506. No es

Poema #506.

No es.

 

No es indiferente el lugar donde estamos.

Algunas estrellas se acercan entre sí peligrosamente.

También aquí abajo hay separaciones violentas de amantes

sólo para que el tiempo se acelere

con el latido de su corazón.

 

Las gentes sencillas son las únicas que no buscan la felicidad…

 

Vladimir Holan.

Poeta checo, nacido en Praga (1905-1980). Vivió sus primeros años en el campo, y a partir de los 15 en la capital, donde estudió Leyes y desempeñó varios oficios. La escritura de Mallarmé y, posteriormente, la ocupación Nazi, el pacto de Munich y la guerra influyeron fuertemente en sus versos.

Nada es indiferente. Nuestra mirada, nuestros movimientos, lo que pensamos y hacemos. Todo se entrelaza y, como quien espera a una estrella, escuchamos los latidos del corazón acelerando el tiempo. ¿Buscas la felicidad?

@SaetasdeLuis

Anuncios

335. No este camino

Poema #335

No este camino

Perdóname. Yo fui un intrigante como muchos de esos que se deslizan
furtivamente por las humanas habitaciones de la noche.

Yo calculé la posición de los guardias antes de arriesgarme a acercarme
.                                                                               a las fronteras cerradas.

Conociendo más, pretendí satisfacer menos, a diferencia de
.                                                                             esos que dan testimonio.
Indiferente al cañoneo, al clamor en la maleza y a la burla.

Deja a los sabios y a los santos, pensé, trae un don a toda
.                                                        la Tierra, no meramente al lenguaje.

Yo protejo mi buen nombre para que el lenguaje sea mi medida.

Un bucólico, un lenguaje pueril que transforma lo sublime en cordial.

Y el ritmo o el salmo de maestro de coros cae aparte, únicamente
.                                                                               un cántico permanece.

Mi voz siempre careció de plenitud, me gustaría dar una acción
.                                                                                    de gracias diferente.

Y generosamente, sin la ironía que es la gloria de los esclavos.

Más allá de siete fronteras, bajo la estrella de la mañana.

En el lenguaje del fuego, del agua y de todos los elementos.

Czeslaw Milosz

Poeta polaco nacido en Szetejnie, Lituania, en 1911. Fundó el grupo literario “Zagary” y publicó en 1930 sus primeros volúmenes de poesía. Desde 1932 lideró el movimiento vanguardista y durante la II guerra Mundial participó activamente en la resistencia a la ocupación nazi. Posteriormente viajó a Washington como diplomático, y al romper con su gobierno se exilió en Francia durante la década de los años cincuenta, produciendo varias obras en prosa que le merecieron el “Premio Literario Europeo”. Desde 1961 hasta su muerte, vivió en California donde ocupó la cátedra de Lenguas y Literatura Eslava de la Universidad de Berkeley. En 1977 recibió el título de Doctor Honoris Causa en Letras por la Universidad de Michigan y en 1980 el Premio Nobel de Literatura. Tradujo al polaco obras de Baudelaire, T. S. Eliot, John Milton, Shakespeare, Simone Weil, y Walt Whitman. Falleció en agosto de 2004.

“Mi voz siempre careció de plenitud, me gustaría dar una acción de gracias diferente.”

@LauraAlessR

278. Ah, que tú escapes

Poema #278.

Ah, que tú escapes.

 

Ah, que tú escapes en el instante

en el que ya habías alcanzado tu definición mejor.

Ah, mi amiga, que tú no quieras creer

las preguntas de esa estrella recién cortada,

que va mojando sus puntas en otra estrella enemiga.

Ah, si pudiera ser cierto que a la hora del baño,

cuando en una misma agua discursiva

se bañan el inmóvil paisaje y los animales más finos:

antílopes, serpientes de pasos breves, de pasos evaporados,

parecen entre sueños, sin ansias levantar

los más extensos cabellos y el agua más recordada.

Ah, mi amiga, si en el puro mármol de los adioses

hubieras dejado la estatua que nos podía acompañar,

pues el viento, el viento gracioso,

se extiende como un gato para dejarse definir.

 

José Lezama Lima.

Poeta, novelista, cuentista y ensayista cubano. Nació en La Habana en 1910, donde falleció en 1976. Su novela “Paradiso” ha alcanzado una gran repercusión internacional desde su publicación en 1966. Su poesía es hermética y simbólica, con imágenes que generan extrañamiento y asombro. “Sólo lo difícil es estimulante” escribió, y con la oscuridad y complejidad de su brillante obra literaria procura transmitir su sistema poético del mundo, que crea y desarrolla a lo largo de su obra.

Ah, el primer poema que logré memorizar y que todavía recuerdo, casi siempre. El ejercicio de la memoria es importante. Se me hace muy difícil eso de aprender un poema entero, a pesar de que pueda ser breve. Aquellos que logro aprender suelen tener, entonces, un valor extra para mí.

El enigma prevalece, pero las imágenes calan hondo a medida que uno recita una y otra vez el poema. Se vuelve parte de uno, con o sin respuestas, e imágenes hermosas como esas “preguntas de estrellas recién cortadas que van mojando sus puntas en otra estrella enemiga” quedan grabadas en uno, ampliando las posibilidades y las perspectivas. Con mucho ritmo, Lezama Lima construye el poema con una serie de versos de ensueño llenos de chispa poética.

@SaetasdeLuis

245. Bajo una pequeña estrella

Poema #245

Bajo una pequeña estrella

Que me disculpe la coincidencia por llamarla necesidad.
Que me disculpe la necesidad, si a pesar de ello me equivoco.
Que no se enoje la felicidad por considerarla mía.
Que me olviden los muertos que apenas si brillan en la memoria.
Que me disculpe el tiempo por el mucho mundo pasado
…..por alto a cada segundo.
Que me disculpe mi viejo amor por considerar al nuevo
…..el primero.
Perdonadme, guerras lejanas, por traer flores a casa.
Perdonadme, heridas abiertas, por pincharme en el dedo.
Que me disculpen los que claman desde el abismo el disco
…..de un minué.
Que me disculpe la gente en las estaciones por el sueño
…..a las cinco de la mañana.
Perdóname, esperanza acosada, por reírme a veces.
Perdonadme, desiertos, por no correr con una cuchara de agua.
Y tú, gavilán, hace años el mismo, en esta misma jaula,
inmóvil mirando fijamente el mismo punto siempre,
absuélveme, aunque fueras un ave disecada.
Que me disculpe el árbol talado por las cuatro patas de la mesa.
Que me disculpen las grandes preguntas por las pequeñas
…..respuestas.
Verdad, no me prestes demasiada atención.
Solemnidad, sé magnánima conmigo.
Soporta, misterio de la existencia, que arranque hilos de tu cola.
No me acuses, alma, de poseerte pocas veces.
Que me perdone todo por no poder estar en todas partes.
Que me perdonen todos por no saber ser cada uno de ellos,
…..cada una de ellas.
Sé que mientras viva nada me justifica
porque yo misma me lo impido.
Habla, no me tomes a mal que tome prestadas palabras patéticas
y que me esfuerce después para que parezcan ligeras.

Wislawa Szymborska

Poeta, ensayista y traductora polaca, nacida en 1923. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1996 y recibió muchos otros premios significativos que reconocen su habilidad y minucioso trabajo de la poesía. Traductora de obras literarias del francés, perteneció a la Unión de Escritores y la Asociación de Escritores. Falleció el 1 de febrero de 2012.

Es que, en el eterno equilibrio, el mundo sigue su curso, sin embargo uno puede en ocasiones, bajar una pequeña estrella. Tomar prestada de la vida esos detalles que, quizás a otro o en otra situación, pueden doler y hasta ofender. Son disculpas agradecidas porque a pesar de las injusticias, las guerras, el hambre uno puede sentirse pleno. Y es que, en esos momentos,  yo no dejo de repetir: “Que no se enoje la felicidad por considerarla mía.”

@LauraAlessR