569. Cada dificultad me condiciona…

Poema #569

Cada dificultad me condiciona…

Cada dificultad me condiciona
pero cómo evitarlo
cómo cerrar los ojos
y que no me importe morir
que el abismo pregunte por mí
y en cada puerto donde toque tierra
y sé que nada me pertenece
comience mi historia
y que ésta sea un regreso al polvo
a través de hilos oscuros.

Esdras Parra

Poeta, ensayista, narradora y traductora venezolana nacida Mérida en 1939. Vivió en Londres desde los diecisiete años. Se sometió al cambio de sexo, adoptando desde entonces una posición imperturbable. Radicada de nuevo en Caracas, desarrolló una importante carrera literaria como ensayista y editora. Fue fundadora y directora de la revista Imagen, publicó varias obras de narrativa bajo los títulos “El insurgente” en 1967, “Por el norte el mar de las Antillas” en 1968 y “Juego limpio” en el mismo año. A partir de la década del noventa incursionó en la poesía con los siguientes volúmenes: “Suelo secreto”, premio de la II Bienal de Mérida en 1993; “Antigüedad del frío” en 2001 y “Aún no” en 2004. Falleció en noviembre de 2004.

El regreso al polvo es, definitivamente, un descenso. Seguir el camino o simplemente huir de él. Las condiciones las pone el viajero, los límites el destino.

@LauraAlessR

Anuncios

561. Un día

Poema #561

Un día

Un relámpago en la colina de enfrente
Un trueno en la colina de atrás
entre las dos
una piedra muda

Ko Un

Poeta, novelista y ensayista coreano nacido en Gunsan en 1933. Procedente de una familia campesina, desde muy pequeño estudió los clásicos chinos y se interesó por el cultivo de la poesía. Su primera publicación importante, “Cantos a la orilla del mar” fue publicada en 1966. Su obra ha sido traducida a numerosos idiomas y ha recibido importantes premios entre los que se cuentan El Premio Coreano de Literatura en 1974 y 1987, el Premio Manhae de Literatura en 1989, el Premio Sueco de Literaturapara autores asiáticos en 2006 y el premio canadiense “Griffin Poetry Prize Lifetime” en 2008. Desde 1983 se trasladó a Anseong, Gyeonggi-do, Corea del Sur.

De un momento a otro, el silencio. Breve instante, breve abismo. Quieta lucidez de piedra.

@LauraAlessR

538. Zanahoria rallada

Poema #538.

Zanahoria rallada.

 

El primer suicidio es único.

Siempre te preguntan si fue un accidente

o un firme propósito de morir.

Te pasan un tubo por la nariz,

con fuerza,

para que duela

y aprendas a no perturbar al prójimo.

Cuando comienzas a explicar que

la-muerte-en-realidad-te parecía-la-única-salida

o que lo haces

para-joder-a-tu-marido-y-a-tu-familia,

ya te han dado la espalda

y están mirando el tubo transparente

por el que desfila tu última cena.

Apuestan si son fideos o arroz chino.

El médico de guardia se muestra intransigente:

es zanahoria rallada.

Asco, dice la enfermera bembona.

Me despacharon furiosos,

porque ninguno ganó la apuesta.

El suero bajó aprisa

y en diez minutos,

ya estaba de vuelta a casa.

No hubo espacio donde llorar,

ni tiempo para sentir frío y temor.

La gente no se ocupa de la muerte por exceso de amor.

Cosas de niños,

dicen,

como si los niños se suicidaran a diario.

Busqué a Hammett en la página precisa:

nunca diré una palabra sobre tu vida

en ningún libro,

si puedo evitarlo.

 

Miyó Vestrini.

Nació en 1938 en Francia, como Marie-Jose Fauvelles y emigró a Venezuela siendo una niña, con su hermana mayor, su madre y el segundo marido de esta, de apellido Vestrini. Se suicidó en el año 1991 dejando dos libros de poesía inéditos. Desde muy joven se dedicó al periodismo cultural y formó parte del grupo Apocalipsis en los años 60, en Maracaibo, también de El techo de la ballena y de la República del Este. Obtuvo el Premio de Periodismo en los años 1967 y 1979.

Sobresalta un parecido muy claro con Sylvia Plath, y otras poetas que han escrito de la forma en la que ella lo hace. Como si la intensidad de sus emociones tuviese una canalización tan potente en la poesía que inevitablemente nos dejase absortos y fascinados ante el abismo del que parecen provenir, ante todo lo que contemplan sus declaraciones; un ímpetu imposible de canalizar, una firmeza y sinceridad desgarradoras, hechas poema. La manera tan cercana y decidida, trivial y cínica, con la que habla de la muerte, con la que toma el control de ella me resulta sobrecogedora. Es como si tomase en sus manos el control absoluto de su vida, a través de la muerte.

@SaetasdeLuis

474. [Proscrito está todo retorno]

Poema #474.

 

Proscrito está todo retorno

 

Nos signan

soles

implacables

 

Ana María del Re.

Poeta, traductora y profesora venezolana. Licenciada en Letras y en Francés Superior por la Universidad Central de Venezuela. Realizó una maestría en Literatura hispanoamericana en la Universidad Simón Bolívar, donde fue docente desde 1975 hasta el 2000. Realizó un doctorado en Literatura en La Universidad de La Sorbona (París).

Cada sol que transcurre ahonda en la cicatriz y el abismo. Cada vez más lejano, menos posible, el retorno está proscrito. Los griegos lo sabían bien, no hay nada que ocultar a la mirada de Helios.

@SaetasdeLuis

420. Imagen

Poema #420.

Imagen.

 

Irás

de una tergiversación

a otra

 

en lenguas

 

(la costumbre

es tomar la medida

con este o aquel metro

y echar el fallo)

pero a ti,

entero,

sólo te conoce

el vacío.

 

Rafael Cadenas.

 

Nace en Barquisimeto en 1930. Obtiene el Premio Nacional de Literatura en 1985. Fue durante muchos años profesor de literatura de la Universidad Central de Venezuela. También ha escrito ensayos como Realidad y literatura y En torno al lenguaje. Durante el período 1987-88 disfrutó de una beca Guggenheim.

Una tergiversación tras otra, y esperas allí, en una utopía inalcanzable. Te tergiversamos y te mostramos a trozos (a trazos), rasgando la tela que cubre la imagen, buscando verla un poco mejor de una manera o de otra; intentando, procurando, reducir el abismo que nos separa. Lo sabes, eres inalcanzable, pero seguimos tratando.

@SaetasdeLuis

311. Unos van por un sendero recto…

Poema #311

Unos van por un sendero recto…

Unos van por un sendero recto,
otros caminan en círculo,
añoran el regreso a la casa paterna
y esperan a la amiga de otros tiempos.
Mi camino, en cambio, no es ni recto, ni curvo,
llevo conmigo el infortunio,
voy hacia nunca, hacia ninguna parte,
como un tren sobre el abismo.

Anna Ajmátova

Poeta rusa (1889-1966). Comienza a escribir poesía a los 11 años. Formó parte del acmeísmo. Esta corriente formaba parte del renacimiento intelectual en Rusia a principios del siglo XX. Su vida fue trágica ya que sufrió los embates de la revolución rusa de 1917. Dos de sus esposos fallecen en conflictos soviéticos. Su único hijo fue encarcelado dos veces. La obra de Ajmátova es censurada en varias ocasiones. A pesar de ello fue nominada al Premio Nobel de Literatura y obtuvo el Premio Internacional de Poesía en Italia. Su obra es publicada por completa en 1990.

“Como un tren sobre el abismo”, pero voy. A tiempos, a escalas, retratando el camino de otros y esbozando el propio. ¿Pero todos vamos? Seguir, andar y recorrer: en el camino,  a muchos, un día nos abandona el infortunio.

@LauraAlessR

259. Geografía

Poema #259

Geografía

“Eres libre” -dijiste.
Yo te miré en silencio
con la expresión absurda
de esas viejas muñecas
que se pierden un día
tras haberse arrastrado
por todos los caminos
sin rumbo de la infancia.

“Puedes ir donde quieras”
-dijiste. Y de repente
encogieron los mapas,
no hubo puertas abiertas,
una goma invisible
borró todas las calles
y entonces fue el dolor
un camino sin tierra y sin orillas.

Irene Sánchez Carrón

Poeta española nacida en Navaconcejo, Cáceres en 1967. Licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Extremadura y en Filología Hispánica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Se desempeña como profesora de Lengua Inglesa. Obtuvo el Premio Adonais 1999 con su libro Escenas principales de un actor secundario”. Con el poemario Porque no somos dioses” recibió el Premio Valbón en 1966. En el año 2008 obtiene el XI Premio Internacional de Poesía Antonio Machado en Baeza  por su libro Ningún mensaje nuevo”.

Los lazos más fuertes son aquellos que no atan.  Esas infinitas posibilidades de la libertad, una jaula ignora lo que encierra, una puerta que siempre se mantiene abierta y una geografía que se desdibuja. La libertad es, quizás, un manto que toma la forma del objeto que cubre. La libertad del amplio cielo o la libertad del profundo abismo, libertad como opción o como obligación. Se puede, entonces, llamar libertad a la más fuerte esclavitud.  En fin, la libertad no es más que un simple sentimiento.

@LauraAlessR

Muchacha en la ventana. Salvador Dalí