590. Enmudece todo el derredor

Poema #590.

Enmudece todo el derredor.

 

Enmudece todo en derredor. La tarde está lejana.

Y la noche es un pastor detenido a los pies de la colina.

De todo lo creado sube Dios, tembloroso,

en el misterio de las luces distantes.

Por el cielo nos llega el clamor de los días

caídos en la antigua caverna de las sombras.

Y el hombre -junco móvil en medio de tinieblas-

pone su corazón al viento, escarba en su pasado.

 

¿Quién se asoma en esa ardiente nave,

con su poder de intimidad sedienta?

¿Quién se pone ese traje de soledad en el crepúsculo

y mueve las lentas lámparas de su agonía?

¿Quién escapa tan alto, como una queja apenas,

perdido en la nocturna inmensidad de los árboles?

 

Más, sólo un rostro profundo se mira en el espejo.

Y el amor ha caído vencido por el tiempo.

Y la carne es tan débil como una triste caña.

Y nadie sabe cuánta habita el corazón.

 

José Ramón Medina.

Poeta, ensayista, profesor universitario, jurista, periodista y diplomático de activa participación cultural en Venezuela y en el extranjero. Nació en el estado Guárico en 1919 y falleció en el año 2010, en Caracas. Miembro del grupo Contrapunto y de la Academia Venezolana de la Lengua, correspondiente de la Real Española. Ganador de varios premios y autor de una extensa obra. Este poema pertenece a su libro “A la sombra de los días”.

Siempre que enmudece el mundo comienza la elocuencia silente, habla la ausencia de sonidos. La escena es construida imagen tras imagen. El cielo, la noche, el viento, la soledad del crepúsculo y el rostro profundo que se mira a la sombra de los días. Preguntas y afirmaciones, la duda y el desconocimiento pueblan la imagen callada del recuerdo. El tiempo, el tiempo parece que lo vence todo.

@SaetasdeLuis

Anuncios

582. El consenso público

Poema #582.

El consenso público.

 

¿No es más bella la vida de mi corazón

desde que amo? ¿Por qué me distinguíais más

cuando yo era más arrogante y arisco,

más locuaz y más vacío?

 

¡Ah! La muchedumbre prefiere lo que se cotiza,

las almas serviles sólo respetan lo violento.

Únicamente creen en lo divino

aquellos que también lo son.

 

Friedrich Hölderlin.

Poeta lírico alemán nacido en 1770. Falleció en 1843. Su poesía, se dice, acoge la tradición clásica y la funde con el romanticismo alemán. Estudió Teología y Filosofía, trabajó como profesor particular y como traductor de autores clásicos como Sófocles y Píndaro. Desde 1802 su salud mental comenzó a empeorar y, tras ser declarado enfermo incurable alrededor de 1807, pasó al cuidado de un ebanista entusiasta de la lectura de una de sus obras más conocidas, Hiperión, quien lo acogió en su casa donde vivió hasta su muerte.

¿Será esto de consenso público? El consenso suele depender de a quiénes se les pregunte. ¿Podemos concordar en planteamientos universales? Escuchemos las afirmaciones y las dudas del poema, repitámoslas, y busquemos los motivos de cada una de ellas en nuestra cotidianidad.

@SaetasdeLuis

570. Las nubes

Poema #570.

Las nubes.

 

Inútilmente interrogas.

Tus ojos miran al cielo.

Buscas detrás de las nubes,

huellas que se llevó el viento.

 

Buscas las manos calientes,

los rostros de los que fueron,

el círculo donde yerran

tocando sus instrumentos.

 

Nubes que eran ritmo, canto

sin final y sin comienzo,

campanas de espumas pálidas

volteando su secreto,

 

palmas de mármol, criaturas

girando al compás del tiempo,

imitándole la vida

su perpetuo movimiento.

 

Inútilmente interrogas

desde tus párpados ciegos.

¿Qué haces mirando a las nubes,

José Hierro?

 

José Hierro.

Poeta español nacido en 1922 y fallecido en 2002. Su obra toca muchos temas sociales relacionados con la guerra, desde su experiencia. Durante la guerra civil se dedicó a actividades clandestinas que lo llevaron a prisión en 1939. En 1942 fue liberado, y se dedicó a diversos oficios hasta asentarse en Madrid y dedicarse a la escritura. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1953, el Premio Adonais en 1947 y el Premio Cervantes en 1999, entre muchos otros.

Interrogar al viento y al cielo, a lo efímero. Preguntarle a la incertidumbre qué hay de cierto, qué dudas se resuelven y cuáles se mantienen, hasta cuándo las palabras y cómo los silencios. Universalizar el instante de mirar las nubes,  lo inútil que cobra sentido al verlo plasmado, y entendemos su necesidad imperante. ¿Qué nos dicen hoy las nubes?

@SaetasdeLuis

410. Aproximación

Poema #410.

Aproximación.

 

vienes y sueñas y comes y lees

y a veces tras la luz persigues el ilimitado por qué de tus acciones

y a veces te preguntas de donde vienes tan sólo

correctamente vestido e ilegible según el curso de la canción

con la hora embarazosa y dura dentro de tu sueño

 

a veces te preguntas lo que será mañana

empapado en el licor salado de los aires oprimidos entre las tierras

no te preguntas nunca lo que eres

en este

instante que no sabría aguardar tu respuesta y huye

 

no seas víctima de las atracciones sonoras que a duda y nube juegan

en tu eco

sobre otras márgenes incalculables bajarás los peldaños del tiempo

que perder

 

las gradaciones de las sombras usureras sobre la playa cepillada a nuevo

y en las alternativas faltriqueras los poco-más-o-menos excavados

en el umbral de las olas rudas bien comidas

 

la cornamusa hiere ya el digno simulacro

de nuestras razones cargadas con la extensión sin espasmos de las praderas

y tu lívida gravedad de racimos de uvas

mediocremente se retrasa a lo largo del crepúsculo y la piel

 

Tristan Tzara.

 

Poeta y ensayista que nace en Rumania en 1896 y muere en Francia en 1963. Su verdadero nombre, aunque él lo negó rotundamente, parece ser Samuel Rosenstock. Fue miembro fundador del dadaísmo, junto con Hugo Ball, Marcel Jank, Jean Arp y otros. Escribió los considerados primeros textos Dadá y los manifiestos del movimiento. En 1922 se distanció de Breton y sus amigos, quienes querían hacer algo más constructivo, pero en 1929 volvió a juntarse con ellos en lo que se conocería como el movimiento surrealista. Este poema se encuentra en la fugaz y mítica revista editada en 1926 por César Vallejo y Juan Larrea, “Favorables París Poema”.

Aproximarnos a qué, a quién, cómo, por qué. De infinitas maneras nos aproximamos, vemos, percibimos, y todo continúa… Son muchas las preguntas, las afirmaciones y las incertidumbres. Es poco lo que sabemos, y usualmente optamos por entregarnos a la incertidumbre. Todo lo que conecta y permite cada aproximación sólo podemos esperar verlo en una lejana retrospectiva. No es eso lo que nos muestra el poema.

Pueden leer el primer ejemplar de la revista “Favorables París Poema”, de nada más 16 páginas, editada por Larrea y Vallejo en este enlace.

@SaetasdeLuis

314. Preguntas

Poema #314.

Preguntas.

ya que navegas por mi sangre y conoces mis límites y me despiertas en la mitad del día para acostarme en tu recuerdo y eres furia de mí paciencia para mí dime qué diablos hago por qué te necesito quién eres muda sola recorriéndome razón de mi pasión por qué quiero llenarte solamente de mí y abarcarte abarcarte mezclarme a tus huesitos y eres única patria contra las bestias del olvido

 

Juan Gelman.

Poeta y periodista argentino, nació en Buenos Aires en el año 1930. Se le han otorgado numerosos premios como el Cervantes (2007), y los iberoamericanos de poesía Ramón López Velarde (2003), Pablo Neruda (2005) y Reina Sofía (2005). Formó parte en su juventud del grupo “El pan duro”, con jovenes militantes comunistas que creían en una poesía comprometida y popular.

Preguntas que fluyen desbordándose sin signos de puntuación, sin pausas, sólo desbordándose en una espiral que (parece) podría seguir durante horas, como si esto que nos escribe el poeta fuese sólo un fragmento seleccionado de las dudas que giran sobre él, que se siente poseido por una mujer que llega hasta a navegarle la sangre y conocer sus límites. Esta única patria lo inmortaliza, lo saca de la realidad. Y de quicio, seguramente.

@SaetasdeLuis

201. Construyo

Poema #201

Construyo

Ando sobre un vidrio

sobre un espejo

que se rompe

.

piso el cráneo

de Yorick

ando sobre este quebradizo

mundo

.

y construyo una casa

un castillo en el aire

dentro todo está listo

para un cerco

.

sólo yo

permanezco sorprendido

fuera de las murallas

Tadeusz Rózewicz

Poeta y escritor polaco. Nació el 09 de octubre 1921 en Radomsko. Sus poemas de juventud se publicaron en 1938. Durante la Segunda Guerra Mundial  fue un soldado del Ejército Nacional resistencia polaca. Para el momento de su debut literario en 1960, Tadeusz Rózewicz  ya era autor de doce volúmenes aclamados de la poesía. Ha escrito también más de quince obras de teatro.

 La duda. Todo es débil, bajo los pies primero el reflejo y luego el quiebre. ¿Qué se fragmenta realmente? Existe un yo que agrieta eso que llama mundo y entonces la realidad se vuelve un juego para armar. En ese espacio donde gravita el yo se  construye ¿un castillo o un calabozo?  Hay veces que lo que se construye se parece tan poco a su creador.  Sorprendido él se sigue repitiendo: “Ser o no ser, esa es la pregunta”.

@LauraAlessR

140. Cálculo elegíaco

Poema #140.

Cálculo elegíaco.

 

Cuántos de los que he conocido

(si de verdad los he conocido)

hombres, mujeres

(si esta división sigue vigente)

han atravesado este umbral

(si esto es un umbral)

han cruzado este puente

(si se puede llamar puente).

 

Cuántos después de una vida más corta o más larga

(si para ellos en eso sigue habiendo alguna diferencia)

buena porque ha empezado

mala porque ha acabado

(si no prefirieran decirlo al revés)

se han encontrado en la otra orilla

(si se han encontrado

y si la otra orilla existe).

 

No me es dado saber

cuál fue su destino

(ni siquiera si se trata de un solo destino,

y si es todavía destino).

 

Todo

(si con esta palabra no lo delimito)

ha terminado para ellos

(si no lo tienen por delante).

 

Cuántos han saltado del tiempo en marcha

y se pierden a lo lejos con una nostalgia cada vez mayor

(si merece la pena creer en perspectivas).

 

Cuántos

(si la pregunta tiene algún sentido,

si se puede llegar a la suma final

antes de que el que cuenta se cuente a sí mismo)

han caído en el más profundo de los sueños

(si no hay otro más profundo).

 

Hasta la vista.

Hasta mañana.

Hasta la próxima.

Ya no quieren

(si es que no quieren) repetirlo.

Condenados a un interminable

(si no es otro) silencio.

Ocupados sólo con aquello

(si es sólo con aquello)

a lo que los obliga la ausencia.

 

Wislawa Szymborska.

Poeta, ensayista y traductora polaca, nacida en 1923 y fallecida este año que corre. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1996 y recibió muchos otros premios significativos que reconocen su habilidad y minucioso trabajo de la poesía, con una obra poética que no es extensa pero sí muy consistente. En nuestros archivos se pueden conseguir varios de sus poemas.

El uso constante de los paréntesis en este poema le da otro tono y otro ritmo al mismo. Obliga a detenerse ante cada afirmación, hasta las más mínimas, como un simple “Todo” y cuestionarlas, y verlas desde otra perspectiva, e insertar la duda ante la verdad que puede contener cada verso. Es un cálculo que busca ser preciso, pero que para eso ha de recalibrarse muchas veces, ha de preguntarse cómo son las cosas, en especial porque el tema del que habla es todo incertidumbre (si es que hay algo) para quienes aún estamos del lado de la vida (si se puede decir tal cosa), y resulta inexpresable para quienes no (si aún se puede hablar de expresión). Sería, pues, un atrevimiento afirmar, sin todas esas dudas que pueblan el poema, un cálculo elegíaco. Son necesarios esos constantes paréntesis, esas notas a cada verso que afirma, esa incertidumbre que siempre tenemos ante el umbral (si es un umbral), ante el puente (si se puede llamar puente). Una elegía llena de dudas por aquellos que se van (si queremos creer eso) y son forzados a volverse ausencia y silencio (para nosotros).

@SaetasdeLuis