280. Confianzas

Poema #280.

Confianzas.

 

se sienta a la mesa y escribe

“con este poema no tomarás el poder” dice

“con estos versos no harás la Revolución” dice

“ni con miles de versos harás la Revolución” dice

 

y más: esos versos no han de servirle para

que peones maestros hacheros vivan mejor

coman mejor o él mismo coma viva mejor

ni para enamorar a una le servirán

 

no ganará plata con ellos

no entrará al cine gratis con ellos

no le darán ropa por ellos

no conseguirá tabaco o vino por ellos

 

ni papagayos ni bufandas ni barcos

ni toros ni paraguas conseguirá por ellos

si por ellos fuera la lluvia lo mojará

no alcanzará perdón o gracia por ellos

 

“con este poema no tomarás el poder” dice

“con estos versos no harás la Revolución” dice

“ni con miles de versos harás la Revolución” dice

se sienta a la mesa y escribe

 

Juan Gelman.

 

Poeta y periodista argentino, nacido en Buenos Aires en el año 1930. Dice que comenzó a escribir poesía a los nueve años por una chica, quien no le hizo caso; pero que al menos le quedó la poesía. Perteneció al grupo “El pan duro” y buscaron demostrar que la poesía era un bien de primera necesidad “como el pan y el fusil”. Sale de Argentina en 1976 durante la dictadura militar; a México, donde fija residencia definitiva. Obtiene varios reconocimientos importantes como el Premio Cervantes (2007) y los Premios Iberoamericanos de Poesía Pablo Neruda (2005) y Reina Sofía (2005).

Casi sin signos de puntuación, y sólo resaltando la palabra Revolución con una mayúscula inicial, muestra la resignación del poeta que escribe por pura vocación, porque necesita hacerlo, por sus creencias, aunque sus versos no parezcan servir para nada. Creer en la poesía, en la palabra, como un bien de primera necesidad es una idea atrevida, usualmente juvenil. Probablemente sea lo que dice el poema: con esos versos no se hará la revolución, con el poema no tomará el poder, ni con miles de versos logrará una revolución. ¿De qué sirve la poesía? ¿De nada? Quizás somos incapaces de ver lo que puede ocasionar un poema -o miles-, quizás sólo nos queda sentarnos a la mesa y escribir. Aunque no nos sirva ni para enamorar a una, ni para cambiarlos por ropa, vino o siquiera un paraguas. Pero escribimos.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Un pensamiento en “280. Confianzas

  1. Pingback: 294. Cada hombre « Trazos de la memoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s