395. Aquí

Poema #395

Aquí

Mis pasos en esta calle
resuenan
en otra calle
donde
oigo mis pasos
pasar en esta calle
donde

sólo es real la niebla

Octavio Paz

Poeta y ensayista mexicano. Nace en Ciudad de México el 31 de marzo de 1914. Considerado como una de las grandes figuras del siglo XX. Entre sus libros destacan: “El Laberinto de la Soledad” (1950), “El arco y la lira” (1956), “Tiempo nublado” (1983), “La llama doble” (1993), entre otros. Recibe el Premio Nobel de Literatura en 1990. Fallece en Ciudad de México el 19 de abril de 1998.

En ocasiones no me dirijo hacia ninguna parte. Momentos en que contemplo lo maravilloso del paisaje y secretamente ya no añoro mi Ítaca. Dejo de lado el camino, demoro el viaje, pierdo el tiempo. De pronto un detalle mínimo: el mosaico de una pared, el cruce de una esquina, la fachada de una casa o una sencilla mirada aviva el recuerdo. Así, regresa la emoción y el deseo. Mis pasos resuenan en otra calle y todo lo admirado lejos del camino se disuelve. Queda de nuevo un espacio en mí, vuelvo a mi travesía.

@LauraAlessR

Anuncios

382. Peregrino

Poema #382.

Peregrino.

 

¿Volver? Vuelva el que tenga,

tras largos años, tras un largo viaje,

cansancio del camino y la codicia

de su tierra, su casa, sus amigos,

del amor que al regreso fiel le espere.

 

Mas ¿tú? ¿volver? Regresar no piensas,

sino seguir libre adelante,

disponible por siempre, mozo o viejo,

sin hijo que te busque, como a Ulises,

sin Itaca que aguarde y sin Penélope.

 

Sigue, sigue adelante y no regreses,

fiel hasta el fin del camino y tu vida,

no eches de menos un destino más fácil,

tus pies sobre la tierra antes no hollada,

tus ojos frente a lo antes nunca visto.

 

Luis Cernuda.

Poeta y crítico literario español, nació en Sevilla en el año 1902 y falleció en México, en 1963. Estudió Derecho y Literatura Española, se adscribió a la llamada Generación del 27. Exiliado después de la Guerra Civil, impartió clases en Glasgow, Cambridge, Londres, Estados Unidos y México.

Nunca se vuelve realmente. Nunca se vuelve siendo el mismo, nunca es igual el lugar que dejaste. Vuelve quien tiene una Ítaca, una Penélope que lo espera, un familiar que lo busca. ¿Para qué más volver? Seguir, errante, haciendo camino y enfrentándose a lo nunca visto, sin cansancio ni detenimento.

@SaetasdeLuis

357. Poema 739

Poema #357

Poema 739

Muchas veces pensé que la paz había llegado
cuando la paz estaba muy lejos-
como los náufragos- creen que ven la tierra-
en el centro del mar-

y luchan más débilmente -sólo para probar
tan desahuciadamente como yo-
cuántas ficticias costas-
antes del puerto hay-

Emily Dickinson

Poeta norteamericana nacida en Amherst, Massachusetts en 1830. Hija de prominentes figuras políticas e intelectuales, fue educada en un ambiente puritano y pasó gran parte de su vida recluida en una habitación de la casa de su padre en Amherst. Admiró a los poetas Robert y Elizabeth Barrett Browning, así como a John Keats. Aunque su producción poética fue muy amplia, sólo fue editada en 1890 después de su muerte, ocurrida en el año de 1886 en la ciudad de Amherst.

Cuántas costas ficticias antes de llegar… muchas retrasan el ritmo, hacen largo el regreso a tu isla. Ese pequeño pedazo de tierra que te ha dado todo desde la ausencia, es necesario siempre tenerla en mente, llegar a ella es tu destino. Para vivir es necesario perder el camino, para arder hay que naufragar…

@LauraAlessR

10. Manteniendo la integridad de las cosas

Poema #10.

Manteniendo la integridad de las cosas.

En un campo

soy la ausencia

del campo.

Esto es

lo que siempre ocurre.

Dondequiera que estoy

soy lo que falta.

 

Cuando camino

divido el aire

y el aire

siempre invade

el espacio

donde antes estuvo mi cuerpo.

 

Todos tenemos motivos

para desplazarnos.

Yo me muevo

para mantener la integridad de las cosas.

 

Mark Strand.

 

Nació en Prince Edward Island, Canadá, aunque de nacionalidad estadounidense (1934). Es una de las voces esenciales de la poesía contemporánea en lengua inglesa. Ha escrito diez libros de poesía, varios volúmenes de narrativa, ensayo, monografías, crítica de arte y cuentos infantiles, así como ha realizado múltiples traducciones. Fue designado Poeta Laureado de Estados Unidos por la Biblioteca del Congreso en 1990  y, entre otros premios, recibió el Premio Pulitzer por su libro “Blizzard of one”.

Éste fue el primer poema de Mark Strand que leí. Me pareció (y todavía hoy me parece) que, con una sencillez casi superficial, expresa una trascendental profundidad, con un cierto parecido a los haikús japoneses y otros estilos de poesía que contienen, dentro de sí, revelaciones (si no es que todos los buenos poemas contienen, en sí mismos, revelaciones). “Yo me muevo / para mantener la integridad de las cosas”, ser y no ser. La poesía de Strand posee esa precisión y esa sencillez capaces de mover algo en nosotros, y en este poema tan elemental, corporal y humano es logra ese efecto en mí.

Continuamos en movimiento, como si viajaramo de vuelta a Ítaca, como si tuviesemos un propósito, una misión que cumplir. El aire, la naturaleza, se encarga de cubrir el espacio en el que ya no estamos, mientras que nos abre espacio hacia donde nos movemos. “Todos tenemos motivos / para desplazarnos”, ¿cuáles son los tuyos?

@SaetasdeLuis

3. Ítaca

Poema #3

Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

Constantino Cavafis

Constantino Cavafis, poeta griego nacido en Alejandría (Egipto) vivió entre 1863 y 1933, es considerado una figura representativa de la poesía moderna. Entre sus poemas destacan: La ciudad, El dios abandona a Antonio, Ítaca, entre otros. Es un poeta de la vejez, como dijera él mismo en 1929, señalando que es necesario el paso del tiempo para que los acontecimientos sean inspiración al ser evocados.

El destino de los eternos viajeros… Ítaca es el pueblo de Ulises, al cual retorna luego de la guerra de Troya, según Homero en La Odisea. El retorno de Ulises es complejo y lleno de travesías. Cavafis hace en este poema la evocación de ese viaje, pero no acercándolo a lo difícil y triste que fue para Ulises, sino como la posibilidad de vivir, como la celebración del recorrido: “Pide que el camino sea largo. / Que muchas sean las mañanas de verano / en que llegues -¡con qué placer y alegría!- / a puertos nunca vistos antes.”. Es sentir como Ítaca se estaciona en alma para “tenerla siempre en mente”, ella es el motivo, el lugar al cual es necesario llegar, donde te esperan, pero como dice el poema, lleno ahora de nuevas experiencias, sabio.

Ítaca brinda esta oportunidad al viajero, le da la razón para la travesía. Pero recuerda: disfruta del viaje, porque será la historia que recitarás para ser recordado.

¿Qué significa Ítaca? Emprende el viaje…

@LauraAlessR