582. El consenso público

Poema #582.

El consenso público.

 

¿No es más bella la vida de mi corazón

desde que amo? ¿Por qué me distinguíais más

cuando yo era más arrogante y arisco,

más locuaz y más vacío?

 

¡Ah! La muchedumbre prefiere lo que se cotiza,

las almas serviles sólo respetan lo violento.

Únicamente creen en lo divino

aquellos que también lo son.

 

Friedrich Hölderlin.

Poeta lírico alemán nacido en 1770. Falleció en 1843. Su poesía, se dice, acoge la tradición clásica y la funde con el romanticismo alemán. Estudió Teología y Filosofía, trabajó como profesor particular y como traductor de autores clásicos como Sófocles y Píndaro. Desde 1802 su salud mental comenzó a empeorar y, tras ser declarado enfermo incurable alrededor de 1807, pasó al cuidado de un ebanista entusiasta de la lectura de una de sus obras más conocidas, Hiperión, quien lo acogió en su casa donde vivió hasta su muerte.

¿Será esto de consenso público? El consenso suele depender de a quiénes se les pregunte. ¿Podemos concordar en planteamientos universales? Escuchemos las afirmaciones y las dudas del poema, repitámoslas, y busquemos los motivos de cada una de ellas en nuestra cotidianidad.

@SaetasdeLuis

575. Todos cuantos te buscan te tientan…

Poema #575

Todos cuantos te buscan te tientan…

Todos cuantos te buscan te tientan.
Y quienes te encuentran te atan
al gesto ya la imagen.

Yo en cambio quiero comprenderte
como te comprende la tierra;
con mi madurar
madura tu reino.

No quiero de ti vanidad alguna
que te demuestre.

Sé que el tiempo
no se llama como tú.

No hagas por mí milagros.
Da la razón a tus leyes
que de generación en generación
se tornan más visibles.

Rainer Maria Rilke

Poeta alemán. (Praga, Austria-Hungría, 4 de diciembre, 1875- Val Mont, Suiza, 29 de diciembre, 1926). Reconocido entre la literatura universal como poeta de lo religioso y lo sagrado. Sus obras más relevantes son: Elegías de Duino y los Sonetos a Orfeo, y en prosa: Cartas a un joven poeta.

Detenerse ante el misterio. Hay encuentros en los que provocar o insistir es apagar el brillo y perder la imagen. La calma y la espera son propicias para (quizás) comprender el misterio de este reino.

@LauraAlessR

528. Venid

Poema #528.

Venid.

 

Venid y conversemos,

quien habla no está muerto,

mas se agitan ya llamas

junto a nuestra penuria.

 

Venid, “azul” digamos;

venid, digamos “rojo”,

oímos, escuchamos, miramos,

quien habla no está muerto.

 

Tú solo en tu desierto,

en el espanto de tu Gobi –

te vuelves solitario, sin un busto,

sin nadie a quien hablar y sin mujeres,

 

y cerca del rompiente

tú conoces la barca,

débil y vacilante; –

venid, moved los labios,

quien habla no está muerto.

 

Gottfried Benn.

Poeta y ensayista alemán (1886-1956). Tomó cursos de filosofía, poesía y metodología literaria, estudió medicina en la Universidad de Marburg y se alistó como médico militar durante la primera guerra mundial. En la década de los años cuarenta, decepcionado por el movimiento nazi y marginado por el círculo literario de su país, se refugió en sus escritos, produciendo una parte considerable de su obra.

Hablar, soñar, pensar, mantenernos en movimiento. Buscar señales que nos recuerden que no estamos muertos. La vida, a veces, se asemeja al sueño, se vuelve confusa e incierta, y necesitamos señales que nos recuerden con vivacidad que estamos aquí, que nos relacionamos, que sangramos y fluimos.

@SaetasdeLuis

385. Nostalgia del presente

Poema 385

Nostalgia del presente

En aquel preciso momento el hombre se dijo:
Qué no daría yo por la dicha
de estar a tu lado en Islandia
bajo el gran día inmóvil
y de compartir el ahora
como se comparte la música
o el sabor de la fruta.
En aquel preciso momento
el hombre estaba junto a ella en Islandia.

Jorge Luis Borges

Escritor argentino, nacido el 24 de agosto de 1899. Escribió ensayos, cuentos, guiones y poemas. Es reconocido internacionalmente como una de las figuras literarias más importantes del siglo XX. Tuvo una vida política activa la cual puso en riesgo su seguridad y le impidió ganar el Premio Nobel de Literatura. Su primer poemario fue Fervor de Buenos Aires (1923). Fallece en Ginebra el 14 de junio de 1986.

Ayer detuve el tiempo
No dio resultado.
Faltaba poesía.
El poema de evocación. Necesitaba el recuerdo, memoria.

@LauraAlessR

383. Danza en la nieve

Poema #383

Danza en la nieve

Después de tantos cambios de tiempo,
duros se levantaban unos árboles ante un gris mojado,
ninguna otra cosa se le ocurría al invierno-
¡nieva!, ¡nieva!
Sobre el este y el oeste cae nieve,
cubre, iguala,
como si, por obra del tiempo,
hubiera vencido el socialismo
y Mariano Medina, el hombre del tiempo que empuja las nubes,
fuera -inmediatamente después del telediario-
su profeta.

Bailemos en la nieve, así,
mientras siga aquí, dejaremos huellas
en el blanco que crepita,
huellas que queden, huellas que queden,
hasta que -está anunciado- llegue el deshielo,
este u oeste, desnudos de nuevo
y sin manto, se puedan distinguir.

Bailemos en la nieve.

Günter Grass

Poeta, ensayista y novelista alemán nacido en Dánzig (actualmente Polonia) en el año 1927. Actualmente reside en Berlín y es una de las figuras más importantes de la literatura alemana contemporánea. Obtuvo, en el año 1999, el Premio Nobel de Literatura y el Premio Príncipe de Asturias. A los 17 años de edad perteneció a las Waffen-SS durante la Segunda Guerra Mundial, pero sólo por unos meses, y el escritor afirma que no lo hizo de manera voluntaria.

Esperar y bailar. El tiempo transcurre, la nieve cae y luego el deshielo, todo quedará al descubierto. La naturaleza sabe de momentos, de instantes adecuados. Es necesario dejar huella ahora, tarde o temprano nuestro momento llegará. ¡Bailemos! Celebremos la vida con esta danza en la nieve.

@LauraAlessR

334. Varados

Poema #334.

Varados.

 

Tras empinado ascenso,

hasta llegar más alto que las nubes

y más arriba aún,

Ícaro e Ícara se precipitan

más rápido de lo previsto,

pero aterrizan suavemente en las dunas,

donde -más empinado aún-

planean el siguiente vuelo.

 

Günter Grass.

Poeta, ensayista y novelista alemán nacido en Dánzig (actualmente Polonia) en el año 1927. Actualmente reside en Berlín y es una de las figuras más importantes de la literatura alemana contemporánea. Obtuvo, en el año 1999, el Premio Nobel de Literatura y el Premio Príncipe de Asturias. A los 17 años de edad perteneció a las Waffen-SS durante la Segunda Guerra Mundial, pero sólo por unos meses, y el escritor afirma que no lo hizo de manera voluntaria.

Otra versión del mito de Ícaro, quien en esta ocasión tiene una compañera en el vuelo, el descenso y la caída; y con quien, en esta ocasión, vuelve a procurar un siguiente vuelo. Como si la unión con esta Ícara le permitiera salvarse de la osada locura de desear el vuelo y le permitiera una y otra vez ascender y caer, aún conociendo la imposibilidad de cada esfuerzo, por la compañía con la que planea cada viaje. Un imposible que hace(n) posible.

@SaetasdeLuis

31. [Tengo himnos que callo] Aniversario

Poema #31.

Tengo himnos que callo.
Hay un estar erguido, al que
inclino mis sentidos:
me ves grande y soy pequeño.
Oscuramente puedes distinguirme
de esas cosas que se arrodillan;
son como rebaños y pacen;
soy el pastor en la pendiente de los brazos,
ante quien llegan al anochecer.
Entonces voy tras ellos
y escucho el ruido sordo de los oscuros puentes
y en el humo de sus espaldas
se esconde mi regreso.

Rainer Maria Rilke

Poeta alemán. (Praga, Austria-Hungría, 4 de diciembre, 1875- Val Mont, Suiza, 29 de diciembre, 1926). Reconocido entre la literatura universal como poeta de lo religioso y lo sagrado. Sus obras más relevantes son Elegías de Duino y los Sonetos a Orfeo y en prosa Cartas a un jovén poeta. 

…..

La escritura de Rilke a mí aún no se me revela. Es, para mí, todavía algo inexplicable, “así como no puedo explicar lo que sea un beso”, como dice Hanni Ossott. Sigo leyéndolo y releyéndolo “sin mala fe, sin desesperación”. Así sigue uno, cuando tiene la querencia, “averiguando qué diablos quiso decir el poeta”, sintiendo, presintiendo lo que expresa, lo que espera en lo profundo de nuestra alma para gestar, esas frases, esos versos que resuenan en nosotros, que van germinando, que nos van (re)haciendo. Hablamos desde lo que decimos, y también desde el silencio. En muchas ocasiones, inclusive, son aquellas palabras que callamos las que más quedan en nosotros y en los otros, las que realmente nos definen. Nos entregamos a la noche, y en ella nos distinguimos como realmente somos, no como nos mostramos… ¿Cuáles son esos himnos que callamos, esos pactos secretos que nos definen más allá de lo que es visible en el día, ese regreso que se esconde? ¿Quiénes somos?

@SaetasdeLuis

De lo que no puedes ver, ni distinguir… somos aquello que se diluye en la noche, que se entrega. Deponer los sentidos ante la oscuridad y dar la bienvenida con los brazos abiertos, expuestos.  Es entonces, ¿entrega y disolución?

Hanni Ossott comenta sobre Rilke: “En su poesía y en su vida se muestra una sagrada reverencia por todo lo que somos, por todo lo que podemos ser. Su tensión lírica se dirige a “celebrar” la posibilidad de ser. Y ello es así porque al fondo de esa “posibilidad” se impone la disipación, la disolución.”  Para mí es un deshacerse para entonces mostrarse en esencia, en sustancia, y partir de allí. Inclinarse para percibir “los ruidos sordos” y el humo de las espaldas, hacer reverencia ante lo sagrado de la vida. Hacerse y deshacerse, partir y regresar.

@LauraAlessR