538. Zanahoria rallada

Poema #538. Zanahoria rallada.   El primer suicidio es único. Siempre te preguntan si fue un accidente o un firme propósito de morir. Te pasan un tubo por la nariz, con fuerza, para que duela y aprendas a no perturbar al prójimo. Cuando comienzas a explicar que la-muerte-en-realidad-te parecía-la-única-salida o que lo haces para-joder-a-tu-marido-y-a-tu-familia, ya […]

473. Espejo

Poema #473 Espejo Soy plateado y exacto. No tengo preconceptos. Cuanto veo, lo trago inmediatamente tal cual es, sin empañar por amor o desagrado. No soy cruel, sólo veraz: ojo de un pequeño dios, cuadrangular. Casi todo el tiempo medito en la pared de enfrente. Es rosada, con lunares. La he mirado tanto tiempo que […]

392. Olmo

Poema #392. Olmo. Para Ruth Fainlight   Conozco el fondo, dice ella. Lo conozco con mi gran raíz labrada: es lo que temes. Yo no le temo: he estado allí.   ¿Será el mar lo que oyes dentro de mí, sus desazones? ¿O la voz de nada, que fue tu locura?   El amor es […]

287. Trofeos

Poema #287 Trofeos  ¿La pantera? Te había arrastrado ya, en sus fauces, por Europa entera. Como si te arrastrase entre sus patas, tu boca abierta gritando, o ya no gritando más, sólo dejándote arrastrar. Su auténtica presa había saltado y huido. Así es que los colmillos, ciegos de frustración, aplastaron tu tráquea, estrangularon los sonidos. […]

286. Escayola

Poema #286 Escayola ¡Nunca me liberaré de esto! Ahora soy dos personas: ésta, completamente blanca, y la antigua, amarilla. Y la blanca es, sin duda, la más importante. No necesita alimentos, es, ciertamente, uno de los santos. Al principio la odiaba, carecía de lógica propia. Se pasaba los días en la cama conmigo, igual que […]

166. Canción de la mañana

Poema #166. Canción de la mañana.   El amor te puso a funcionar como un gordo reloj de oro. La partera te palmoteó las plantas de los pies, y tu llanto calvo se acomodó entre los elementos.   Nuestras voces resuenan, magnificando tu llegada. Nueva estatua. En un museo de ráfagas, tu desnudez ensombrece nuestra […]

105. Temores

Poema #105 Temores Está esta pared blanca, sobre la que el cielo se crea a sí mismo- infinito, verde, absolutamente intocable. Ángeles nadan en él, y estrellas, en indiferencia también. Ellos son mis médium. El sol se disuelve en esta pared, desangrando sus luces. ::: Ahora una pared gris, garruda y sangrienta. ¿Acaso no hay […]