288. [Te lo ruego, dulce Ipsitila mía,]

Poema #288.

 

Te lo ruego, dulce Ipsitila mía,

encantos y delicias de mi vida,

invítame a tu casa por la siesta

y hazme este otro favor, si es que me invitas:

que nadie eche el cerrojo de la puerta

y ten tú la bondad de no salir.

Mejor quédate en casa preparada

para echar nueve polvos sin parar.

Aunque invítame ya, si vas a hacerlo,

que acabo de comer y, panza arriba,

atravieso la túnica y el manto.

 

Catulo.

Poeta latino. Nació en Verona en el año 87 a.C. y murió en Roma alrededor del 57 a.C. Estudió en Roma, donde se enamoró de Clodia, casada con el gobernador de la Galia Cisalpina y hermana del tribuno Plubio Clodio Pulcro, enemigo de Cicerón. Muchos de sus epigramas y versos son en relación a ella.

Éste es de sus epigramas directos y vulgares, sin metáforas herméticas ni imágenes profundas, Catulo utiliza sus versos para clamar a una mujer -Ipsitila, en este caso- que le deje la puerta abierta para encontrarse, encuentro en el que espera hacérselo nueve veces seguidas, puesto que el ímpetu sobresale de su túnica y su manto. La poesía queda al servicio de las necesidades primordiales del poeta.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s