373. Nocturno

Poema #373

Nocturno

…pero si dejo de soñar
quién nos abriga entonces.
E. Diego

Duermes
calmo tu pecho
sube y baja

flotamos
rodeados por el aire
cálido que exhalas
amor sobre tu cuerpo
y el mío

es el Nilo
una línea oscura

un hilo de agua ondulada
en silencio llega
hasta tu alma

murmuras
y es de noche en tus sueños:
el agua quieta
de un lago helado

es de noche y es invierno
no hay nadie
en este sueño

el dolor
es un punto que arde
en el fondo de tus ojos

un nudo frío
y rojo

Blanca Strepponi

Escritora venezolana nacida en Buenos Aires en 1952. Autora de varios libros, entre ellos: “Birmanos” (teatro), “Diario de John Roberton” (poesía), “Las Vacas” (poesía), “El médico chino” (Monte Ávila Editores) y dos libros inéditos: “Balada de la revelación” (poesía) y “El ángel” (teatro). Es Miembro del equipo editor del Fondo Editorial Pequeña Venecia el cual ha publicado 90 títulos de poesía desde 1989 hasta el presente. Entre los reconocimientos merecidos se encuentran: Premio Bienal Ramos Sucre de Dramaturgia, Premio de Poesía Casa de la Cultura de Maracay y Premio de Narrativa Alfredo Armas Alfonzo.

Partir de noche, mientras alguien te sueña. ¿Cómo podrá abrigarte si despierta? Un largo río se despliega, no hay duda alguien parte, el ritmo del agua apacible invita a la despedida. Y allí, en el fondo de tus ojos, aún hay rastros del punto que arde. Tu vida quieta y helada aún quema. No hay refugio, alguien despertará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s