564. Un caballo de ojos azulverdosos

Poema #564.

Un caballo de ojos azulverdosos.

 

Lo que ves es lo que ves:

los manicomios raramente

se exhiben.

 

Que todavía paseemos y

nos rasquemos y encendamos

cigarrillos

 

es más milagroso

 

que bellezas bañándose

que las rosas y las mariposas.

 

Sentarse en una habitación pequeña

y beberse una lata de cerveza

y liar un cigarrillo

mientras se escucha a Brahms

en una pequeña radio roja

 

es haber regresado

con vida

de una docena de guerras

 

oír el ruido

de la nevera

 

mientras las bellezas bañándose

se pudren

 

y las naranjas y las manzanas

ruedan.

 

Charles Bukowski.

 

Nace en Alemania en 1920 y a los dos años es trasladado a Los Ángeles, Estados Unidos, donde fallecerá en 1994. Es considerado uno de los grandes exponentes del “realismo sucio” norteamericano, así como de la literatura independiente. Publicó más de cincuenta libros, entre novelas, poemarios, cuentos y demás. Logro (sobre)vivir de su escritura por buena parte de su vida.

Un guiño a esa gente que lee a Bukowski, que escucha sus consejos y ahonda en su realidad sucia”, que se deja asombrar por lo que ve en las líneas y entre ellas. En ocasiones, basta una pequeña habitación para hablar de guerras, del sueño americano, de quién somos y a dónde vamos, de todo y de nada. Lo que ves es lo que ves: la realidad, tu realidad.

@SaetasdeLuis

Anuncios

324. Consejo amistoso a un montón de jóvenes

Poema #324.

Consejo amistoso a un montón de jóvenes.

 

Vayan al Tibet.

Monten un camello.

Lean la biblia.

Tiñan sus zapatos de azul.

Déjense la barba.

Den la vuelta al mundo en una canoa de papel.

Suscríbanse al Saturday Evening Post.

Mastiquen sólo por el lado izquierdo de la boca.

Cásense con una mujer que tenga una sola pierna y aféitense con navaja.

Y graben su nombre en el brazo de ella.

 

Lávense los dientes con gasolina.

Duerman todo el día y trepen a los árboles por la noche.

Sean monjes y beban perdigones y cerveza.

Mantengan la cabeza bajo el agua y toquen el violín.

Bailen la danza del vientre delante de velas rosas.

Maten a sus perros.

Láncense a alcalde.

Vivan en un barril.

Pártanse la cabeza con un hacha.

Planten tulipanes bajo la lluvia.

 

Pero no escriban poesía.

 

Charles Bukowski.

Nace en Alemania en 1920 y a los dos años es trasladado a Los Ángeles, Estados Unidos, donde fallecerá en 1994. Es considerado uno de los grandes exponentes del “realismo sucio” norteamericano, así como de la literatura independiente. Publicó más de cincuenta libros, entre novelas, poemarios, cuentos y demás. Logro (sobre)vivir de su escritura por buena parte de su vida.

Una enumeración de imágenes de principio a fin: sugerencias alternativas a escribir poesía. Un consejo amistoso, dice, pero lleno del realismo sucio y de la ironía con la que escribe su poesía. Imágenes, en muchos casos, con chispa poética, que, en sucesión, van creando un texto que nos invita -entre líneas- a entrar en el mundo de la poesía, a rechazar el consejo que nos da y hacer posibles todas las cosas (si lo deseamos) de las que habla en el poema; realizarlas en ese mundo posible que creamos a partir del silencio y de la hoja en blanco. Todo puede ser poesía, hecho de cierta manera.

@SaetasdeLuis

270. El perdedor

Poema #270.

El perdedor.

 

…Y el siguiente recuerdo es que estoy sobre una mesa,

todos se han marchado: el más valiente

bajo los focos, amenazante, tumbándome a golpes…

Y después un tipo asqueroso, de pie, fumando un puro:

 

«Chico, tú no sabes pelear», me dijo.

Y yo me levanté y le lancé de un golpe por encima

de una silla.

 

Fue como una escena de película y

allí quedó sobre su enorme culo diciendo

sin cesar «Dios mío, dios mío, pero ¿qué es lo que

te ocurre?», y yo me levanté y me vestí,

las manos aún vendadas, y al llegar a casa

me arranqué las vendas de las manos y

escribí mi primer poema,

y no he dejado de pelear

desde entonces.

 

Charles Bukowski.

Escritor norteamericano. Nace en Alemania en 1920 y dos años después es trasladado a Los Ángeles, Estados Unidos, donde fallecerá en 1994. Escribió más de cincuenta libros -entre novelas, cuentos, poemas y otras cosas- y es considerado un exponente del realismo sucio y la literatura independiente. Su escritura transmite una manera de vivir que es, en muchas ocasiones, autobiográfica, y muestra la difícil vida de escritor independiente a la que se entregó Bukowski, cuyos escritos continúan recibiendo críticas variopintas.

En ocasiones, escribir es una pelea, como si se boxeara consigo mismo, con las sombras y los demonios personales, que saben bien cómo noquearnos. Pero a veces, después de un noqueo viene una gran revelación, un arranque de fuerza, una escena de película y la necesidad de expresar algo, de escribir poesía y seguir peleando con la palabra y con la vida. Al menos ésta es, sin duda, una manera de hacerlo que le ha servido a varios pesos pesados de la literatura.

@SaetasdeLuis

242. A solas con todo el mundo

Poema #242.

A solas con todo el mundo.

 

La carne cubre el hueso

y dentro le ponen

un cerebro y

a veces un alma

y las mujeres arrojan

jarrones contra las paredes

y los hombres beben demasiado

y nadie encuentra al otro

pero siguen

buscando

de cama

en cama,

la carne cubre

el hueso y la

carne busca algo más que carne.

 

No hay ninguna posibilidad:

estamos todos atrapados

por un destino

singular.

 

Nadie encuentra jamás al otro.

 

Los tugurios se llenan

los vertederos se llenan

los manicomios se llenan

las tumbas se llenan

 

nada más

se llena.

 

Charles Bukowski.

Escritor y poeta estadounidense, aunque nacido en Alemania en el año 1920. Falleció en Los Ángeles en 1994. Escribió más de cincuenta libros y ha sido erróneamente asociado con los escritores de la Generación Beat por similitudes de estilo y actitud; es símbolo del “realismo sucio” (dirty realism), un movimiento literario que surge en los 70 en Estados Unidos y mezcla la sobriedad y precisión realistas con la vulgaridad y la decadencia, buscando reducir la narración a sus elementos fundamentales.

¿Será cierto esto que dice Bukowski? La decadencia puede ser vista en muchos lugares, en muchas sociedades. Aquí es nuestra percepción la que impera: puede que los museos se llenen, también, y los teatros, y las escuelas (o que queramos creer esto), pero es indudable que los lugares que el poeta menciona reciben más personas, que muchas de ellas sólo reaccionan ante estímulos y palabras básicas. ¿“Nadie encuentra jamás a otro”? Eso nos haría vagar por la existencia a solas con todo el mundo, a solas a pesar de estar rodeados de gente, siempre aislados, inconexos. En ocasiones, podemos usar el amor como un puente, pero ése no es el tema de Bukowski. La realidad puede ser cruda, sucia, desesperada, y con eso nos golpea en su poesía.

@SaetasdeLuis

234. A la puta que se llevó mis poemas

Poema #234.

A la puta que se llevó mis poemas.

 

Algunos dicen que debemos eliminar del poema

los remordimientos personales,

permanecer abstractos, hay cierta razón en esto, pero

¡Por Dios!

¡Doce poemas perdidos y no tengo copias!

¡Y también te llevaste mis cuadros, los mejores!

¡Es intolerable!

¿Tratas de joderme como a los demás?

¿Por qué te no te llevaste mejor mi dinero? Usualmente

lo sacan de los dormidos y borrachos pantalones enfermos en el

rincón

La próxima vez llévate mi brazo izquierdo o un billete

de cincuenta,

pero mis poemas no.

 

No soy Shakespeare

pero puede que algún día ya no escriba más,

abstractos o de los otros;

Siempre habrá dinero y putas y borrachos

hasta que caiga la última bomba,

pero como dijo Dios,

cruzándose de piernas:

“veo que he creado muchos poetas

pero muy poca poesía”

 

Charles Bukowski.

Escritor y poeta estadounidense nacido en Alemania en el año 1920. Falleció en Los Ángeles en 1994. Fue erróneamente asociado con los escritores de la Generación Beat por similitudes de estilo y actitud; es símbolo del “realismo sucio”, un movimiento literario que surge en los 70 en Estados Unidos y mezcla la sobriedad y precisión realistas con la vulgaridad y la decadencia. Fue también asociado con la literatura independiente, y escribió más de cincuenta libros.

Todos hemos pasado, alguna vez, por la situación que menciona el poema. Sea con libros que queremos o con escritos que hemos hecho, y que probablemente no volveremos a ver más. Por supuesto que nos molesta esto, y parecen saberlo cuando lo hacen, presentir que es lo que más nos puede doler, más que un brazo o un billete. Siempre habrá dinero y putas y borrachos, sobran tanto como los poetas. Pero como dijo Dios, y esos dos versos resuenan en múltiples ocasiones y cuando uno se encuentra en ciertos lugares, el cruel omnipresente como que creó muchos poetas, pero muy poca poesía…

@SaetasdeLuis

112. Poesía

Poema #112.

Poesía.

 

hace

falta

mucha

 

desesperación

 

insatisfacción

 

y

desilusión

 

para

escribir

 

unos

pocos

buenos

poemas

 

no todo

el mundo

puede

 

ya sea

 

escribir-

la

 

o siquiera

 

leer-

la

 

Charles Bukowski.

Escritor y poeta estadounidense nacido en Alemania. Su escritura está fuertemente influida por la atmósfera de la ciudad donde pasó la mayor parte de su vida, Los Ángeles. Escribió más de cincuenta libros, incontables relatos cortos y poemas. A menudo es mencionado como influencia de autores contemporáneos y su estilo es frecuentemente imitado. Murió de leucemia en 1994, a la edad de 73 años. Hoy en día es considerado uno de los escritores estadounidense más influyentes y símbolo de la literatura independiente.

Encontré este poema en el preludio al libro “Postales Negras” de Jacqueline Goldberg, mientras conversaba con @LauraAlessR; plantea una visión sobre lo que se requiere para escribir poesía. El equinoccio de primavera fue decretado en el año 2001 “Día Mundial de la Poesía” por la UNESCO. Como dice la declaración antes citada, “es evidente que el Día Mundial de la Poesía es también una invitación a reflexionar sobre el poder del lenguaje y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona.”

Ciertamente, como escribe Charles Bukowski, pareciera que en ocasiones “hace falta mucha desesperación, insatisfacción y desilusión” para escribir, siquiera, unos buenos poemas. Inclusive, en ocasiones, para leerlos. Para escribir unos pocos buenos poemas, no más, hace falta mucha perseverancia y mucha dedicación, una verdadera necesidad de expresar algo, y las capacidades para insistir en ello.

@SaetasdeLuis