382. Peregrino

Poema #382.

Peregrino.

 

¿Volver? Vuelva el que tenga,

tras largos años, tras un largo viaje,

cansancio del camino y la codicia

de su tierra, su casa, sus amigos,

del amor que al regreso fiel le espere.

 

Mas ¿tú? ¿volver? Regresar no piensas,

sino seguir libre adelante,

disponible por siempre, mozo o viejo,

sin hijo que te busque, como a Ulises,

sin Itaca que aguarde y sin Penélope.

 

Sigue, sigue adelante y no regreses,

fiel hasta el fin del camino y tu vida,

no eches de menos un destino más fácil,

tus pies sobre la tierra antes no hollada,

tus ojos frente a lo antes nunca visto.

 

Luis Cernuda.

Poeta y crítico literario español, nació en Sevilla en el año 1902 y falleció en México, en 1963. Estudió Derecho y Literatura Española, se adscribió a la llamada Generación del 27. Exiliado después de la Guerra Civil, impartió clases en Glasgow, Cambridge, Londres, Estados Unidos y México.

Nunca se vuelve realmente. Nunca se vuelve siendo el mismo, nunca es igual el lugar que dejaste. Vuelve quien tiene una Ítaca, una Penélope que lo espera, un familiar que lo busca. ¿Para qué más volver? Seguir, errante, haciendo camino y enfrentándose a lo nunca visto, sin cansancio ni detenimento.

@SaetasdeLuis

Anuncios

158. Poema

Poema #158.

Poema.

 

Él entra a tientas por la puerta trasera,

camina en puntillas por la cocina,

la sala, el corredor,

sube las escaleras y entra

en la habitación. Se inclina

sobre mi cama y dice que ha venido

a asesinarme. El trabajo

se hará por etapas.

 

Primero, las uñas de mis pies

serán recortadas, luego los dedos de mis pies,

y así seguirá hasta que

nada reste de mí.

De su llavero, toma un pequeño instrumento

y comienza.

Escucho el Lago de los Cisnes

en el estéreo de un vecino, y comienzo a tararear.

 

No podría decir

cuánto tiempo ha pasado. Pero cuando despierto

le escucho decir que ha alcanzado mi cuello

y que no podrá continuar

porque está cansado. Le digo

que ha hecho suficiente,

que debe irse a casa y descansar.

Me da las gracias y se marcha.

 

Siempre me sorprende

cuán fácilmente se sacian

algunas personas.

 

Mark Strand.

Nace en Canadá, aunque de nacionalidad estadounidense (1934). Es considerado una de las voces esenciales de la poesía contemporánea en lengua inglesa. Ha escrito diez libros de poesía, varios volúmenes de narrativa, ensayo, monografías, crítica de arte y cuentos infantiles, también ha realizado múltiples traducciones. Fue designado Poeta Laureado de Estados Unidos por la Biblioteca del Congreso en 1990  y, entre otros premios, recibió el Premio Pulitzer por su libro “Blizzard of one”. Actualmente da clases en Columbia University.

No puedo evitar pensar en la Causa perdida de Armando Rojas Guardia, ¿lo será realmente? “Siempre me sorprende cuán fácilmente se sacian algunas personas”. Comenzamos con un ímpetu indetenible, pero a medida que vamos avanzando, y cuando ya nos acercamos al final, carecemos de las fuerzas para concretar aquello que realizamos. Quedamos saciados antes de cumplir lo que llegamos a hacer, convencidos de que era importante y necesario, y aceptamos que cualquiera nos dé dos palmadas y nos envíe a descansar. ¿Qué pasaría si no nos saciaramos tan fácilmente? Nos entregaríamos a lo que hacemos hasta finalizarlo, y probablemente pensaríamos mejor a qué nos entregamos.

@SaetasdeLuis