497. Las piedras

Poema #497

Las piedras

Oigo caer las piedras que arrojamos,
transparentes como cristal a través de los años. En el valle
vuela la confusión de los actos
del instante, vociferantes, de copa
en copa de los árboles, se callan
en un aire más tenue que el presente, se deslizan
como golondrinas desde una cima
a otra de las montañas, hasta
alcanzar las mesetas ulteriores,
junto a las fronteras del ser. Allí caen
todas nuestras acciones
claras como el cristal
no hacia otro fondo
que el de nosotros mismos.

Tomas Tranströmer

Poeta sueco nacido en Estocolmo, el 15 de abril de 1931. Es psicólogo, poeta y traductor. Su obra ha sido traducida en más de 50 lenguas. Entre sus poemarios podemos nombrar: El cielo a medio hacer (1962), La barrera de la verdad (1978), La plaza salvaje (1983), entre otros. Ha sido galardonado con numerosos premios, entre los cuales destaca el Premio Nobel de Literatura 2011. Se dice que su poesía toma como temas importantes la cotidianidad y lo natural. Ya publicados aquí varios poemas de este autor.

Caen nuestras acciones, una a una, como piedras. Acciones que con el tiempo se hacen claras como el cristal. Espero,  no exista mucho que ocultar. Al final no somos lo que decimos, somos lo que hacemos. Y caerán en el fondo de nosotros mismos, cada quien cargará su propio peso.

@LauraAlessR

350. Tiempo necio

Poema #350.

Tiempo necio.

 

Errada va la vida mía

en lugar de atracar bancos

entierro dineros

en sus bóvedas

Víctor Valera Mora.

Poeta y sociólogo venezolano. Nació en Valera en 1935 y falleció en Caracas en 1984. Varios de sus poemas han sido publicados ya en Trazos de la memoria. Fue miembro fundador de la Pandilla de Lautréamont y militó en el Partido Comunista. A lo largo de su vida escribió una poesía comprometida políticamente y que en muchas ocasiones ha sido tildada de panfletaria. Obtuvo el Premio CONAC de poesía en 1980. Este poema pertenece a “Del ridículo arte de componer poesía”.

Hablamos de revolución, de protesta y de cambio, de luchas y de revueltas, de enfrentamientos y acciones, y se evaporan las palabras mientras seguimos dejándonos llevar por lo estipulado. Nada logramos, y en vez de arriesgarnos, seguimos en una marcha habitual en la que se nos va la vida. Y ahí vamos, a veces… en lugar de hacer lo que queremos, hacemos lo contrario, sin siquiera darnos cuenta.

@SaetasdeLuis