318. Market place

Poema #318.

Market Place.

 

Cirios inmensos para siempre encendidos,

surtidores de piedra, torres de esta ciudad

en la que, para siempre, estoy de paso

como la muerte misma: poeta y extranjero;

maravilloso barco de piedra en que atalayan

los reyes y las gárgolas mi oscura inexistencia.

Los viejos tejedores de Europa todos juntos

beben, cantan y bailan sólo para sí mismos.

La noche, únicamente, no cambia de lugar,

en el barco lo saben los vigías nocturnos

de rostros mutilados. Ni aun la piedra escapa

—igual en todas partes— al paso de la noche.

 

Enrique Lihn.

Poeta, ensayista, narrador, dramaturgo, crítico literario, ilustrador y locutor nacido en Chile en el año 1929. Falleció en 1988 y aunque publicó más de 36 libros a lo largo de su vida, nunca fue leído masivamente en su país natal. Vivió un tiempo en París, Cuba y Estados Unidos, y recibió premios como el “Casa de las Americas” de Cuba en 1966.

Sentirse siempre de paso, siempre extranjero. Estoy de paso, sí, ¿quién no lo está? y antiguas piedras y lugares ancestrales insisten en recordar lo efímero de nuestra (in)existencia. La noche nos hace sentir a algunos, al caminarla, como al flâneur -que siente todo lugar que recorre como propio, siempre cómodo. Siempre de paso, siempre poeta y extranjero, inexistente, oscuro, parte de la noche, que se siente como estar en casa, igual en todas partes.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s