558. R.I.P.

Poema #558.

R.I.P.

 

Ese amor murió

sucumbió

está muerto

aniquilado          fenecido

finiquitado

occiso                  perecido

obliterado

muerto

sepultado

entonces,

¿porqué late todavía?

 

Cristina Peri Rossi.

Poeta uruguaya. Nació en Montevideo el 12 de noviembre de 1941. Además de poeta es narradora, traductora y ensayista. Estudió literatura comparada. Ha efectuado traducciones, principalmente de Clarice Lispector. Ha publicado varios libros, entre ellos: “Evohé” 1971, “Diáspora” 1976, “Lingüística general” 1979 y “Babel bárbara” 1991. Este poema pertenece a “Inmovilidad de los barcos”, de 1997.

En ocasiones, sabemos, la ceniza cobra vida gracias al viento. Vuela y se eleva, nos engaña, revive, se enciende de nuevo. ¿Vive todavía, renace, se extingue? ¿Cómo saber qué nos dicen las llamas y sus latidos?

@SaetasdeLuis

Anuncios

557. Estamos tan intoxicados uno del otro…

Poema #557

Estamos tan intoxicados uno del otro
que de improviso podríamos naufragar,
este paraíso incomparable
podría convertirse en terrible afección.
Todo se ha aproximado al crimen
dios nos ha de perdonar
a pesar de la paciencia infinita
los caminos prohibidos se han cruzado.
Llevamos el paraíso como una cadena bendita
miramos en él, como en un aljibe insondable,
más profundo que los libros admirables
que surgen de pronto y lo contienen todo.

Anna Ajmátova

Poeta rusa (1889-1966). Comienza a escribir poesía a los 11 años. Formó parte del acmeísmo, corriente poética que rompía con el simbolismo (de carácter metafórico) reafirmando el valor semántico de la palabra. Esta corriente formaba parte del renacimiento intelectual en Rusia a principios del siglo XX. Su vida fue trágica ya que sufrió los embates de la revolución rusa de 1917.

Y si la historia estuviera justificada, si Desdémona efectivamente hubiera engañado al moro. Si el crimen estuviera justificado. Si cuando los barcos de cada uno naufragaron, la fuerza del agua apagara sus pasiones para siempre. Entonces, estos enamorados llevan el corazón empozado, apagado. Allí se aproxima el pecado y el crimen. Ella, busca consuelo en otro y así deviene la intoxicación, la perversión. La pasión siempre tiene caminos ocultos: “los libros admirables que surgen de pronto y lo contienen todo.”

@LauraAlessR

344. Memoria

Poema #344.

Memoria.

 

No tomes muy en serio

lo que te dice la memoria.

 

A lo mejor no hubo esa tarde.

Quizá todo fue autoengaño.

La gran pasión

sólo existió en tu deseo.

 

Quién te dice que no te está contando ficciones

para alargar la prórroga del fin

y sugerir que todo esto

tuvo al menos algún sentido.

 

José Emilio Pacheco.

Nació en 1939 en Ciudad de México y perteneció a la llamada “generación de los años 50”. Desde muy joven fue reconocido en el panorama cultural de su país. Ha obtenido múltiples galardones como el Premio Nacional de Poesía y el Premio Nacional de Periodismo Literario, el Premio Octavio Paz en el 2003, el Federico García Lorca en el 2005, y el Cervantes en el 2009. Sencillo, cargado de ironía y preciso, con un tono conversacional, logra transmitir preocupaciones constantes y opiniones particulares que se vuelven universales.

¿Cómo tomar en serio a la memoria? ¿Cómo asegurar que lo que recordamos es, o fue, y no está viciado por nuestra percepción, por la emoción que nos quede del momento determinado? Nuestra memoria suele ser caprichosa, quizá todo es autoengaño, y nos aferramos a un recuerdo que creamos, a una ficción, para darle sentido al sinsentido. Y aun así, pendemos de la memoria, como el hilo que nos habla de otros tiempos, pasados y venideros.

@SaetasdeLuis