427. III

Poema #427

III

Ver en la fronda más alta
enredaderas de claros y sombras
buscando el equilibrio.
Así, levantarse,
tranquilamente,
con los pies
bien plantados.
Apropiarse de las huellas en la maleza
para no dejar rastros,
y poder irse
(seguir yéndose)
hasta saber desprenderse.

Pausides González

Poeta venezolano nacido en Caracas en 1962. Licenciado en Letras por la Universidad de Los Andes. Su primer poemario “Cada despido del tiempo” fue publicado en Mérida en 1994. Obtuvo el Premio Fernando Paz Castillo del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, mención Estudios Literarios, por su libro “La música popular del Caribe hispano en su literatura”. Este poema pertenece a su poemario “Libro del aire” publicado en 2007.

Aprender de la naturaleza. Observar y maravillarse. Quizás, la vida es una larga despedida, un irse constantemente. Y llegado el momento, simplemente, saber desprenderse.

@LauraAlessR

309. No hay regreso

Poema #309

No hay regreso

Lavar el pelo
limpiar los dientes
vestir la intemperie de mi cuerpo

desarmo pedazo a pedazo
la cotidianidad de no tenerte

Mharía Vázquez Benarroch

Escritora venezolana, nacida en Pontevedra, España. Poeta, Corresponsal de Guerra, Guionista de Cine y Televisión, y Narradora. Es Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela (UCV, 1986), Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB, 2002). En 1984, su primer poemario “Guerrero llevado adentro” resulta ganador del Premio Fernando Paz Castillo de Poesía. Actualmente reside en Venezuela.

La cotidianidad de la ausencia se describe en esta poderosa y hermosa imagen: “vestir la intemperie de mi cuerpo…” Resonancias, sentir desde el cuerpo desarmando lo inasible.

@LauraAlessR

209. Neblina

Poema #209

Neblina

Un talón

toca  la punta de un pie

y sucesivamente

se avanza desde adentro

.

por la humareda

de una caldera del cielo.

.

El espesor satura la vista,

colma de blancura la retina

y hace que las manos vayan adelante.

.

Se anda al tanteo

entre cercados y ramajes

que el hábito desconoce,

.

nada es seguro de que esté ahí

.

(donde las cuentecillas de agua

parecen de argamasa).

.

No hay catalejos,

la mirada sin asombro se devana:

.

ver

es como tocar telarañas,

.

mirar es la piel de lo invisible.

Pausides González

Poeta venezolano nacido en Caracas en 1962. Licenciado en Letras por la Universidad de Los Andes. Su primer poemario “Cada despido del tiempo” fue publicado en Mérida en 1994. Obtuvo el Premio Fernando Paz Castillo del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, mención Estudios Literarios, por su libro “La música popular del Caribe hispano en su literatura”. Este poema pertenece a su poemario “Libro del aire” publicado en 2007. Dos poemas anteriormente publicados aquí.

A tientas. Combinación de sentidos. Una blancura que ciega y unas manos que van adelante. El mundo empieza a texturizarse, la incertidumbre despierta formas que el hábito hace pasar inadvertidas. Se avanza entonces, desde adentro. Y allí, en medio de la neblina con la mirada ligera y las manos expuestas,  se puede tocar la piel de lo invisible.

LauraAlessR

197. Musa

Poema #197

Musa

Cuando consigo enmudecer

Cavas mi garganta

dispones de mi casa

Azotas mi memoria con tu inexistencia

dibujas en mi rostro la serenidad de un árbol

festejas mis llagas

me provocas a la escarpadura de tu laberinto

estremeces cada suelo que ordeno

me quieres meteorito contra tu vientre

convocas multitudes a mi pecho

atraes mi nave hacia tu abismo

hincas tu voz en este cúmulo de sables que soy

Tornas en quietud cuando te sacias

ordenas el polvo del fragor divino

..

Creas el silencio

Hernán Zamora

Poeta venezolano. Nacido en Caracas en 1964. Arquitecto, egresado de la Universidad Simón Bolívar en 1988. Participó en el taller de poesía del Centro de Estudios Rómulo Gallegos entre 1998 y 1999. Con su primer poemario, “Desde el espejo del baño” obtuvo el XIII Premio de Poesía Fernando Paz Castillo.

La danzarina del abismo. Cuando dormita el silencio inicia tu canto, musa. Embelesas mientras conduces hacia el abismo.  Arrebatas inesperadamente y embelleces un momento fugitivo. A tu ritmo mueves la hechura y el ánimo a lugares insospechados. Te haces presencia, luego cuerpo, te diluyes, ardes y desapareces. Es que eres fuertemente inasible. De tu danza nos queda el recuerdo, el último resplandor y el silencio.

@LauraAlessR

113. Breve poema de amor

Poema #113

Breve poema de amor

Siga la ruta en mi nombre

Rubén Blades

Debo arrojarme a la calle

Vida

¿Vienes conmigo?

Hernán Zamora

Poeta venezolano. Nacido en Caracas en 1964. Arquitecto, egresado de la Universidad Simón Bolívar en 1988. Participó en el taller de poesía del Centro de Estudios Rómulo Gallegos entre 1998 y 1999. Con su primer poemario, “Desde el espejo del baño” obtuvo el XIII Premio de Poesía Fernando Paz Castillo.

Así, como cuando no hay adornos ni preámbulos,  la palabra se hace exacta y espontáneamente sonríe el sentimiento.

@LauraAlessR

81. La mirada I

Poema #81

La mirada I

No se puede mirar

lo que no se ha visto.

Ves una sola vez

pero miras por siempre.

Primero se abren los ojos

luego se asombran.

Pausides González

Poeta venezolano nacido en Caracas en 1962. Licenciado en Letras por la Universidad de Los Andes. Su primer poemario “Cada despido del tiempo” fue publicado en Mérida en 1994. Obtuvo el Premio Fernando Paz Castillo del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, mención Estudios Literarios, por su libro “La música popular del Caribe hispano en su literatura”. Este poema pertenece a su poemario “Libro del aire” publicado en 2007. Otro poema de él aquí.

Mirar… mirar para encontrar aquello que subyace en lo común, en lo corriente. Preservar la capacidad de asombro, esa inocencia secreta, que permite ser siempre el eterno aprendiz.  Soy apenas alguien que aprende a mirar. Ver, como siempre… y luego reconocer.

Lo que vemos queda en la memoria. Allí esperando el reconocimiento, cuando algo nos lleve por el camino de regreso para saberlo nuestro, para darle voz, cuerpo, forma.

Voy a valerme de esas cenizas que trae el viento para encender el fuego de mi pluma.

@LauraAlessR

49. La mirada II

Poema #49

La mirada II

La mirada también sabe de contiendas.

:::::::::

Sobrevive

sin dejarse amansar el asombro.

 ::::::::::::

Su andar huella siempre,

una tierra distinta.

 :::::::::::::::::

así sea en la oscuridad.

Pausides González

Poeta venezolano nacido en Caracas en 1962. Licenciado en Letras por la Universidad de Los Andes. Su primer poemario “Cada despido del tiempo” fue publicado en Mérida en 1994. Obtuvo el Premio Fernando Paz Castillo del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, mención Estudios Literarios, por su libro “La música popular del Caribe hispano en su literatura”. Este poema pertenece a su poemario “Libro del aire” publicado en 2007.

Cuánto depende del mirar, de las formas, los colores y de la ausencia de ellos. Recreamos el mundo con la imaginación reproduciendo en ella imágenes.  Las texturas, los sonidos, los olores de pronto se nos convierten en figuras y toman cuerpo, allí, en nuestra reinvención de la percepción.

Quizás en la oscuridad el mundo sea más nuestro porque en el vacio de la forma, de la idea ya propuesta, el yo se ve en la necesidad de llenar la penumbra.

Se habrá librado la batalla satisfactoriamente cuando pueda el mirar asombrarse siempre hasta de su propio artificio.  Es percepción y creación, así, como el artista, ese que carga un mundo siempre en los ojos.

@LauraAlessR