53. Diálogo en la tiniebla

Poema #53

Diálogo en la tiniebla

……

No busco la verdad, pero persigo

su estela cautivante, su aleteo

que es la réplica infiel de lo que creo

y el huidizo fulgor de lo que digo.

….

La verdad absoluta es un castigo

que quizás no merezca mi deseo.

Y su ausencia es el último trofeo

que desvela mi angustia de testigo.

….

Me quedo con la flor de la pregunta,

aspirando el aroma sin respuesta,

dejando que el silencio apenas hable.

….

Y al sentir que la lágrima despunta,

la verdad, como un grillo, me contesta

desde el jardín del vértigo insondable.

David Escobar Galindo

 

 Poeta, novelista y jurista nacido el 4 de octubre de 1943 en Santa Ana (El Salvador).  Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales. Es miembro de número de la Academia Salvadoreña de la Lengua y Director su director desde el año 2006. Es considerado uno de los autores más importantes de la literatura salvadoreña. Dentro de sus  poemarios se encuentran: “El Libro de Lilian” (1976), “Árbol sin Tregua” (1996), “Canciones para el álbum de Perséfone” (1982), “Oración en la Guerra” (1989), entre otros.  También publicó  la novela “Una Grieta en el Agua” (1972).

Ya no busco, ella está ahí, la verdad con todas sus vertientes. No me preocupo, igual el camino conduce hacia ella. Ya no sé cuántas veces me he perdido, es que ese es mi oficio, ya no busco. Ella me habla  en el rumor del viento,  “como un grillo, me contesta / desde el jardín del vértigo insondable.”

Yo no le hago preguntas, solo espero su visita. Ella ya me conoce y entre mis palabras se cuela. Yo la aspiro. Le dejó el café servido y le mesa dispuesta. Una neblina entra por mi puerta, apago las velas  y recuerdo  que “su ausencia es el último trofeo / que desvela mi angustia de testigo.”

@LauraAlessR

 

Anuncios