544. Espera

Poema #544.

Espera.

 

He de darte las manos, espera, todavía

está llena la tierra del murmullo del día.

La bóveda celeste no deja ver ninguna

de sus estrellas… duerme en los cielos la luna.

 

He de darte las manos, pero aguarda, que ahora

todo piensa y trabaja -la vida es previsora-

Pero el corazón mío se esconde solitario,

desconsolado y triste por el bullicio diario.

 

Hace falta que todo lo que se mueve cobre

una vaga pereza, que el esfuerzo zozobre,

que caiga sobre el mundo un tranquilo descanso,

un medio todo dulce, consolador y manso.

 

Espera… dulcemente, balsámica de calma,

se llegará la noche, yo te daré las manos,

pero ahora lo impiden esos ruidos mundanos;

hay luz en demasía, no puedo verte el alma.

 

Alfonsina Storni.

Nació en Suiza en 1892, pero desde los cuatro años vivió en Argentina, cuya nacionalidad mantuvo. Se suicidó en Mar de Plata el día 25 de octubre de 1938. Ejerció como maestra y escribió poemas y algunas obras de teatro durante ese tiempo.

La espera extendida. Esa suspensión constante de la culminación, de lo esperado, del momento que se anhela. La promesa sostenida: espera, mientras te descifro, mientras te descubro, mientras te envuelvo. Es un delicado ejercicio el de mantener el equilibrio, y siempre se cae o se cesa.

@SaetasdeLuis

 

Anuncios

494. Reversos

Poema #494.

Reversos.

 

Pero la tempestad

sabe un secreto

que no alcanza jamás la calma.

 

Pero la calma

sabe un secreto

que no alcanza jamás la tempestad.

 

Fina García Marruz.

Poeta e investigadora cubana nacida en el año 1923. Ha recibido numerosas distinciones, entre las que destacan el Premio Nacional de Literatura de su país (1990), el Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2007) y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2011). Participó en el grupo Orígenes durante los años 1944-1956. Este poema pertenece a sus “Nociones elementales y algunas elegías”.

Opuestos aparentemente irreconciliables. Cada cual con sus partidarios, seguidores y detractores. Calma y tempestad se entrelazan en nuestras vidas, y cada una tiene un secreto que la otra desconoce, una oportunidad que mostrar. Veamos los reversos y reflexionemos con ellos, con sus secretos, con sus posibilidades. Ambos son necesarios, es la vida.

@SaetasdeLuis

461. Calma

Poema #461

Calma

Este silencio,
blanco, ilimitado,
este silencio
del mar tranquilo, inmóvil,

que de pronto
rompen los leves caracoles
por un impulso de la brisa,

Se extiende acaso
de la tarde a la noche, se remansa
tal vez por la arenilla
de fuego,

la infinita
playa desierta,
de manera

que no acaba,
quizás,
este silencio,

¿nunca?

Eliseo Diego

Fue un poeta y ensayista nacido en La Habana (Cuba) en 1920. Considerado uno de los poetas más importantes de Latinoamérica. Fue fundador de la revista “Orígenes” junto a José Lezama Lima. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura por el conjunto de su obra en 1986; el Premio de la Crítica en 1988 y 1989, y el Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo en 1993. Fallece en Ciudad de México en 1994.

En calma y en silencio se escribe el poema. Se divisa mejor el horizonte, la infinita playa. Se contempla con más detalle el recuerdo de la imagen. Se espera mejor, se respira mejor. La palabra germina en silencio, aunque no nos percatemos.

@LauraAlessR