552. Pero cómo

Poema #552.

Pero cómo.

 

Abandonarla, dices, es fácil decirlo,

abandonarla como un piloto de combate

que abandona un avión

sin control o en llamas. ¿Pero cómo se salta

de un avión caído, hecho pedazos y oxidado

o hundido en las profundidades del mar?

 

Amos Oz.

Poeta y novelista israelí. Nació en Jesuralén en el año 1939. Estudió Literatura y Filosofía en la Universidad Hebrea de Jerusalén, especializándose luego en la Universidad de Oxford. Es miembro de la Academía del Idioma Hebreo, de la Academia Europea de Ciencias y Artes y es profesor de literatura en la Universidad Ben-Gurión en Beer Sheba. En 1988 recibió el Premio Israelí de Literatura, en el 2005 el Premio Goethe de Literatura y en el año 2007 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, entre otros.

Existen momentos para todo: para saltar del avión, para escapar ileso de las llamas, para resguardarse del temporal. Pero luego sabemos que ya es tarde, que ya la lluvia nos ha calado hasta los huesos y que no hemos tenido opción, que ya estamos oxidados o hundidos en las profundidades del mar, que ya el fuego dejó su huella.

@SaetasdeLuis

Anuncios

61. SUB-UMBRA

Poema #61

SUB-UMBRA

¡Adelante, alma mía!

allí junto al peligro está la boca

de la sima profunda …

¡fe, valor, osadía!

ya el pie resbala en la musgosa roca,

ya la lluvia iracunda

me flagela la frente …

¡éste es mi Sinaí relampagueante,

éste es mi Oreb ardiente! …

¡Adelante! ¡Adelante!

¡Qué hermosa caverna!

¡Qué espantoso ruido! ¡Aquí tienen su nido

la oscuridad eterna,

el torbellino airado,

la fragorosa espuma,

el Aquilón helado,

la sofocante y cegadora bruma! …

¡Adelante! ¡adelante! ¡Allá en el fondo,

la sombra es más intensa,

el rugido más fuerte,

la atmósfera más densa

y más cerca al espíritu la muerte.

Allí, allí está el hondo

santuario en que se oculta

el dios de la terrible catarata!

¡Cómo llegar a él! … En arco enorme

que en el vórtice hirviente se sepulta,

sobre mi frente pálida, tendida,

cual bóveda de plata,

pasa la mole rápida y deforme

de la corriente al báratro impelida.

Bajo mis pies se escapa

la resbalosa peña

que sirve, artera, de engañosa capa

a la muerte en sus grietas escondida.

El vértice se adueña

de mi turbada mente …

¡un paso más … y terminó la vida!

Juan Antonio Pérez Bonalde

Poeta venezolano. Nacido en Caracas el 30 de enero de 1846. Es reconocido como uno de los grandes poetas líricos y representante del romanticismo literario del país. Dominó diversos idiomas, lo que le permitirá destacarse como traductor de obras como: “El cuervo” de Edgar Allan Poe y “El cancionero” de Heinrich Heine. Es el autor de las obras: “Vuelta a la Patria”, “Estrofas”, “Ritmos”, “El canto al Niágara”  (prólogo de José Martí)  y “Flor”. Fallece el 4 de octubre de 1892. En 1903 sus restos  fueron trasladados al Panteón Nacional.

Tal día como hoy nace el gran poeta venezolano creador de “Vuelta a la Patria”.  Al pie del abismo, de la enorme boca, nos canta el poeta. Dando aliento al alma: “¡Adelante, alma mía!”, allí ante la oscuridad, ante la muerte.  Y con “la corriente al báratro impelida” el alma (tal vez “el otro”) se va cayendo. ¿Buscando qué? ¿un dios, quizás? ¿un motivo?

Y así es, con el vértigo constante y a un paso de perder la vida,  la única manera de entrar al mundo de las imágenes: descendiendo.

@LauraAlessR