cadena y de osamenta.

 

¡Por fin me siento libre y estoy solo!

Esta noche estaré como una cuba;

y sin temor y sin remordimiento

me tenderé en el suelo una vez más

 

porque quiero dormir a pierna suelta.

Y las pesadas ruedas de los carros

con su carga de piedras y de fango

o los trenes rabiosos, bien podrían

 

mi culpable cabeza machacar

o dividir mi cuerpo en dos pedazos.

Yo me río de todo, del Demonio,

de Dios y de la corte celestial.

 

Charles Baudelaire.

Poeta, crítico de arte y traductor francés. Nació en 1821 y tuvo un pequeño y modesto funeral en el año 1867. Rompió con las formas poéticas clásicas y escribió sobre la modernidad, el arte, la cultura y la poesía. Quedó marcado para la historia como un “poeta maldito”, término que acuñó Paul Verlaine y que fue, en parte, tomado del poema “Bendición”, que inicia las “Flores del mal”, a las que pertenece el texto que compartimos hoy.

El vino nos hace revelarnos, hace que las máscaras caigan, que mostremos -a quien sepa leer- la profundidad de nuestro ser, lo que realmente somos. El vino del asesino lo hace celebrar su libertad, la distancia que finalmente lo ha liberado del yugo del amor y del sufrimiento, como él lo describe. ¿Seguirá la dicha a la mañana siguiente? ¿O seguirá la borrachera del asesino que, por fin, puede extenderse en ella hasta el fin de los tiempos? Este asesino se halla en un punto medio entre crápula y borracho (como él mismo dice), se cree incomprendido por todos, y se ríe de todo, está fuera de cualquier moralidad: sólo se debe al vino y a sí mismo. Tengan cuidado con lo que ocultan, porque puede aflorar cuando el vino les hable.

@SaetasdeLuis

259. Geografía

Poema #259

Geografía

“Eres libre” -dijiste.
Yo te miré en silencio
con la expresión absurda
de esas viejas muñecas
que se pierden un día
tras haberse arrastrado
por todos los caminos
sin rumbo de la infancia.

“Puedes ir donde quieras”
-dijiste. Y de repente
encogieron los mapas,
no hubo puertas abiertas,
una goma invisible
borró todas las calles
y entonces fue el dolor
un camino sin tierra y sin orillas.

Irene Sánchez Carrón

Poeta española nacida en Navaconcejo, Cáceres en 1967. Licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Extremadura y en Filología Hispánica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Se desempeña como profesora de Lengua Inglesa. Obtuvo el Premio Adonais 1999 con su libro Escenas principales de un actor secundario”. Con el poemario Porque no somos dioses” recibió el Premio Valbón en 1966. En el año 2008 obtiene el XI Premio Internacional de Poesía Antonio Machado en Baeza  por su libro Ningún mensaje nuevo”.

Los lazos más fuertes son aquellos que no atan.  Esas infinitas posibilidades de la libertad, una jaula ignora lo que encierra, una puerta que siempre se mantiene abierta y una geografía que se desdibuja. La libertad es, quizás, un manto que toma la forma del objeto que cubre. La libertad del amplio cielo o la libertad del profundo abismo, libertad como opción o como obligación. Se puede, entonces, llamar libertad a la más fuerte esclavitud.  En fin, la libertad no es más que un simple sentimiento.

@LauraAlessR

Muchacha en la ventana. Salvador Dalí

163. Los escritos vuelan

Poema #163

Los escritos vuelan

El satén de las páginas que se hojean en los libros modela
…………..una mujer tan hermosa
Que cuando no se lee se contempla a esa mujer con tristeza
Sin atreverse a hablarle sin atreverse a decirle que es tan hermosa
Que lo que se va a saber no tiene precio
Esta mujer pasa imperceptiblemente entre un rumor de flores
A veces se vuelve en medio de las estaciones impresas
Para preguntar la hora o mejor aún simula contemplar unas
…………… joyas bien de frente
Como no hacen las criaturas reales
Y el mundo se muere una ruptura se produce en los anillos de aire
Un desgarro en el lugar del corazón
Los diarios de la mañana traen cantantes cuya voz tiene el color de la
arena en las riberas tiernas y peligrosas
Y a veces los de la tarde dan paso a muchachas que conducen
…………… animales encadenados
Pero lo más bello está en el intervalo de ciertas letras
Donde unas manos más blancas que el cuerno de las estrellas a mediodía
Saquean un nido de blancas golondrinas
Para que llueva siempre
Tan bajo tan bajo que las alas no puedan ya mezclarse
Unas manos por donde se sube hasta unos brazos tan leves
…………….que el vapor de los prados en sus graciosas volutas por
…………….encima de los estanques es su imperfecto espejo
Unos brazos que no se articulan más que con el peligro excepcional de un
……………………………………………………………………………  cuerpo hecho para el amor
Cuyo vientre llama a los suspiros desprendidos de los                       matorrales llenos de velos
Y que sólo tienen de terrestre la inmensa verdad helada de los trineos de
…………………………………………………………..miradas sobre la extensión toda blanca
De lo que no volveré a ver más
A causa de una venda maravillosa
Que es la mía en el juego de la gallina ciega de las heridas

André Breton

Poeta francés. Nacido el 19 de febrero de 1896. Escritor, ensayista y teórico francés. Fundador y principal referente del movimiento artístico denominado surrealismo.  Autor de dos manifiestos surrealistas además de diversas obras sobre el automatismo. Desde muy joven trabó amistad con importantes figuras intelectuales de Francia convirtiéndose en el gran impulsor del surrealismo y el dadaísmo.

Surrealismo. Asociación sin pasar por la razón. Estas páginas sueltas son enlaces de imágenes donde una mujer, quizás las mujeres, las criaturas, las flores, las manos y las letras habitan. Allí o aquí, habitan. A tiempo, sin tiempo, en un mundo que no se vuelve a ver. Mundo que se dibuja y desdibuja, que es todo y nada. Pureza del pensamiento, ¿Quizás libertad?

Hoy cumpleaños de Salvador Dalí, pintor representante del surrealismo. Una de sus obras acompaña al poema.

@LauraAlessR

114. SOLO LA LIBERTAD

Poema #114.

SOLO LA LIBERTAD.

 

Ni la agilidad zurciendo venados en el resuello.

Ni la juventud a trancos de durazno y sonrosada andadura.

Ni la belleza en su nicho de aire implacable.

 

SOLO LA LIBERTAD.

SOLO LA LIBERTAD.

 

Ana Enriqueta Terán.

 

Poeta venezolana, nacida en Valera, el 4 de mayo de 1918. De una poética muy personal, con una visión mágica del universo cotidiano, incorpora no sólo un novedoso trabajo del verso, sino también la posibilidad de indagar lo real tomando como punto de partida la imagen como objeto alquímico. Comienza escribiendo sonetos y siguiendo las formas tradicionales, que va quebrando a lo largo de su obra. Este poema pertenece a su libro “Casa de hablas”, con poemas escritos entre 1975 y 1980. Monte Ávila realizó una compilación de su poesía en un libro titulado de la misma manera.

Tanto escribir, para ir dándonos cuenta a medida que transcurre el tiempo que es poco lo que queda en nosotros, que es muy probable que nos hayamos equivocado incontables veces; que nos queda poco de tanto delirio, de tanta alquimia y tanta escritura; que acumulamos errores y aciertos por igual en experiencias ya pasadas, y nada objetivas. Hay palabras a las que nos aferramos creyendo que nos liberan, esperanzados, buscando que ellas nos justifiquen más allá del tiempo. ¿Qué nos queda, después de todo? Cuando ya la agilidad, la juventud, la belleza se fueron… Algunos quizás aún tengamos el consuelo de la libertad, solo la libertad

@SaetasdeLuis

107. XVIII (Trilce)

Poema #107

XVIII (Trilce) 

Oh las cuatro paredes de la celda.
Ah las cuatro paredes albicantes
que sin remedio dan al mismo número.

Criadero de nervios, mala brecha,
por sus cuatro rincones cómo arranca
las diarias aherrojadas extremidades.

Amorosa llavera de innumerables llaves,
si estuvieras aquí, si vieras hasta
qué hora son cuatro estas paredes.
Contra ellas seríamos contigo, los dos,
más dos que nunca. Y ni lloraras,
di, libertadora.

Ah las paredes de la celda.
De ellas me duele entretanto, más
las dos largas que tienen esta noche
algo de madres que ya muertas
llevan por bromurados declives,
a un niño de la mano cada una.

Y sólo yo me voy quedando,
con la diestra, que hace por ambas manos,
en alto, en busca de terciario brazo
que ha de pupilar, entre mi dónde y mi cuándo,
esta mayoría inválida de hombre.

César Vallejo

Escritor peruano. Nace el 16 de marzo de 1892.Es como una de las grandes figuras de la poesía hispana, Su poemario “Trilce” (1922)  se inscribe dentro de las primeras obras de vanguardia. Fue enjuiciado y encarcelado. Escapando de las persecuciones de que fue víctima en el Perú, recorrió Francia, Rusia y España. Entre sus poemarios se encuentran: “Los Heraldos Negros” (1918), “España, aparta de mí este cáliz”  y  “Poemas Humanos”, los dos últimos publicados después de su muerte. Trabajó como periodista, docente y traductor.  Fallece en París,  un viernes 15 de abril de 1930.

Por esa voz que trasciende… porque aún nos quedas, en tu voz, en tus versos. Gracias Vallejo.

@LauraAlessR