504. [Como velos negros]

Poema #504.

 

Como velos negros flotaban las nubes.

Abajo el hombre

encorvado torpemente caminaba.

Pesaba un gran silencio sobre su cabeza.

Abría y cerraba los ojos hundidos

y miraba por momentos hacia arriba.

Relámpagos lejanos parecían encandilarlo.

El infinito le hablaba en voz muy baja.

Abandonaba el mundo de afuera.

Huraño, agobiado por las confidencias,

regresaba a su cuarto

iluminado apenas por una luz rojiza.

Su cerebro ardía entre fuegos virtuales.

 

Francisco Pérez Perdomo.

Poeta y crítico literario nacido en Boconó, Venezuela, en el año 1930. Formó parte de los grupos Sardio y El techo de la ballena. Recibió, en 1980, el Premio Nacional de Literatura. Este poema pertenece a “Los ritos secretos”, libro de su madurez publicado en 1981 en el que se entrelazan hechos y ensueños, realidad y fantasía ensimismada.

Más allá que aquí, más en el ensueño que en la realidad; el mismo mundo, el mismo paisaje, arde con llamas distintas para él. Surgen sus palabras y sus versos de los trazos con los que ve su realidad, los relámpagos que lo encandilan, los silencios que le pesan, los fuegos. El poema construye un caminar fuera del tiempo, el recorrido de este hombre encorvado, que no empieza ni termina.

@SaetasdeLuis

469. Límites

Poema #467

Límites

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí la sed,
hasta aquí el agua?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el aire,
hasta aquí el fuego?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el amor,
hasta aquí el odio?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el hombre,
hasta aquí no?

Sólo la esperanza tiene las rodillas nítidas.
Sangran.

Juan Gelman

Poeta y periodista argentino, nació en Buenos Aires en el año 1930. Se le han otorgado numerosos premios como el Cervantes (2007), y los iberoamericanos de poesía Ramón López Velarde (2003), Pablo Neruda (2005) y Reina Sofía (2005). Formó parte en su juventud del grupo “El pan duro”, con jóvenes militantes comunistas que creían en una poesía comprometida y popular. Salió de Argentina en 1976 durante la dictadura militar y vivió en el exilio en México, donde decidió fijar la residencia en forma definitiva.

Dejar de intentar, empezar a hacer (ser)…

 @LauraAlessR

365. Yo, tranquilo, serenamente plantado…

Poema #365

Yo, tranquilo, serenamente plantado…

Yo, tranquilo, serenamente plantado ante la naturaleza,
amo de todo o señor de todo, sereno en medio de las cosas irracionales.
Imbuido como ellas, pasivo, receptivo, y silencioso, también como ellas,
conocedor de que mi ocupación, mi pobreza, mi notoriedad
y mis debilidades son menos importantes de lo que creía,
hacia el mar mexicano, en el Manhattan o en el Tennessee, o lejos en el norte o tierra adentro,
hombre de río u hombre de montes o de granjas de estos estados, ribereño del mar o de los lagos de Canadá.
Yo, dondequiera que viva mi vida, quiero hacer frente a las contingencias
y encarar la noche, las tormentas, el hambre, el ridículo, los accidentes
y los rechazos como lo hace el animal.

Walt Whitman

Poeta, ensayista, periodista y humanista estadounidense. Nace en el Estado de Nueva York, el 31 de mayo de 1819.  Whitman está entre los más influyentes escritores del canon estadounidense y ha sido llamado el padre del verso libre. Trabajó como periodista, profesor, empleado del gobierno y enfermero voluntario durante la Guerra Civil. Al inicio de su carrera, también produjo una novela, “Franklin Evans” (1842). Su obra maestra, “Hojas de hierba”, fue publicada en 1855 costeada por él mismo. Murió a los 72 años y su funeral se convirtió en un espectáculo público.

Respetar la vida y la muerte como lo hace un animal. Aceptar el miedo, las dificultades y el dolor con esa esencia elemental que debería permanecer en cada hombre. Ese instinto que nos conecta con la naturaleza. Este estar “sereno en medio de las cosas irracionales” que busco en mí.

@LauraAlessR

322. Inmortalidad del reloj

Poema #322.

Inmortalidad del reloj.

 

Lo terrible es que,

aún cuando

el reloj se para,

sigue andando.

 

Fina García Marruz.

 

“Nociones elementales y algunas elegías” es el nombre del libro en el que esta poeta e investigadora cubana nacida en 1923 incluye este poema. Busca recuperar algunas de las certezas simples de la escuela básica (o elemental), y a través de esas sorpresas infantiles y esos juegos con el lenguaje, descubrir la esencia de la “primera y suficiente poesía”. Así, cada palabra parece cobrar una dimensión nueva, contener el asombro con el que aprendemos algo por primera vez, retomando esa sensibilidad de quien nunca ha sido tocado.

Tiempo. Una palabra que resuena en las agujas del reloj, que todos hemos escuchado alguna vez. Inmortalidad. Una búsqueda de adultos. La inmortalidad del reloj es simple: aún cuando se detiene, sigue andando. Y ahí está nuestro peso, nuestra imposibilidad. Si perdemos el tiempo, el tiempo nos perderá a nosotros, y lo terrible, también, es que nada que pueda hacer nuestro preciso invento al respecto. Somos hombres, y el tiempo sigue latiendo.

@SaetasdeLuis

320. Meditatio

Poema #220.

Meditatio.

 

Cuando considero cuidadosamente los curiosos hábitos de los perros

Estoy obligado a concluir

Que el hombre es un animal superior.

Cuando considero los curiosos hábitos del hombre,

Le confieso, mi amigo, que me sorprendo.

 

Ezra Pound.

 

Nace en Idaho, Estados Unidos, en el año 1885 y muere en Venecia, Italia, en 1972. Poeta, ensayista, músico y crítico estadounidense perteneciente a la llamada “Generación perdida” que predicó el rescate de la poesía antigua para ponerla al servicio de una concepción moderna. Vivió un tiempo en París y, luego, en Italia, donde se volvió admirador de Benito Mussolini y del fascismo; lo antes mencionado hizo que se le juzgara por traición tras la guerra, en Estados Unidos. Por intervención de figuras del mundo cultural se le declaró “loco”, salvándolo así de una posible pena de muerte. Luego de doce años internado en el hospital de St. Elizabeth volvió a Italia, donde permaneció hasta su muerte.

Un interesante tema sobre el cual meditar. El ser humano gusta considerarse superior a todos los demás animales y criaturas. Se compara con ellos y considera -sin opción a duda- que sus hábitos son superiores a los de cualquiera, que ha logrado dominar el mundo e imponerse a cualquier otra criatura del mismo. Hay que considerar, también, los curiosos hábitos del hombre, aprender a ver de otra manera, y quedar sorprendidos –puzzled– ante tantos hábitos que difícilmente deberían considerarse como superiores. Les confieso que me sorprendo, también, por nuestra insistencia en sentirnos superiores.

@SaetasdeLuis

271. He entrado a región delgada…

Poema #271

He entrado a región delgada.

Todo lo que canta se reúne a mis pies como banderas que el tiempo inclina.

Aquí el mundo es una estación amanecida sobre corales.

Ésta es la morada donde se depositan los signos de las aguas, el légamo de los navíos,

los mendrugos cargados de relámpagos.

Éste es el huerto de las especias clamorosas, la temporada de arcilla que el océano erige.

Ésta es la fruta de un piélago muerto, la columna desesperada del hambre.

Ésta es la salobre campana de verdor que el fuego crucifica, la tierra donde una  tribu oscura

embalsama un clavel.

Ésta es la tinta trémula del día, la rosa al rojo vivo inscrita en los anales de la selva.

Rafael Cadenas

Poeta y ensayista venezolano, nació en Barquisimeto, en 1930. Ganó el Premio Nacional de Literatura en 1985, formó parte del grupo “Tabla Redonda” y dio clases en la Escuela de Letras de la UCV. Su obra poética ha sido traducida a muchos idiomas. Este poema pertenece a su libro “Los cuadernos del destierro”.

La multiplicidad única de la imagen.  La selva y los corales, aguas y relámpagos, una “campana de verdor que el fuego crucifica”. ¿Dónde estamos? Esta región delgada habla del hambre, del cuerpo en la naturaleza. El tiempo inclinándose parece explicarlo, en el vacío se encuentra todo.

@LauraAlessR

267. Bitácora

Poema #267

Bitácora

No conoce el arte de la navegación
quien no ha bogado en el vientre
de una mujer, remado en ella,
naufragado
y sobrevivido en una de sus playas.

Cristina Peri Rossi

Poeta uruguaya. Nació en Montevideo el  12 de noviembre de 1941. Además de poeta es narradora, traductora y ensayista uruguaya. Estudió literatura comparada. Ha efectuado traducciones principalmente de Clarice Lispector. Ha publicado varios libros, entre ellos: “Evohé” 1971, “Diáspora” 1976, “Lingüística general” 1979, “Babel bárbara” 1991, “Aquella noche” 1996, entre otros.

Olas recurrentes.

Es que la mar es mujer y cambia con las faces de la luna.

Mujer, ¿cuántas playas te conforman?

Entonces, no has de llamarte marinero, hasta que quedes náufrago en una de esas orillas.

¿Cuántos barcos sumergidos llevas entre tus faldas?

En este naufragio, el sobreviviente puede ser todos y ninguno.

@LauraAlessR