531. Para desnudar a una mujer

Poema #531

Para desnudar a una mujer

Para desnudar a una mujer no hace falta penumbra
ni pericia ni astucia
De nada valen erudición destreza brusquedad
Ni siquiera sabiduría

Para amanecer a su lado
poco importa el arrojo el valor
.                                                               la treta o la artimaña
De nada sirven apostura o tenacidad
No hay método ni sapiencia ni sistema que puedan vencer su resolución
.                               o su mesura

Para desnudar a una mujer toda presunción es inútil
.                                 toda voracidad resulta amarga
.                                 todo discernimiento se vuelve melancólica penuria

Para desnudar a una mujer basta el instante
.                                 en que el ciego misterio la envuelva y la estremezca
y restaure en su pecho la incordura
.                                y sepulte su cuerpo en nuestros brazos.

Gustavo Pereira

Poeta, ensayista y crítico literario venezolano. Nació en Margarita en 1940. Fue miembro del grupo “Símbolo”. Ha recibido diversos reconocimientos, entre ellos: el Premio Municipal de Poesía de Caracas (1988), el Premio de la XII Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (1997) y el Premio Nacional de Literatura de Venezuela (2000). En 2008, el Festival Mundial de Poesía (5ªedición) fue dedicado a Gustavo Pereira. Ya tenemos varios poemas de él publicados en Trazos de la memoria.

Para denudar una mujer… un instante de duda, un instante solamente. Un instante propicio para el fuego que “sugiere el deseo de cambiar, de atropellar el tiempo, de empujar la vida hasta su más allá”. Y así, como la llama viva, desnudar a una mujer es un instante, no más.

@LauraAlessR

Anuncios

217. Pequeño ensalmo para vencer en la guerra

Poema #217

Pequeño ensalmo para vencer en la guerra

Para que no te hagas mi derrota te sueño
Para que a la altura de tus ojos se abran los míos te construyo
Para librar tu cuerpo a mis brazos te imanto
Para hacer de tu sexo libro de incorduras te despliego
Para apremiar la miel de tus pechos te lamo
Para deshacer tus dudas y recatos te organizo
Para que me ames como a nadie te desnudo
Para que me ames más allá de todo sentido te pertenezco
Para torcer el camino que otros nos señalan te descifro
Para sentirte en los días de ausencia suscito el
……………………………………………………olor de tu vientre
Para saber cómo duele el momento en que no piensas en mí te olvido

Porque eres mi victoria te sueño.

Gustavo Pereira

Poeta, ensayista y crítico literario venezolano.  Nació en Margarita en 1940. Fue miembro del grupo “Símbolo”. Ha recibido diversos  reconocimientos, entre ellos: el Premio Municipal de Poesía de Caracas (1988), el Premio de la XII Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (1997) y el Premio Nacional de Literatura de Venezuela (2000). En 2008, el Festival Mundial de Poesía (5ªedición) fue dedicado a Gustavo Pereira. Ya tenemos varios poemas de él publicados en Trazos de la memoria.

El juego. El deseo y  el amor se arreglan en guerra. Una guerra por vencer, una guerra donde se ejercita el juego de contrarios. Donde un yo se vence en otro y viceversa. El contraste entre lo tangible y el sueño, entre el cuerpo y los infinitos pliegues del sujeto creado. Entonces, se posee una batalla y se libra un cuerpo.

@LauraAlessR

149. VI

Poema #149

VI

Yo soy la amante

Baraja
que salta de tu mano
y es oro
sota
y
reina
al mismo tiempo

Tu ojo ama la ilusión de empezar

Yo
soy la amante
Una y múltiple

Elena Vera

Poeta y ensayista venezolana. Nació en Caracas en 1939. Se crió en Ciudad Bolívar. Fue profesora de crítica literaria y latín. Obtuvo varios reconocimientos entre los cuales se pueden nombrar: Alfonsina Storni (1983), Premio Municipal de Literatura  (1986) y  Premio José Antonio Ramos Sucre (1980). También se desempeñó como presidenta de la Asociación de Escritores de Venezuela. Entre sus obras se encuentran: “El celacanto”, “De amantes”, “Sombraduras”, entre otros. Fallece en 1996. Ya publicados anteriormente: “III” y “VIII”.

Controversia, contradicción, enigma… Definitivamente mujer, en un juego de cartas nuevamente. Definitivamente amante. Orden y desorden, ¿en qué posición cayó la baraja? Pasión, acción que encanta y deleita., ella no se ha movido de la mesa.  Un juego que aún no empieza, ella y él frente a frente. Ella está en todas partes.

@LauraAlessR

59. Destino

Poema #59

Destino

Un oscuro impulso incendió mis bosques

¿Quién me dejó sobre las cenizas?

Andaba el viento sin encuentros.

Emergían ecos mudos no sembrados.

Partieron el cielo pájaros sin nidos.

El último polvo nubló la frontera.

Inquieta y sumisa, me quedé en mi voz.

Enriqueta Arvelo Larriva

Poeta venezolana. Nació en Barinitas, un pueblo de los Andes, en 1886. En el año 1948 se muda a Caracas. En 1957 pública “Mandato del Canto” y recibe el Premio Municipal de Poesía. Sus poemarios publicados fueron: “El cristal nervioso” (1930),”Voz aislada” (1939), “Poemas de una pena” (1941), “Mandato del canto” (1946) “Poemas perseverantes” (1960) y “Antología poética” (1976). Fallece en 1962.

Primero decidí esperar para publicar este poema. Cuando intento escribir sobre él no puedo. Me encanta (mucho) y aunque esperé un tiempo considerable, la imposibilidad continúa. Aun así, no quiero esperar más y con el espíritu esperanzado quisiera que alguien se animara a comentarlo.

@LauraAlessR