488. Mayo

Poema #488.

Mayo.

 

No se marchitan los besos

como los malinches,

ni me crecen vainas en los brazos;

siempre florezco

con esta lluvia interna,

como los patios verdes de mayo

y río porque amo el viento y las nubes

y el paso del los pájaros cantores,

aunque ande enredada en recuerdos,

cubierta de hiedra como las viejas paredes,

sigo creyendo en los susurros guardados,

la fuerza de los caballos salvajes,

el alado mensaje de las gaviotas.

Creo en las raíces innumerables de mi canto.

 

Gioconda Belli.

 

Nació en Managua, Nicaragua, en el año 1948. Una significativa parte de su obra posee un cargado tono erótico. Junto con Ernesto Cardenal y Claribel Alegría renovaron buena parte de la poesía en su país. Se opuso a la dictadura de Somoza, por lo que fue condenada a prisión, y la llevó a refugiarse políticamente en varios países, como México y Costa Rica. Ha publicado más de diez libros, principalmente de novela y de poesía.

Todavía falta un mes para ese mes. La primavera y los cambios de las estaciones son absolutamente perceptibles. Sentimos el tiempo pasar de otra manera en la presencia de las estaciones, en los distintos lugares del mundo. E igual que el tiempo pasa diferente, también nosotros lo hacemos. Florecer por siempre en el canto, en sus raíces innumerables y sus frutos sorprendidos. Llegará mayo, y seguirán las palabras, los meses y las estaciones brotando cantos.

@SaetasdeLuis

Anuncios

450. Cuestión de fe

Poema #450.

Cuestión de fe.

 

¿Cómo sería la luz de la madrugada

en que Abraham, el hombre de la cerrada fe,

subió al monte Moriah

llevando de la mano a su unigénito Isaac?

 

Tiene que haber sido una luz hondamente azul

como la de este amanecer: en aquel azul

Abraham imaginaba

la vibrante sangre de su hijo en el cuchillo.

 

La sangre vibra más en el azul.

Lo sé porque mi piel, de tan sola ahora,

segrega sangre en la palma de mi mano:

el primer milagro de mi día, o castigo,

por haber querido subir la cuesta de la montaña

con una muchacha (más hija que esposa).

 

Ella, al primer sol, huyó asustada,

me negó

su joven cuerpo para el sacrificio

y yo no pude demostrarle

mi fe neurótica a Dios.

 

José Watanabe.

Poeta y dramaturgo peruano. Nace en1946 y fallece en el año 2007. Es hijo de un inmigrante japonés y una campesina de la sierra peruana. Se trasladó a Lima a estudiar arquitectura, pero después de unos semestres la abandonó para dedicarse por completo a la literatura.

La luz de cada hora, el azul de cada cielo, el clima, los pájaros, todo influye en el día que vivimos, en las acciones que tomamos, en lo que somos. La historia de Watanabe comparte con gracia una cuestión de fe, una luz especial para obtener el joven cuerpo del amor, para sacrificar su dulzura. Y, sobre todo, una lamentación por lo que no se logró realizar, por ese ritual inconcluso.

@SaetasdeLuis

396. Dios, es de día, vengo

Poema #396.

Dios, es de día, vengo.

 

Dios no existe en lunes, desenvuelto sobre tierra

en tono tierno o abriendo los quejidos del veneno.

Dios oculto en su cuchillo y dejando una tinta siena

sobre el buey tirado en la sabana, comedor del cielo.

Dios que vino a bordo y púsose a oler pasionarias

y a escalar muros y a darle vueltas y más vueltas a la casa.

Dios mate, Dios que quiso besarte cuando dormías

y decirte eres flor, eres sigilo, carga, desamparo.

 

Dios a quien, si lo sorprendo, habrá de hincarse

y pedirme perdón y explicarme llagas de los mártires,

Dios que prosigue en el ser, pero que atonta.

Dios como un sombrero sobre el grito de todo el mundo.

 

Dios

y su alfiler,

 

Dios, es de día, vengo.

 

Jesús Sanoja Hernández.

Poeta venezolano, nació en Tumeremo en 1930 y falleció en Caracas en el año 2007. Se graduó de Letras en la Universidad Central de Venezuela y fue miembro y cofundador del grupo literario Tabla Redonda y las revistas Cantaclaro, Tabla Redonda y Cambio. Este texto pertenece a su único poemario, “La mágica enfermedad”, que fue difundido -aunque no ganó- durante el Premio José Rafael Pocaterra de 1968.

Dios no existe en lunes, ¿y en martes, miércoles o viernes? Dios está oculto, vino a bordo, prosigue pero nos atonta, dice el poeta. Dios como una abertura hecha por un alfiler hacia el infinito, ¿cómo es? ¿dónde está? Sin duda, tendrá que explicarnos algunas cosas, si llegamos a sorprenderlo por ahí.

@SaetasdeLuis

161. Sacerdotisa

Poema #161

Sacerdotisa

A veces juego con la idea de matarte

(después de todo, querido,

nadie es inocente)

y entonces pienso en sacerdotes antiguos

ataviados de oro y lino blanco,

incienso rumbo a los cielos,

la precisión de la obsidiana afilada

en noches de luna menguante,

un pecho descubierto,

la tensión rápida y certera

de una mano educada para el puñal,

el placer de los dioses,

la satisfacción del deber cumplido.

Y hay orden de nuevo en el mundo,

la lluvia se derrama por los campos,

el viento hincha las velas aqueas

y la tierra es fértil otra vez,

pero entonces tú te acercas, querido,

con los brazos abiertos

y yo sonrío culpable

besándote la garganta,

las muñecas, la sien.

La vida, allí donde late vulnerable.

Alicia Torres

Poeta venezolana. Nació en Caracas en 1960. Licenciada en Letras de la Universidad Católica Andrés Bello. Es poeta, ensayista y traductora.  Vivió en Londres y en la India. Se desempeña como investigadora en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. Autora de los libros: “Fatal” de 1989 y “Consideración de la rosa” de 2000.

Lo sagrado, lo femenino. Sacerdotisa, guardiana, con disposición de cumplir cabalmente el rito. Un sacrificio para los dioses, ¿Sacerdotisa, cuál es tu dios? Veneración a la vida. Se dice que ella representa la justicia y el conocimiento espiritual. ¿Dudarías? Si luego el mundo siguió su curso, luego de la entrega de la mujer sopló el viento favorable. Quizás, mujer, ahora este sea tu destino, el sacrificio de los extranjeros, hacer ofrendas de vida. Recuerdos, “después de todo,  / querido, / nadie es inocente”.

@LauraAlessR

125. Fe

Poema #125

Fe

Por siempre sin nombre,

por siempre desconocido,

por siempre inconcebido,

por siempre irrepresentado,

mas por siempre sentido en el alma.

D.H. Lauwrence

Escritor inglés nacido el 11 de septiembre de 1885. Entre su obra se encuentran novelas, cuentos, ensayos, obras de teatro, entre otros. Anteriormente publicados aquí sus poemas: “Elemental” y “¡Basta!”. Su novela más conocida es: “El amante de Lady Chatterley”  de 1928, aunque escribió más de 800 poemas.  Fallece a causa de la tuberculosis el 2 de marzo de 1930 en Francia, a los 44 años de edad.

Fe… confianza, certeza, seguridad. Es que para mí, la fe es como el amor, concentran en su sustancia un recurrente juego de opuestos. Un juego que burla la lógica y le gana. El amor y la fe están para percibirse con los sentidos, para sentirse en el alma.

@LauraAlessR