418. Nada dos veces

Poema #418.

Nada dos veces.

 

Nada sucede dos veces

ni va a suceder, por eso

sin experiencia nacemos,

sin rutina moriremos.

 

En esta escuela del mundo

ni siendo malos alumnos

repetiremos un año,

un invierno, un verano.

 

No es el mismo ningún día,

no hay dos noches parecidas,

igual mirada en los ojos,

dos besos que se repitan.

 

Ayer mientras que tu nombre

en voz alta pronunciaban

sentí como si una rosa

cayera por la ventana.

 

Ahora que estamos juntos,

vuelvo la cara hacia el muro.

¿Rosa? ¿Cómo es la rosa?

¿Como una flor o una piedra?

 

Dime por qué, mala hora,

con miedo inútil te mezclas.

Eres y por eso pasas.

Pasas, por eso eres bella.

 

Medio abrazados, sonrientes

buscaremos la cordura,

aun siendo tan diferentes

cual dos gotas de agua pura.

 

Wislawa Szymborska.

Poeta, ensayista y traductora polaca (1923-2012). A los ocho años fue trasladada a Cracovia, donde fijó su residencia. En los años 40 publicó sus primeros poemas en periódicos locales. En 1953 formó parte del equipo de la revista “Vida literaria”, donde trabajó hasta 1981. Fue colaboradora del periódico parisino Kultura. En el año 1996 obtuvo el Premio Nobel de Literatura por su obra. Publicó pocos poemas, pero minuciosamente elaborados.

No puedo evitar preguntarme si la rima es tan obvia en su idioma original, o si debemos esa cadencia particular del poema a esta traducción. De cualquier forma, y apartando ese hecho, surge en el poema el tema del instante, tan relevante para el poeta y para la poesía. El instante que sucede -que nunca ha sucedido y que no volverá a repetirse- está cargado de poesía, y podemos resaltar de él cuestiones pequeñas pero trascendentes, universales pero singulares cada una, “cual dos gotas de agua pura”.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Vacaciones

Vacaciones.

Estimados lectores, queremos informarles que nos hemos tomado unas vacaciones que durarán hasta el 01 de enero del 2013. Queremos aprovechar esta publicación para agradecerles a quienes nos leen constantemente, a quienes comentan, comparten y a quienes han cooperado con publicaciones. Gracias a todos ustedes estos Trazos de la memoria tienen forma y sentido, cobran cuerpo desde la niebla y nos motivan a seguir publicando para todos ustedes que han venido siguiendo al blog desde hace más de 388 días.

Agradecemos su comprensión, y los invitamos a (re)leer publicaciones antiguas durante estos días, que de aquí al año entrante quedan muy pocos días. Estaremos atentos igual a sus comentarios. Les deseamos unas felices fiestas, y un extraordinario año nuevo lleno de poesía y experiencias, entre otras muchas cosas.

Nos seguimos leyendo,

@LauraAlessR

@SaetasdeLuis

316. Jardín intacto

Poema #316.

Jardín intacto.

 

Allí magnolias, tulipanes, sombras

de pétalos palpables. Aquí los senos,

el ombligo, la voz, el áureo pubis,

tu risa y las adelfas, brazos, lotos,

nenúfares en torno de tu cuello

y la noche zumbando en los pistilos…

Astros que queman en tu piel, gardenias,

tactos de orquídeas, suave olor, jadeos,

ceguedad de ese Dios que se derrama

en cada efímera corola. Y las espinas

de tanto en tanto. Pero también lirios,

y dalias otra vez, todo en tu carne.

Jardín intacto, puro y hasta pútrido,

como tal vez ocurra en ese instante

cuando fermenta el tiempo en el espanto

y acelera la flor hasta ser mustia.

Jardín con el ayer, el hoy, el nunca

y el hambre ciega de un veloz deseo,

llenándote los ojos en un éxtasis

que jamás se ha saciado.

 

Eugenio Montejo.

Poeta y ensayista venezolano, nació en Caracas en 1938 y falleció en Valencia en el año 2008. Fue fundador de proyectos importantes para las letras venezolanas, como las revistas “Poesía” y “Zona Tórrida” de la Universidad de Carabobo, que todavía continúan. Este poema pertenece a sus “Papiros amorosos” (2002). En el año 1998 se le concedió el Premio Nacional de Literatura y en el 2004 obtuvo el Premio Internacional de Poesía Octavio Paz.

Nenúfares, adelfas, y otras palabras difíciles de emplear por poetas contemporáneos encuentran sólido asidero en este papiro amoroso que mezcla el encuentro con la idea primordial -y constante- del jardín. Tantas flores diferentes, tantas posibilidades, tantos encuentros y maneras de crecer, de conectarse, la perfecta hilación de todas ellas en un jardín. Jardín intacto, puro y hasta pútrido, anhelando unas manos que lo cuiden y lo sacien. Muchos de nosotros nos hemos distanciado del encuentro con lo natural y nos resulta difícil retomarlo, (re)encontrarnos con lo salvaje.

@SaetasdeLuis

215. El camino no elegido

Poema #215

El camino no elegido

.

Dos caminos divergieron en un bosque amarillo,

y afligido porque no podría caminar ambos

siendo un solo viajero, estuve largo tiempo de pie

mirando uno de ellos tan lejos como pude,

hasta donde se perdía en la maleza.

.

Entonces tomé el otro, imparcialmente,

y habiendo tenido quizás la elección acertada,

pues era tupido y agradable de caminar;

aunque en cuanto a lo que vi allí

hubiera elegido cualquiera de los dos.

.

Y ambos esa mañana yacían igualmente,

¡oh, había guardado aquel primero para otro día!

aun sabiendo la inexorable manera en que las cosas siguen adelante,

dudé si debí haber regresado sobre mis pasos.

.

Debo estar diciendo esto con un suspiro

que en alguna parte envejece y hace envejecer,

dos caminos divergieron en un bosque y yo,

yo tomé el menos caminado,

y eso ha representado toda la diferencia.

Robert Frost

Nacido en 1874, Robert Frost es considerado como uno de los fundadores de la poesía moderna de Estados Unidos. Mostrando la vida y emociones del hombre rural de la Nueva Inglaterra en la que estudió (Darthmouth College, New Hampshire), Frost enfrenta complejos temas filosóficos y sociales gracias a su excelente manejo de lenguaje coloquial, con el que plasma realísticas imágenes en sus versos. Ampliamente reconocido y premiado en vida, comparado como Stevens y Eliot, llegó a ganar cuatro premios Pulitzer (1924, 1931, 1937 y 1943), estableciendo su trabajo en los anales de la poesía mundial.

De referencia obligada en la cultura estadounidense, como por ejemplo su uso de eje central  de capítulos de series como CSIEl Camino no Elegido es un himno de fortaleza para quienes, como yo, alguna vez han tomado el camino menos recorrido, el menos popular; el sacrificar el camino fácil y la manera más común de hacer las cosas, para marcar la diferencia y alcanzar su propio destino.

César Sánchez

(Contribución)