192. Alta traición

Poema #192.

Alta traición.

 

No amo mi patria.

Su fulgor abstracto

es inasible.

Pero (aunque suene mal)

daría la vida

por diez lugares suyos,

cierta gente,

puertos, bosques de pinos,

fortalezas,

una ciudad deshecha,

gris, monstruosa,

varias figuras de su historia,

montañas

y tres o cuatro ríos.

 

José Emilio Pacheco.

Poeta, ensayista, traductor, cuentista y novelista mexicano, perteneciente a la llamada “Generación de los años cincuenta”. Nació en el año 1939 y ha recibido una extensa serie de premios y galardones, entre los que resaltan el Premio Nacional de Poesía, en su país; el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, en el año 2004; y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en el año 2009; así como el Premio Cervantes, en el mismo año.

El tema del poema da para extensas disertaciones, así como el concepto del que habla: patria. Es una alta traición, ciertamente, decir que no se ama a la patria, a ese lugar que debería ser motivo de amor y orgullo incondicionales, según dicen, y entre otras tantas cosas. Pero es cierto lo que dice: el fulgor abstracto de la patria es inasible, y en vez de llenarnos la boca hablando de ideologías y conceptos que son inasibles, resulta más honesto, más real, decir lo que dice el poeta: daría la vida por diez lugares suyos, por una mirada en la que me sumerjo, por una montaña, cierta gente, algunas calles, una ciudad deshecha. Estos detalles conforman nuestra patria íntima, lugares que podemos considerar realmente nuestros, y a los que nos sentimos ligados, y que también conforman un todo. ¿Es esto una alta traición o es nuestra más sincera muestra de fidelidad?

@SaetasdeLuis

Anuncios