402. Juguemos al gran juego

Poema #402.

Juguemos al gran juego.

 

Juguemos al gran juego de volar

en esta silla: el mundo es un relámpago.

 

Entro en Pekín, y caigo de cabeza en el Támesis.

Duermo en la tumba etrusca de Tarqüinia.

 

Me troncho el pie en Caracas si te busco en París

y despierto en un muelle de Nueva York sangrando.

 

Pero me sale a abrir la muchacha bellísima

de Praga, cuando el viento me arrebata en Venecia.

 

Arcángeles y sputniks saltan el frenesí

y me estallan los sesos. Déjame en Buenos Aires.

 

Todo y todo es en México lo que empieza en Moscú

y en la rueda, de un trago, llego a Valparaíso.

 

Gonzalo Rojas.

 

Poeta y profesor chileno, estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Nació en el año 1917 y falleció en el 2011. Ha recibido premios internacionales como el I Premio de Poesía y Ensayo Octavio Paz, en 1998; el Cervantes, en 2003 y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1992.

Recorrer el mundo y dejar en cada uno de los lugares visitados un trozo de uno mismo, intercambiarlo por un fragmento de esa tierra que permanecerá con nosotros; constituirnos como un mapamundi: una misma tierra con perspectivas diferentes, con rasgos característicos. Hay que jugar, porque la vida es juego, y los juegos, juegos son.

@SaetasdeLuis

342. 9

Poema #342.

9.

 

Es recio haber sido

sin saberlo, un jugador

y encontrarse

tocando

como una carta

el destino.

Ya no hay más jugadas sino un ponerse

en manos desconocidas.

 

Rafael Cadenas.

 

El poema número 9 de Intemperie, publicado en 1977 por este poeta, ensayista, profesor de literatura de la Universidad Central de Venezuela y Premio Nacional de Literatura en el año 1985. Durante el período 1987-1988 disfrutó de una beca Guggenheim. En su obra ensayística, así como en su poesía, se puede apreciar una preocupación y fascinación por el lenguaje, la literatura y la realidad, expresada desde distintas perspectivas. Algunos de sus libros de ensayos son: “Realidad y literatura” y “En torno al lenguaje”.

Haber sido -sabiéndolo o sin saberlo- un jugador. Uno más en la mesa, ante las infinitas vueltas del azar; rozar las cartas, el destino, sonreirle de vuelta, conocerlo, creer que se conoce el juego y perderse, perderse de nuevo; ponerse en manos desconocidas, sin saber ya nada de jugadas ni de destino. Entregarse al presente, olvidarse del juego, quedar a la intemperie.

@SaetasdeLuis

319. Me ve la muerte…

Poema #219

Me ve la muerte:
problema de ajedrez.
Ya lo ha resuelto.

Tomas Tranströmer

Poeta sueco nacido en Estocolmo, el 15 de abril de 1931. Es psicólogo, poeta y traductor. Su obra ha sido traducida en más de 50 lenguas. Entre sus poemarios podemos nombrar: El cielo a medio hacer (1962), La barrera de la verdad (1978), La plaza salvaje (1983), entre otros. Ha sido galardonado con numerosos premios, entre los cuales destaca el Premio Nobel de Literatura 2011. Se dice que su poesía toma como temas importantes la cotidianidad y lo natural. Ya publicados aquí varios poemas de este autor.

La vida es un juego. Quizás, un juego de encuentros. Un día te hallas frente a frente con la muerte o, tal vez, solo una mirada de reojo. Pero allí está, un movimiento y el juego termina. Alguien mueve las piezas, alguien lo ha resuelto.

@LauraAlessR

227. Desde aquel día…

Poema #227

Desde aquel día
no he movido las piezas
en el tablero.

Jorge Luis Borges 

Escritor argentino, nacido el 24 de agosto de 1899. Escribió ensayos, cuentos, guiones y poemas. Es reconocido internacionalmente como una de las figuras literarias más importantes del siglo XX.  Tuvo una vida política activa la cual puso en riesgo su seguridad y  le impidió  ganar el Premio  Nobel de Literatura. Su primer poemario fue Fervor de Buenos Aires (1923). Fallece en Ginebra el 14 de junio de 1986.

Desde aquel día. Historias que se quedan suspendidas. La maravilla del haiku son esas incontables interpretaciones e historias que pueden germinar de su lectura. Allí, reposa constante la llama de la imaginación, esperando la inspiración de un poeta, de un artista. En su brevedad, el haiku, es el germen de un universo imaginado.

Para mí, una historia de ajedrez.

Taken with the King. Original de imagen aquí.

@LauraAlessR

190. Metamorfosis

Poema #190.

Metamorfosis.

 

Mi hijo entra

en la habitación y dice

‘Tú eres un buitre

y yo un ratón’

 

Dejo el libro

me crecen

alas y garras

 

Sus terribles sombras

corren por las paredes

Soy un buitre

y él un ratón

 

‘Eres un lobo

y yo una cabra’

Doy vueltas alrededor de la mesa

y soy un lobo

Los cristales de las ventanas

brillan como colmillos

en la oscuridad

 

Y él huye con su madre

seguro

con la cabeza escondida en el calor de su falda

 

Tadeusz Różewicz.

Nació en el año 1921 en Radomsko, Polonia. Pertenece a la primera generación que nació y creció después de la independencia de su país en 1918. Es un escritor sumamente prolífico que ha incursionado en prácticamente todos los géneros literarios. Ha recibido una gran cantidad de premios y distinciones, y es doctor honoris causa por varias universidades. Ha sido nominado en varias ocasiones al Premio Nobel de Literatura. Este poema pertenece a su poemario “Sonrisas”, con poemas entre 1945 y 1956.

Jugar. El juego es importante, esencial para la vida; es la vida misma. Lo que percibo en este poema es eso, precisamente. Hay una frase que recorre las páginas de internet que dice algo como “si un niño te extiende un teléfono de juguete, no importa quién seas (o quién te creas) tú, ¡contestas la llamada!”, porque hay que mantener el pacto, hay que jugar. No importa qué esté haciendo el poeta, o qué esté leyendo, cuando viene el juego, “deja el libro”, y entra en él. Y es que “la poesía, en su función original como factor de la cultura primitiva, nace en el juego y como juego”, según Johan Huizinga. Él mismo dice en su libro Homo ludens que “para comprender la poesía hay que ser capaz de aniñarse el alma, de investirse el alma del niño como una camisa mágica y de preferir su sabiduría a la del adulto.

La mirada del poeta, la sabiduría del poeta, es la del niño, la de aquél que no sabe nada y se sorprende con todo, que puede jugar con la realidad, que se transforma y la transforma. Recordemos eso, y juguemos con las palabras, juguemos con la poesía, juguemos con la vida. Eso sí, juguemos bien.

@SaetasdeLuis

149. VI

Poema #149

VI

Yo soy la amante

Baraja
que salta de tu mano
y es oro
sota
y
reina
al mismo tiempo

Tu ojo ama la ilusión de empezar

Yo
soy la amante
Una y múltiple

Elena Vera

Poeta y ensayista venezolana. Nació en Caracas en 1939. Se crió en Ciudad Bolívar. Fue profesora de crítica literaria y latín. Obtuvo varios reconocimientos entre los cuales se pueden nombrar: Alfonsina Storni (1983), Premio Municipal de Literatura  (1986) y  Premio José Antonio Ramos Sucre (1980). También se desempeñó como presidenta de la Asociación de Escritores de Venezuela. Entre sus obras se encuentran: “El celacanto”, “De amantes”, “Sombraduras”, entre otros. Fallece en 1996. Ya publicados anteriormente: “III” y “VIII”.

Controversia, contradicción, enigma… Definitivamente mujer, en un juego de cartas nuevamente. Definitivamente amante. Orden y desorden, ¿en qué posición cayó la baraja? Pasión, acción que encanta y deleita., ella no se ha movido de la mesa.  Un juego que aún no empieza, ella y él frente a frente. Ella está en todas partes.

@LauraAlessR

142. ¿Qué se ama cuando se ama?

Poema #142.

¿Qué se ama cuando se ama?

 

¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios: la luz terrible de la vida

o la luz de la muerte? ¿Qué se busca, qué se halla, qué

es eso: amor? ¿Quién es? ¿La mujer con su hondura, sus rosas, sus volcanes,

o este sol colorado que es mi sangre furiosa

cuando entro en ella hasta las últimas raíces?

 

¿O todo es un gran juego, Dios mío, y no hay mujer

ni hay hombre sno un solo cuerpo: el tuyo,

repartido en estrellas de hermosura, en partículas fugaces

de eternidad visible?

 

Me muero en esto, oh Dios, en esta guerra

de ir y venir entre ellas por las calles, de no poder amar

trescientas a la vez, porque estoy condenado siempre a una,

a esa una, a esa única que me diste en el viejo paraíso.

 

Gonzalo Rojas.

Anteriormente publicamos un poema de este poeta chileno (1917-2011), cuya vasta obra literaria se enmarca dentro de las vanguardias literarias latinoamericanas y el surrealismo. Fue profesor en universidades chilenas y extranjeras, e inclusive dio clases en la Universidad Simón Bolívar de Venezuela. Estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Su obra se ve extensamente marcada por la presencia de la(s) mujer(es).

Alguna vez todos nos hemos preguntado qué es lo que se ama cuando se ama. En los mejores de los casos, no podemos responder certeramente a la pregunta, pues el misterio está presente, y es un misterio que nos lleva hasta lo primigenio, hasta esa mujer ancestral y misteriosa a la que estamos condenados, esa única que me diste en el viejo paraíso”. El poeta hace la pregunta a un Dios, preguntándose qué es lo que ama, si el amor mismo, si la hondura, los volcanes o algún momento en particular… Pero continúa preguntándose, porque nada le da una respuesta absoluta, no la hay. ¿Qué se ama cuando se ama? Sólo podemos continuar preguntándonoslo mientras ahondamos en la dicha, “en esta guerra de ir y venir entre ellas por las calles, de no poder amar trescientas a la vez…”

@SaetasdeLuis

125. Fe

Poema #125

Fe

Por siempre sin nombre,

por siempre desconocido,

por siempre inconcebido,

por siempre irrepresentado,

mas por siempre sentido en el alma.

D.H. Lauwrence

Escritor inglés nacido el 11 de septiembre de 1885. Entre su obra se encuentran novelas, cuentos, ensayos, obras de teatro, entre otros. Anteriormente publicados aquí sus poemas: “Elemental” y “¡Basta!”. Su novela más conocida es: “El amante de Lady Chatterley”  de 1928, aunque escribió más de 800 poemas.  Fallece a causa de la tuberculosis el 2 de marzo de 1930 en Francia, a los 44 años de edad.

Fe… confianza, certeza, seguridad. Es que para mí, la fe es como el amor, concentran en su sustancia un recurrente juego de opuestos. Un juego que burla la lógica y le gana. El amor y la fe están para percibirse con los sentidos, para sentirse en el alma.

@LauraAlessR

96. [ella aborda a bordo de las sábanas]

Poema #96.

3.

 

ella aborda a bordo de las sábanas

ella desborda de las sábanas

ella se borda entre las sábanas

las sábanas bordadas y vueltas a bordar

del burdel

 

ella siembra su nombre en el zócalo

ella pone el zócalo y lo nombra

ella encierra el nombre en el zócalo

el zócalo nombrado, el zócalo tomado

de la casa pública

 

ella arde por posar la rosa

ella posa la rosa hostil

ella deposita la quemante rosa

la rosa posada, la rosa quemada

del prostíbulo

 

ella habita en ninguna parte

ella está habitada como el luna park

ella habita el luna park de ninguna parte

la luna habitada, el parque en el park

del lupanar

 

ella bebe el agua de una taza

ella quita el agua a paletadas y la vierte en la taza

ella amasa el agua y la bebe tal cual

el agua revuelta, el agua amasada

del hotel de pasaje

 

ella representa el rol en trances provocados

ella provoca la anamnesia del rol representado

ella juega a provocar trances de anamnesia

el provocado rol, el juego amnésico

de la casa de tolerancia

 

Lucienne Silberg.

Poeta que nació en Caracas en 1947 y murió a los treinta años de edad por un derrame cerebral, en 1976. De ascendencia francesa pero nacida en Caracas, comenzó a escribir desde muy joven. Sus textos captaron la atención de Juan Liscano, quien los tradujo del francés para el Papel literario de El Nacional (14/03/1976). Los siete poemas que fueron publicados pueden conseguirse, también, en la Revista de Poesía El Salmón, año II, número 6.

No se sorprendan, pues, si nunca habían escuchado de esta escritora que llamó la atención de Juan Liscano. Los siete textos que pude leer de ella todos tienen ese cierto “apocalipsis verbal” como lo llama Juan Liscano; también tienen constantes juegos con el lenguaje y con el ritmo, Experimenta con las palabras y con la estructura del poema, busca encontrar los límites y flexibilizarlos un poco; sueña con “el nombre del nombre de lo impronunciable” y llega al umbral donde la literatura se hace y se deshace, todo esto, le parece a Juan Liscano, de una manera que parece ser intuitiva.

Otro poema que habla de ella, ese enigma de mil rostros.

@SaetasdeLuis

73. Cybersex (Cyberlove)

Poema #73

Cybersex (Cyberlove)…………………………………………………….

………..________.a Rafael Perozo, quienquiera que sea

Cuando ames, juega sucio.
Inventa un personaje
un enfermero
un transeúnte
un loco.

Y nunca digas la verdad
nunca expongas tu amor
como quien escribe    un poema.
Pero entrégalo siempre todo
lo más recóndito
y adorable.
De manera que  ………….cuando se vaya
No deje nada detrás.

Serás como yo:
una rama seca,
pura.

Alejandro Castro

Nacido en Caracas un 4 de febrero de 1986, Alejandro Castro, es una de las voces jóvenes más sólidas que han surgido en los últimos años. Es Licenciado en Artes por la Universidad Central de Venezuela, donde se desempeña como docente. Actualmente, cursa en la Universidad Simón Bolívar la Maestría en Literatura Latinoamericana. En el año 2010 se hizo acreedor del Premio para Autores Inéditos de Monte Ávila Editores en su mención Poesía con la obra “No es por vicio ni por fornicio. Uranismo y otras parafilias” (2011).

Enmarcado en los disfraces que pueden brindar las nuevas tecnologías, ese no ver a la cara sino a un computador mientras imaginas y creas la cara de tu interlocutor, este poema representa ese juego de amar en la mentira. Es una invitación franca a entrar en un juego de roles en los que se entrega todo a través de esa máscara creada, a través de ese personaje que se personifica. Resulta curioso que el llamado se haga a entregarlo todo y no a exponerse, cuando se suele pensar que al amar debes ser lo más sincero posible mientras te despojas de armas frente al otro. Es quizá amar desde un personaje lo que da la libertad y lo que permite entregarlo todo sin dejar rastro, porque lo principal es dar hasta quedar seco y que al cesar la entrega no quede nada. No hay amor más puro que éste: el que se marcha sin dejar condicionales.

Ezioly Serrano.

(Contribución)