589. Supiste quién era…

Poema #589

Supiste quién era…

Supiste quién era
antes de que yo empezara a sospecharlo
ahora caminando por lejanas y míticas ciudades
soy tu triunfo
vos hiciste esa figura que recorre lugares que nunca conocerás
pero son sólo tuyos para siempre
vos los soñaste yo los conozco
para mí las fachadas
para vos el deseo
lo único posible de ser llamado eternidad.

Juana Bignozzi

Poeta argentina nacida en Buenos Aires en 1937. Formó parte del grupo poético El pan duro creado por Juan Gelman en 1955. En 1960 fue publicado su primer libro de poemas, “Los límites”, seguido por “Tierra de nadie” en 1962. Es una de las poetas esenciales del panorama argentino contemporáneo. Entre los galardones obtenidos se destacan el Premio Municipal de Poesía en el año 2000 y el Premio Konex por el quinquenio 1999-2003. Reside en Buenos Aires desde el año 2004.

Ella, habitante de tu memoria. Cuántos recorridos le has creado, le has imaginado. En el hilo de tus sueños, ella es perfecta y eterna. Sí, definitivamente, vivimos porque alguien, en algún lugar, nos sueña.

@LauraAlessR

Anuncios

502. Mar eterno

Poema #502.

Mar eterno.

 

Digamos que no tiene comienzo el mar

Empieza donde lo hallas por vez primera

y te sale al encuentro por todas partes

 

José Emilio Pacheco.

Poeta, novelista, cuentista, ensayista y traductor mexicano. Nació en el año 1939 en Ciudad de México y perteneció a la llamada “generación de los años 50″. Con un estilo conversacional y claro, ganó reconocimiento después de demostrar su habilidad en el manejo de las formas clásicas. Su obra le ha valido importantes galardones como el Premio Nacional de Poesía de su país, el Premio Octavio Paz y el Premio Cervantes.

Somos seres de mar, le pertenecemos a sus aguas que se mueven, como nosotros, siguiendo la marea. Verlo es vernos, y ver en nosotros nuestra historia y la del mundo. Y ahí seguimos, insistiendo, encontrándonos.

@SaetasdeLuis

476. Extraña primavera

Poema #476.

Extraña primavera.

 

 

Profunda luz. Las doce. En duro suelo

me abriga el sueño aquella vieja roca.

Tres ángeles detienen, suave, el vuelo.

Extraños ríen con extraña boca.

 

Baña los campos la fundida nieve.

Premonitoria es esta primavera,

y de aquel abedul se adentra, leve,

en frío lago larga cabellera.

 

Veloz acerca el ala hermosa nube,

cintas azules en el cielo brillan…

Risueño en ellas mi mirar detuve.

Los ángeles piadosos se arrodillan.

 

De un pájaro encantado se levanta

muy claro y fuerte el trino de metal

y lúcido, yo escucho lo que canta:

¡Tu dicha no, tu muerte sí, mortal!

 

Georg Trakl.

Poeta nacido en Salzburgo, Austria, en 1887. Alternó durante toda su vida el trabajo como farmaceuta y la escritura, fundando el grupo literario Apollo con otros escritores. Su obra estuvo influenciada por escritores como Rimbaud, Novalis y Hölderlin. Durante la primera guerra mundial participó en la batalla de Grodek. Eso le produjo una crisis nerviosa que le conduciría al hospital psiquiatrico de Cracovia, donde se suicidó en 1914.

Asumir el tiempo que nos abriga, que nos pasa, que nos muestra nuestra mortalidad. Ver en el claro ciclo de las estaciones la espiral de nuestra existencia, eternos retornos, señales y vinculaciones con la naturaleza, con la vida, con todo. Figuras angelicales se detienen, se arrodillan, pasan, nos llaman la atención y nosotros se la llamamos, en este caso. ¿Qué nos dicen? ¿Que hay algo más allá? ¿Existe algo más allá del ciclo de la vida, que las estaciones nos muestran cada año con claridad? La naturaleza canta a la vida y a la muerte, canta el eterno retorno, la copia reinventada en cada ocasión.

@SaetasdeLuis

307. Pienso a veces

Poema #307

Pienso a veces

Pienso a veces que el mar es la nostalgia
de lo que siempre está: nostalgia de nostalgia,
de un irse de sí mismo a su recuerdo
más azul, más hondo, más eterno…
Y pienso en nuestro amor que algunas veces
sueña con la idea de no serlo,
en huir de sí mismo y contemplarse
aún más alto, más puro, más sereno…

José Luis Hidalgo

Poeta, ensayista, pintor y grabador español nacido en Torres en 1919. Es considerado como uno de los baluartes de la poesía existencial de la posguerra. A los dieciséis años empezó a escribir en El Impulsor y compartió sus preocupaciones literarias con José Hierro. Obtuvo una mención honorífica por su libro “Raíz” y participó en diversas tertulias poéticas. En 1936 publicó “Pseudopoesías”, “Las luces asesinadas y otros poemas” en 1938 y “Mensaje hasta el aire” en 1938, libros de marcada tendencias surrealista. “Los muertos”, fue publicado después de su muerte ocurrida a comienzos de 1947.

Sencillas palabras que hilan una melodía, bordan una imagen. La poesía que es ritmo, música, cadencia…

@LauraAlessR

281. Las sendas de Oku (Fragmento)

Poema #281

Las sendas de Oku (Fragmento)

¿Admirable,
aquel que no piensa: “la vida huye”
al ver el relámpago?

Matsuo Bashō

Poeta japonés. Nacido en Ueno, 1644. El poeta más famoso del período Edo de Japón. Durante su vida, Bashō fue reconocido por sus trabajos en el Haikai no renga. Es considerado uno de los cuatro grandes maestros del haikú junto a Yosa Buson, Issa Kobayashi y Masaoka Shiki. Bashō cultivó y consolidó el haikú con un estilo sencillo y con un componente espiritual. Su poesía ha conseguido renombre internacional, y en Japón muchos de sus poemas se reproducen en monumentos y lugares tradicionales.. Fallecido en Osaka, 1694. Ya publicado anteriormente en Trazos de la memoria.

La vida es un instante. Sin embargo, vuelve a nacer la ola, vuelve la lluvia y vuelve el relámpago. Ya no será la misma ola o la misma lluvia, no serán, quizás los mismos ojos los que miren el relámpago; pero allí están latentes las manifestaciones de la vida, su brevedad y su continuidad.

45. Comienza un lunes

Poema #45

Comienza un lunes
:::::::::
La eternidad por fin comienza un lunes
y el día siguiente apenas tiene nombre
y el otro es el oscuro, al abolido.
:::::::::::::::
Y en él se apagan todos los murmullos
y aquel rostro qua amábamos se esfuma
y en vano es ya la espera, nadie viene.
:::::::::::::::::::
La eternidad ignora las costumbres,
le da lo mismo rojo que azul tierno,
se inclina al gris, al humo, a la ceniza.
::::::::::::::::::::::
Nombre y fecha tú grabas en un mármol,
los roza displicente con el hombro,
ni un montoncillo de amargura deja.
:::::::::::::::::::::
Y sin embargo, ves, me aferro al lunes
y al día siguiente doy el nombre tuyo
y con la punta del cigarro escribo
en plena oscuridad: aquí he vivido.

Eliseo Diego

:::::::::::::

Fue un poeta y ensayista nacido en La Habana (Cuba) en 1920. Considerado uno de los poetas más importantes de Latinoamérica. Fue fundador de la revista “Orígenes” junto a José Lezama Lima. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura por el conjunto de su obra en 1986; el Premio de la Crítica  en 1988 y 1989, y el  Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo en 1993. Fallece en Ciudad de México en 1994.

Eternidad que inicia un lunes… el recuerdo que permanece. Siempre me ha interesado la idea de que aquello que se repite una y otra vez en el tiempo esta relacionado con los castigos del inframundo.  El recuerdo de un nombre que no cambia, pero los días parecen palidecer y apagarse paulatinamente. Aunque se esté atrapado en una remembranza hay percepción del cambio externo. Esa es prueba de que aún se sigue viviendo.

Un estado parecido a la muerte, parecido a la nada, pero en vida. Se aferra al lunes para olvidar que los días pasan. Pero la memoria es diluida en un tiempo que sigue para saber que “en vano es ya la espera, nadie viene”.

@LauraAlessR