578. La hoja

Poema #578.

La hoja.

 

Quedará

lo que ella afirma no lo dice

su decir es no decir y no decir y no decir

no infinitamente sino

Tres Veces

tres infinitas veces

En su rostro escribo y es un rostro sin más rasgos

que mi escritura

que ella tornará blancor de mente, jeroglífico

de espuma,

nada

Una hoja tras otra no hacen un árbol

sino un libro un libro tras otro

no hacen un árbol sino una colección

de libros Una colección tras otra hacen

una biblioteca En la biblioteca dicen

que no hay pájaros pero yo los he visto

Lo que no he visto es libros en el bosque

Claro que el bosque mismo puede considerarse un libro etc.

Etcétera es la única palabra que la hoja abomina.

 

Cintio Vitier.

Poeta, narrador, ensayista y crítico cubano. Nació en 1921 y falleció en el año 2009. Estuvo vinculado a la revista Orígenes junto a otros intelectuales cubanos como José Lezama Lima, Eliseo Diego y Fina García Marruz. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura de su país en 1988, el Premio Juan Rulfo en el 2002, y la medalla de la Academia de Ciencias de Cuba, entre otras distinciones.

No cargamos a todas las palabras que usamos de sentido. Decimos sí y no en la misma oración, nos llenamos de muletillas y letras que eeeeeh conectan lo que decimos, que evitan el silencio, que tapan el abismo ante el que deberíamos callar. No siempre hay más que decir, no siempre sabemos que decir, hemos de valorar los silencios dentro del ritmo. ¿Qué hemos hecho con el etcétera? ¿Convertirlo en justificación, excusarnos por limitados? Mejor afirmar la brevedad, que intentar acercar al infinito con el etc., la abominación.

@SaetasdeLuis

Anuncios

470. Mi corazón en el ocaso

Poema #470.

Mi corazón en el ocaso.

 

Al atardecer se oye el grito de los murciélagos.

Dos caballos negros saltan en la pradera.

El arce rojo murmura.

El caminante encuentra el hostal en el camino.

Magnífico es el vino joven con las nueces.

Magnífico tambalearse ebrio en el bosque crepuscular .

A través del oscuro follaje suenan campanas dolorosas.

Ya sobre el rostro gotea el rocío.

 

Georg Trakl.

Poeta nacido en Salzburgo, Austria, en 1887. Alternó durante toda su vida el trabajo como farmaceuta y la escritura, fundando el grupo literario Apollo con otros escritores. Su obra estuvo influenciada por escritores como Rimbaud, Novalis y Hölderlin. Durante la primera guerra mundial participó en la batalla de Grodek. Eso le produjo una crisis nerviosa que le conduciría al hospital psiquiatrico de Cracovia, donde se suicidó en 1914.

Hilos de imágenes que, en conjunto, construyen el poema. Un corazón que atraviesa la noche desde el atardecer hasta el rocío. Frases separadas que constituyen trazos de la noche, recuerdos que la retratan y la ponen en evidencia.

@SaetasdeLuis

463. Los trabajos y las noches

Poema #463

Los trabajos y las noches

Para reconocer en la sed mi emblema
para significar el único sueño
para no sustentarme nunca de nuevo en el amor
he sido toda ofrenda
un puro errar
de loba en el bosque
en la noche de los cuerpos
para decir la palabra inocente

Alejandra Pizarnik

Poeta argentina nacida en Buenos Aires el 29 de abril de 1936. Es representante del surrealismo poético. Titulada por la Universidad de Buenos Aires en Filosofía y Letras. Fallece el 25 de septiembre de 1972 debido a una intensa depresión. Podrás encontrar varios poemas de ella, ya publicados en Trazos de la memoria.

He sido toda ofrenda para poder decir la palabra inocente.

@LauraAlessR

215. El camino no elegido

Poema #215

El camino no elegido

.

Dos caminos divergieron en un bosque amarillo,

y afligido porque no podría caminar ambos

siendo un solo viajero, estuve largo tiempo de pie

mirando uno de ellos tan lejos como pude,

hasta donde se perdía en la maleza.

.

Entonces tomé el otro, imparcialmente,

y habiendo tenido quizás la elección acertada,

pues era tupido y agradable de caminar;

aunque en cuanto a lo que vi allí

hubiera elegido cualquiera de los dos.

.

Y ambos esa mañana yacían igualmente,

¡oh, había guardado aquel primero para otro día!

aun sabiendo la inexorable manera en que las cosas siguen adelante,

dudé si debí haber regresado sobre mis pasos.

.

Debo estar diciendo esto con un suspiro

que en alguna parte envejece y hace envejecer,

dos caminos divergieron en un bosque y yo,

yo tomé el menos caminado,

y eso ha representado toda la diferencia.

Robert Frost

Nacido en 1874, Robert Frost es considerado como uno de los fundadores de la poesía moderna de Estados Unidos. Mostrando la vida y emociones del hombre rural de la Nueva Inglaterra en la que estudió (Darthmouth College, New Hampshire), Frost enfrenta complejos temas filosóficos y sociales gracias a su excelente manejo de lenguaje coloquial, con el que plasma realísticas imágenes en sus versos. Ampliamente reconocido y premiado en vida, comparado como Stevens y Eliot, llegó a ganar cuatro premios Pulitzer (1924, 1931, 1937 y 1943), estableciendo su trabajo en los anales de la poesía mundial.

De referencia obligada en la cultura estadounidense, como por ejemplo su uso de eje central  de capítulos de series como CSIEl Camino no Elegido es un himno de fortaleza para quienes, como yo, alguna vez han tomado el camino menos recorrido, el menos popular; el sacrificar el camino fácil y la manera más común de hacer las cosas, para marcar la diferencia y alcanzar su propio destino.

César Sánchez

(Contribución)

141. Como dedicatoria

Poema #141

Como dedicatoria

Deambulo entre las olas y me oculto en el bosque,
me imagino en esmalte.
Seguramente soportaré la despedida,
pero un encuentro contigo, lo dudo.

Anna Ajmátova

Poeta rusa (1889-1966). Comienza a escribir poesía a los 11 años. Formó parte del acmeísmo, corriente poética que rompía con el simbolismo (de carácter metafórico) reafirmando el valor semántico de la palabra. Esta corriente formaba parte del renacimiento intelectual en Rusia a principios del siglo XX. Su vida fue trágica ya que sufrió los embates de la revolución rusa de 1917.

Para ti, que no sabes de encuentros. Para mí, que no he aprendido sobre despedidas.

@LauraAlessR

71. Naufragio inconcluso

Poema #71.

Naufragio inconcluso

Este temporal a destiempo, estas rejas en las niñas

de mis ojos, esta pequeña historia de amor que

se cierra como un abanico que abierto mostraba a la

bella alucinada: la más desnuda del bosque en el

silencio musical de los abrazos.

Alejandra Pizarnik

Poeta argentina nacida en Buenos Aires el 29 de abril de 1936.  Anteriormente publicado aquí su poema: “L’obscurité des eaux”.  Tradujo a autores como: Antonin Artaud, Henri Michaux, Aimé Cesairé, entre otros. Entre sus poemarios destacan: “La tierra más ajena” (1955),  “Árbol de Diana” (1962), “Los trabajos y las noches” (1965),  “El infierno musical” (1971),  “El deseo de la palabra” (1975). Fallece el 25 de septiembre de 1972 debido a una intensa depresión.

Ayer @SaetasdeLuis dijo que el momento del naufragio sucede cuando: “dos cuerpos se encuentran, y los amantes se entregan en el “fugaz epitafio de la espuma”, de dos carnes sumergidas una en la otra, enfrentadas.”  Y es quizás este naufragio el que ahora se aplaza y se pierde. Una historia de amor que se cierra… la misma que mostraba a una mujer entregada, a la más desnuda. Si, ella, la que quería escuchar la música de: “los enlazados cuerpos que zozobran / bajo una misma tormenta solitaria” E.M.

Y es que los naufragios están a merced de las mareas.  Ellas que saben del tiempo, esas aguas que si bien son opuestas al fuego lo propician o lo detienen.  Mareas que deslizan entre el roce de dos cuerpos o que conducen a dos barcos hacia diferentes horizontes.

@LauraAlessR

59. Destino

Poema #59

Destino

Un oscuro impulso incendió mis bosques

¿Quién me dejó sobre las cenizas?

Andaba el viento sin encuentros.

Emergían ecos mudos no sembrados.

Partieron el cielo pájaros sin nidos.

El último polvo nubló la frontera.

Inquieta y sumisa, me quedé en mi voz.

Enriqueta Arvelo Larriva

Poeta venezolana. Nació en Barinitas, un pueblo de los Andes, en 1886. En el año 1948 se muda a Caracas. En 1957 pública “Mandato del Canto” y recibe el Premio Municipal de Poesía. Sus poemarios publicados fueron: “El cristal nervioso” (1930),”Voz aislada” (1939), “Poemas de una pena” (1941), “Mandato del canto” (1946) “Poemas perseverantes” (1960) y “Antología poética” (1976). Fallece en 1962.

Primero decidí esperar para publicar este poema. Cuando intento escribir sobre él no puedo. Me encanta (mucho) y aunque esperé un tiempo considerable, la imposibilidad continúa. Aun así, no quiero esperar más y con el espíritu esperanzado quisiera que alguien se animara a comentarlo.

@LauraAlessR