378. Solsticio de invierno

Poema #378.

Solsticio de invierno.

 

Mi ropa irradia

un resplandor azul.

Solsticio de invierno.

Tintineantes panderetas de hielo.

Cierro los ojos.

Hay un mundo sordo,

hay una grieta

por la que los muertos

traspasan la frontera.

 

Tomas Tranströmer.

Psicólogo, traductor y poeta sueco. Nace en Estocolmo en 1931, publica su primer libro, “17 poemas”, en 1954. Ha obtenido múltiples premios por su obra, como el Bonnier, el Neustadt, Oevralids, Petrach y, finalmente, el Premio Nobel de Literatura en el año 2011. Su poesía, centrada en lo cotidiano, lo natural del ser humano, ha sido traducida a más de 50 lenguas. Este poema pertenece a su libro, publicado en 1996, “Góndola fúnebre”.

A propósito de una fecha que se acerca este año, cercana a su cierre, el solsticio de invierno; Tranströmer escribe un poema de frases cortas, precisas. Una palabra tan misteriosa y hermosa como lo es solsticio, en nuestro idioma; el significado que conlleva para nosotros la posición del sol en dos días particulares del año (verano y, en este caso, invierno) y sus connotaciones extrasensoriales. Con palabras que transmiten una sensación de frío y de detenimiento, se abre una grieta que traspasan los muertos, no sabemos en qué dirección. Es el preludio a un escalofrío, a la noche más larga del año, en el frío de Suecia.

@SaetasdeLuis

O "Mar helado"

“Naufragio del Esperanza” de Caspar David Friedrich.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s