277. Cambio

Poema #277

Cambio

.
¿Tú crees que es fácil cambiar?
Ah, es muy arduo cambiar y ser diferente,
significa atravesar las aguas del olvido.

.
D.H. Lawrence

Escritor inglés. Nació el 11 de septiembre de 1885. Entre su obra se encuentran novelas, cuentos, ensayos, obras de teatro, entre otros. Este poema, como otros publicados aquí en Trazos de la memoria, pertenece a  “Pansies” (Pensamientos) “…que son verdaderos e inoportunos cuando el humor y la circunstancia cambian”, señala el propio autor. Su novela más conocida fue: “El amante de Lady Chatterley”  de 1928.  Fallece a causa de la tuberculosis el 2 de marzo de 1930 en Francia, a los 44 años de edad.

Las aguas del olvido, creo, deben ser saladas. Esas aguas que conoce bien un personaje como Hamlet, quien por un azar del destino tiene un encuentro muy peculiar en alta mar. Este viaje al príncipe de Dinamarca lo llevaba hacia su inminente asesinato, hacia su muerte. Al tomar en cuenta que viajar es morir un poco, el recorrido de Hamlet le da la oportunidad de olvidar, de olvidarse de sí mismo, algo en su sustancia muere.  Al regresar el protagonista de esta tragedia tiene mucha más determinación, algo que anteriormente era increíble que él pudiera lograr. Para cambiar, entonces, es preciso morir un poco acuáticamente.

@LauraAlessR

Anuncios

239. Buscadores

Poema #239

Buscadores

Oh, buscadores, cuando dejen de buscar

percibirán que nada había que buscar.

.

Sólo buscaban perder algo,

no encontrar algo,

cuando salieron tan vigorosamente en búsqueda.

D.H. Lawrence

Escritor inglés nacido el 11 de septiembre de 1885. Entre su obra se encuentran novelas, cuentos, ensayos, obras de teatro, entre otros.  Su novela más conocida fue: “El amante de Lady Chatterley”  de 1928.  Fallece a causa de la tuberculosis el 2 de marzo de 1930 en Francia, a los 44 años de edad. Ya publicado anteriormente en Trazos de la memoria.

Ellos (nosotros) ansiosos salen, emigran. Algunos buscan respuestas, otros batallas y unos cuantos solo encuentros. Viajero, tu misión es recorrer. Disfrutar de todo lo que la travesía te ofrece: “Pide que el camino sea largo. / Que muchas sean las mañanas de verano/ en que llegues -¡con qué placer y alegría!-/ a puertos nunca vistos antes.” Deberás dejar algo de ti en cada parada, para que te enriquezcas con la entrega. Seguramente, cuando encuentres lo que buscas deberás dejarlo. Lo que buscabas no es más que un nuevo principio.  Así, sabrás que un nuevo viaje te espera.

@LauraAlessR

55. ¡BASTA!

Poema #55

¡BASTA!

….

Cuando un hombre no puede amar más

ni sentir más

y el deseo está muerto

y el corazón entumecido

….

entonces lo más que puede hacer

es decir: así es

tengo que sobrellevarlo

y esperar.

Es una pausa, ignoro cuán larga, en mi propio ser.

D.H. Lawrence

….

Escritor inglés nacido el 11 de septiembre de 1885. Entre su obra se encuentran novelas, cuentos, ensayos, obras de teatro, entre otros. Anteriormente fue mencionado aquí: https://trazosdelamemoria.wordpress.com/2011/11/24/4-elemental/, con su poema “Elemental”. Ambos poemas pertenecen a sus “Pansies” (Pensamientos) “…que son verdaderos e inoportunos cuando el humor y la circunstancia cambian”, señala el propio autor. Su novela más conocida fue:  “El amante de Lady Chatterley”  de 1928.  Fallece a causa de la tuberculosis el 2 de marzo de 1930 en Francia, a los 44 años de edad.

La encrucijada se hace idea perpetua y se respira abismo por cada poro de la piel. Nadie nos ha hecho inmunes a la desesperación.  ¿Dónde se compran los banquitos para el alma?

En la frenética caída,  con los brazos dispuestos y en sutil ruego del golpe, el suelo desaparece. El caer, caer, caer precipita el alma, la descose, la agrieta. ¿Cómo detener el vacío? ¿Cómo parar lo incorpóreo?

He allí el secreto: “Es una pausa, ignoro cuán larga, en mi propio ser.”  No se detiene lo intangible, no se acelera el golpe ni se arregla lo invisible. Se dice ¡BASTA! y  te detienes tú, abrazas a tu alma y esperas.

 @LauraAlessR

4. Elemental

Poema #4.

Elemental.

¿Por qué la gente no deja de ser amable

o de pensar que es amable o de querer ser amable

y se hace más bien un poco elemental?

 

Pues el hombre está hecho de elementos.

Fuego, y lluvia, y aire, y viviente marga

y nada de esto es amable

sino elemental,

el hombre está desviado del lado de los ángeles.

 

Yo quisiera que los hombres regresaran a su equilibrio entre los elementos

y fueran un poco más fogosos, tan incapaces de mentir como el fuego.

Quisiera que fuesen leales hacia sus propias variaciones, como lo es el agua,

que atraviesa todos los estados de vapor y torrentada y hielo sin perder la cabeza.

 

Estoy cansado de la gente amable,

de algún modo son una mentira.

D.H. Lawrence

 

David Herbert Lawrence (11 septiembre, 1885-2 marzo, 1930) nació en Eastwood, pueblo de Nottingham, Inglaterra. Es más conocido por sus novelas, cuentos y ensayos, pero escribió más de 800 poemas. Durante toda su vida viajó por buena parte del mundo, escribió montones de libros, pintó, compartió con personalidades importantes de su época y siempre dijo lo que opinaba.

Este poema es parte de sus Pansies (Pensamientos), porque según él mismo dice, presentándolos, son eso más que cualquier otra cosa: “siempre he creído que un pensamiento real, no una argumentación, sólo puede existir en verso o en alguna forma poética”, dice. “Así pues desearía que estos Pansies fuesen recibidos como pensamientos más que como cualquier otra cosa (…). Me gustaría que fuesen tan fugaces como las propias flores que llamamos pansies, que se marchitan tan pronto y cuya variedad de aspecto es tan fascinante mientras duran. (…) No quiero flores eternas, y no quiero ofrecérselas a nadie. Una flor pasa, y eso es tal vez lo mejor de ella.”

Con una sencillez absoluta, este poema -este pensamiento– de D.H. Lawrence resuena por su contenido, por la idea en sí: ser elemental. ¿Qué sucedería, ciertamente, si los hombres regresaramos a nuestro equilibrio entre los elementos? ¿Si se dejara de lado la hipocresía que, de algún modo, muchas veces está presente, para volver a lo que es realmente elemental? Alguna vez lo fuimos, de eso podemos estar seguros, y esa esencia se mantiene en nosotros. Todo está constituido por un balance entre los elementos. Quizás es momento de que redescubramos nuestra elementalidad.

@SaetasdeLuis